Alimentación

Profand llega a 800 millones en ventas y apunta a los 1.000 millones en dos años

El grupo gallego aumentó un 22% su facturación en el último ejercicio

El beneficio neto se contrajo un 13%, hasta 19,3 millones

Enrique García Chillón, presidente y dueño de Profand, en un acto en marzo con el entonces presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo
Enrique García Chillón, presidente y dueño de Profand, en un acto en marzo con el entonces presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo

Profand quiere dar el salto definitivo para colocarse entre la élite de los grandes grupos pesqueros con foco en el producto congelado. El grupo gallego, propiedad del empresario Enrique García Chillón y en el que participa Corporación Financiera Alba, cerró el ejercicio 2021 con una facturación de 801,6 millones de euros, un crecimiento del 22% respecto a 2020. Es el nivel más alto en la historia de la empresa, que casi ha doblado su facturación en un plazo de tres años, y que tiene el objetivo de llegar a los 1.000 millones.

Así lo explican desde la compañía, en la que se dan un plazo de dos años para alcanzarlo. Por lo pronto, este año sumará el negocio de Kelafonia Fisheries, empresa griega adquirida en marzo y que aportará una facturación adicional de 50 millones. Esto, junto al crecimiento orgánico una vez incorporadas las compañías adquiridas en los últimos años, permitirá al grupo pelear en la liga de Nueva Pescanova, único gran grupo pesquero especializado en productos congelados en superar los 1.000 millones.

Las cuentas consolidadas de Lucasiñas, la sociedad que consolida las cuentas de todo el grupo Profand, muestra una facturación total de 804 millones, cifra que incluye la actividad inmobiliaria del García Chillón. La parte pesquera cuenta con medio centenar de filiales, con Profand Fishing Holding como cabecera. Corporación Financiera Alba compró el 23,7% de esta por 100 millones en 2021, valorando el 100% en 422.

Crecimiento

El informe de gestión de Lucasiñas vincula el incremento de las ventas a la mejora en el canal distribución, además de un crecimiento en el mercado americano, donde tiene un importante foco tras adquirir Seafreeze en 2019. En EE UU también viene invirtiendo en la compra de buques pesqueros, dos en el último año.

En cuanto al canal de la distribución, Profand pasa por ser uno de los principales proveedores de Mercadona en pescado congelado. Sus cuentas detallan que el 51% de su facturación en 2021 fue a parar un único cliente, que aunque no identifica, es esta cadena de supermercados. Un alto porcentaje, aunque siete puntos inferior al de 2020. Buena parte de esa relación viene dada por la adquisición en 2018 de Caladero, entonces propiedad al 100% de Mercadona, y con la que Profand cimentó su crecimiento.

El ritmo comprador, de momento, se parará. Desde la empresa se explica que no se contemplan nuevas adquisiciones tras la citada de Kelafonia, que como reflejan las cuentas de Lucasiñas, ha supuesto el pago de casi 18 millones por el 68,5% del capital, guardándose una opción de compra por el resto hasta 2027. “Estamos muy centrados en el negocio”, explican fuentes de Profand.

Lo que sí mermó fue el beneficio neto, un 13%, hasta 19,3 millones, por el impacto de una actualización de derivados financieros, sin la cual la ganancia hubiera sido de 23 millones. El ebitda sí creció ligeramente hasta 74 millones, aunque la empresa alerta del impacto sobre los márgenes que empieza a tener la inflación y los efectos de la guerra en Ucrania.

La influencia de los March en la estrategia

Profand destacó ayer el papel que, desde septiembre, está jugando Corporación Financiera Alba en la estrategia de la compañía, de la que tiene casi un 24% del capital. La compañía dijo continuar con la hoja de ruta “marcada desde la llegada de la familia March al accionariado, a través de Corporación Financiera Alba, y ha acelerado su inversión en la diversificación, tanto geográfica como de especies y formatos de venta iniciada ya hace unos años”. Como publicó este periódico en febrero, Profand Fishing Holding cambió su estructura de gobierno a un consejo de administración de seis miembros, y que cuenta con dos representantes de Alba, Javier Fernández Alonso y Pablo Gómez Garzón.

Normas
Entra en El País para participar