La odisea del primer crucero de Ritz-Carlton hasta llegar al mar

El Evrima realizará su viaje inaugural el 31 de agosto, más de dos años después de lo previsto

Recreación del exterior de una de las embarcaciones de Ritz-Carlton Yatch Collection.
Recreación del exterior de una de las embarcaciones de Ritz-Carlton Yatch Collection.

Febrero de 2020. Esa era la fecha señalada en rojo por la cadena de hoteles Ritz-Carlton, perteneciente a Marriott International, para que su primer crucero surcara los mares. Pero como no todo sale siempre según lo previsto, y menos si se cruzan por medio una pandemia mundial y la quiebra de una empresa, el viaje inaugural del Evrima se ha ido retrasando hasta el próximo 31 de agosto. Será entonces cuando este yate, con 149 suites y capacidad para alojar hasta 298 pasajeros, reciba sus primeros huéspedes y parta de Atenas, para realizar un recorrido de 10 noches con escaladas, entre otros puertos, en Dubrovnik y Venecia.

Desde Ritz-Carlton señalan que estos dos años de retraso se han debido “a varios contratiempos con el astillero de Vigo, Hijos de J. Barreras, así como a la dificultad por encontrar algunos suministros debido a la situación derivada del covid-19, algo que ha tenido su impacto en las operaciones de construcción”. Los sobrecostes y retrasos en el Evrima pusieron al astillero gallego en una situación económica tan grave que acabó con la quiebra de la compañía. Y los detalles finales del buque se han completado en Astander Shipyard, en Santander. Además, los otros dos megayates, Ilma y Luminara, que estaban previsto se fabricaran en aguas gallegas, finalmente se están construyendo en el astillero francés Chantiers de l’Atlantique y se estrenarán, si se cumplen los plazos, en 2024 y 2025.

Mientras llegan estos dos nuevos buques, el Evrima realizará travesías por el Mediterráneo, el Caribe, América Central y América del Sur, dependiendo de la época del año. Las tarifas varían según el itinerario y la temporada. Por ejemplo, un viaje de siete días por el Mediterráneo se puede contratar desde 6.400 dólares (6.280 euros) por persona. Parece que la espera no ha desanimado a los viajeros, ya que desde la compañía aseguran que el porcentaje de reservas es alto e incluso “muchos de los primeros viajes ya están completos”.

Los huéspedes podrán disfrutar de un spa completo, varios restaurantes, una infinity pool y un centro deportivo para realizar deportes acuáticos mientras el barco esté fondeado.

 

Normas
Entra en El País para participar