Los precios de producción en Alemania suben un 37,2% y agravan las perspectivas económicas

El país registra en julio la mayor subida interanual en su historia

Un trabajador dentro de la acería de Salzgitter, en Alemania.
Un trabajador dentro de la acería de Salzgitter, en Alemania. Getty

El futuro económico de Alemania se vuelve gris. El primer golpe llegó con las interrupciones en la cadena de suministro; luego fue el precio desbocado de la energía, que el jueves alcanzó un nuevo récord de 557 euros el megavatio hora (MWh); y ahora el país se enfrenta a una subida récord en los precios de producción industrial. Este viernes la Oficina Federal de Estadística (Destatis) ha informado que el índice de julio registró una subida interanual histórica del 37,2%. Los datos han hecho que el propio Ministerio de Economía admita que “las perspectivas son sombrías e inciertas”.

Los precios de producción, considerados un indicador adelantado de la inflación, experimentaron en julio un repunte histórico tanto interanual como intermensual, que fue del 5,3%. El alza estuvo motivado por los precios de la energía, que se dispararon hasta un 105% respecto a julio de 2021.

El alto coste de la energía está relacionado a su vez con el mercado del gas, necesario para producir electricidad. Según la oficina de estadística, el precio del gas natural sufrió un incrementó del 163,8%, y la electricidad de un 125,4%. Su inestabilidad fomenta una inflación desbocada que no tiene visos de moderarse en el corto plazo.

La escasez de gas por los cortes de suministro ruso ha llevado al Gobierno alemán a imponer, a partir del 1 de octubre, gravámenes a los consumidores de gas que harán que las familias paguen alrededor de 500 euros más al año. El objetivo es, según el Ministerio de Economía, “garantizar el suministro a los ciudadanos y a la economía en el marco de la crisis energética alemana y europea causada de forma deliberada por la agresión rusa contra Ucrania”.

El Gobierno intentará compensar esta carga en la factura con ayudas directas que cubrirán los costes de la electricidad entre 2021 y 2030. Precisamente este viernes, la Comisión Europea ha aprobado el plan de ayudas alemán para compensar a las empresas que consumen mucha energía. Esto con el objetivo de evitar la deslocalización de su producción. De esta forma, se hará una devolución de hasta el 75% del coste indirecto de emisión de los años anteriores, con el pago final previsto para 2031. Del lado de los hogares se contempla un suplemento para paliar el incremento de gasto en la calefacción.

Mientras tanto, la inflación de julio llegó al 8,5%, similar a la tasa récord de la zona euro. A su vez, los precios de los alimentos aumentaron un 21%, incluyendo una subida del 75,2% del precio de la mantequilla, así como del 32% de la leche, mientras que los precios de la carne aumentaron un 23,5% en términos interanuales.

Por su parte, los precios de los bienes de consumo duraderos aumentaron un 10,9% en comparación con julio de 2021, mientras que los precios de los bienes de capital aumentaron un 8%. Los precios de los bienes intermedios aumentaron un 19,1% y los bienes de consumo no duradero aumentaron un 16,2% respecto al mismo mes de hace un año.

Normas
Entra en El País para participar