Renfe reclama a Talgo 116 millones en compensación por el retraso en la entrega de trenes

La operadora ha enviado una carta a Talgo informándole de la penalización

Unidad del tren de alta velocidad Talgo Abril, encargada por Renfe.
Unidad del tren de alta velocidad Talgo Abril, encargada por Renfe.

El Consejo de Administración de Renfe, reunido este martes, ha tomado la decisión de solicitar a Talgo una compensación, por valor de 116 millones de euros, a la vista del retraso acumulado en la entrega de los trenes de alta velocidad S106, conocidos como Avril, informaron a Cinco Días fuentes del Consejo de Administración. La empresa pública ha enviado una carta a Talgo, informándole de la decisión de aplicar penalizaciones por demora en las entregas.

Este material rodante debería haber entrado en operación este verano, pero no está siendo así. De hecho, la operadora pública esperaba las primeras unidades en enero de 2021. El primer tren podrá estar entregado el 17 de enero de 2023, según la planificación que ha enviado Talgo. Por tanto, serán 103 semanas de retraso, con esa planificación, respecto al 31 de eneero de 2021, que es la fecha en la que debía haber recibido el primer tren.

Renfe ya anunció a principios de este mes de julio que estaba analizando el contrato con Talgo para determinar posibles sanciones tras los retrasos acumulados en las entregas. Renfe adjudicó a Talgo la fabricación de 30 trenes de alta velocidad en el marco de la liberalización del transporte de viajeros y la entrada en operación de nuevas líneas. De esa nueva flota, 15 unidades serán de ancho variable (pueden circular por vía convencional y estándar). La inversión asciende a los 786,5 millones de euros.

AVE y Larga Distancia

La empresa ha señalado que los nuevos trenes hubieran permitido mejorar considerablemente la oferta de servicios en todo el ámbito de AVE y Larga Distancia. Se refiere, en concreto, a los servicios entre Madrid y Santiago de Compostela, A Coruña y Vigo; mayor número de frecuencias, mayor oferta de plazas, y a la reducción de tiempos de viaje en algunos recorridos.

“Hemos abierto el AVE a Ourense, Burgos, Orihuela y el Alvia de Extremadura. Y no tenemos más trenes. Al no entregarse los Talgo, nos genera muchos problemas en la oferta”, señalan las mismas fuentes.

Normas
Entra en El País para participar