La banca española endurece las hipotecas y el crédito al consumo

Las entidades prevén una contracción de la oferta para el tercer trimestre

La banca española endurece las hipotecas y el crédito al consumo

La banca española ha endurecido las condiciones para conceder hipotecas y crédito al consumo durante el segundo trimestre del año. Es la principal conclusión que se desprende de la Encuesta de Préstamos Bancarios publicada ayer por el Banco Central Europeo (BCE), en la que además el sector apunta una contracción de la oferta del crédito en el tercer trimestre.

Según los datos del supervisor bancario, el 30% de las entidades españolas encuestadas afirmó haber endurecido las condiciones para conceder hipotecas (en el primer trimestre ninguno de los bancos declaró haber elevado los requisitos). En lo que respecta al crédito al consumo, el 17% de los bancos endurecieron los criterios de aprobación (en el primer trimestre ninguno) mientras que en el segmento de préstamos a empresas ese aumento fue más suave, del 8% de los bancos encuestados, aunque en el primer trimestre ya lo habían aumentado el 20%.

Entre las razones que apunta el BCE, las tensiones inflacionistas, las consecuencias del conflicto en Ucrania y la normalización de la política monetaria, en la zona del euro. “En el contexto de alta incertidumbre, continuas interrupciones en la cadena de suministro y altos precios de la energía, los bancos perciben un mayor riesgo y una menor tolerancia al riesgo como factores detrás del endurecimiento los criterios crediticios” señala el supervisor en una nota.

En lo que respecta a la demanda de financiación en el segundo trimestre del año en España, se ha reducido tanto en el segmento de financiación a empresas (-8%) como en créditos al consumo (-8%), mientras que las hipotecas han mantenido su tendencia al alza (10%) pero a un ritmo más moderado que en anteriores trimestres.

En el conjunto de la zona del euro, por el contrario, ha crecido la demanda de la financiación a empresas y la de créditos al consumo, pero han caído las solicitudes para compra de vivienda. El BCE apunta que la demanda de préstamos empresariales se vio impulsada por las necesidades de financiación debido a los altos los precios de la energía y las materias primas en el contexto de las continuas interrupciones de la cadena de suministro. En el lado de las hipotecas, La disminución de la demanda de préstamos para adquirir viviendas se debió principalmente “a la menor confianza de los consumidores y al nivel general de los tipos de interés”.

Las previsiones para el tercer trimestre del año apuntan a una contracción de la oferta y un descenso de la demanda en casi todas las áreas analizadas, según la percepción de los bancos.

Normas
Entra en El País para participar