Complemento al dividendo

Las firmas del Ibex disparan la amortización de acciones propias a niveles récord

El volumen sube a los 7.596 millones a cierre de junio

Autocartera Ibex Pulsar sobre el gráfico para ampliar

Los programas de recompra de acciones puestos en marcha por las cotizadas españolas en los últimos meses se han traducido en un incremento significativo de la autocartera. Según el último informe elaborado por BME, a cierre de 2021 el nivel de autocartera de los integrantes del Ibex 35 alcanzaba el 1,29% sobre su capitalización total de mercado, frente al 0,63% registrado un año antes. A precios de mercado, la tenencia de acciones propias se aproximaba a los 7.700 millones de euros, un 126,8% más que en 2020 y un 214,8% superior al cierre de 2019, antes del estallido de la pandemia.

Los incrementos no quedan ahí. Aunque estos niveles eran difíciles de superar ya en los seis primeros meses de 2022 lo han conseguido. Los últimos datos recopilados por el servicio de análisis de BME apuntan a que cierre del 30 de junio el porcentaje de autocartera del Ibex 35 alcanzaba el 1,35%.

Aunque el aumento de las acciones propias ha sido la tendencia imperante entre todos los sectores representados en la Bolsa española, el proceso no ha sido homogéneo. A lo largo de 2021 hasta 22 firmas del selectivo subieron su autocartera respecto a 2020, frente a tres que no registraron cambios y 10 que la redujeron.

Pero más destacado que el aumento de la autocartera está siendo la amortización de las acciones propias, una forma de retribución al accionista que ha cobrado un protagonismo especial en Europa si bien es el mercado estadounidense el que más recurre a esta fórmula para premiar la fidelidad del accionista.

En los seis primeros meses del ejercicio el proceso simultáneo de acumulación y amortización se acciones se ha disparado. En dinero contante y sonante, el volumen de las acciones amortizadas por firmas del Ibex sube a 7.596 millones, unos 7.605 millones se incluyen todas las cotizadas de la Bolsa española. Este importe supone un nuevo récord de la serie histórica y se sitúa un 130,3% por encima del valor registrado en todo 2021.

El incremento de la autocartera y la amortización de acciones propias se enmarca dentro de los programas de recompra y amortización de acciones propias que han desplegado un grueso importe de firmas españolas. Los expertos señalan que estas estrategias vienen a confirmar el fuerte compromiso de las cotizadas españolas con la retribución al accionista, una de las señas de identidad de la Bolsa española. Si hasta el momento el pago de dividendos en efectivo o la entrega de acciones eran la fórmula que más adeptos despertaba, en los últimos tiempos, los programas de acciones brillan con luz propia. Son muchos los gestores que aplauden esta iniciativa y señalan que es una buena muestra de la implicación del equipo directivo con el negocio.

Dentro de este proceso, la banca ocupa un papel protagonista. Después de un 2020 en el que el BCE limitó el reparto de dividendos para aumentar la capacidad de absorción de pérdidas y respaldar la concesión de crédito, en 2021 Santander, BBVA y CaixaBank lanzaron ambiciosos planes de recompra de acciones propias y amortización de capital además de retomar el reparto de dividendos. Este proceso ha tenido su continuidad en el presente ejercicio y a cierre del primer semestre la banca ha amortizado títulos por valor de 2.000 millones. Pese a esta intensa campaña, la autocartera de los bancos se situaba en el 1,33% de capitalización, una clara seña de que los planes lanzados por los grandes nombres del sector en España aún siguen teniendo recorrido.

Junto al financiero el sector de materiales básicos ha jugado un papel destacado. Por encima de todas las firmas, sobresale ArcelorMittal con una amortización de 3.300 millones. Por su parte, ACS ha ejecutado tres amortizaciones por valor de 499 millones. El sector concluyó 2021 con una autocartera del 3,57%, muy por encima del 1,29% del Ibex.

Límite del 10% del capital

Norma. La compra de acciones propias es una potestad recogida en Ley de Sociedades de Capital. Según esta norma, la mayoría de las empresas cotizadas cuenta con la autorización para comprar hasta un 10% de su capital. Los programas de recompra deben comunicarse a la CNMV de forma previa, con importe, duración y precio. Y, además, su finalidad solo puede ser la amortización de las acciones o reducción del capital del emisor, su empleo para afrontar la metamorfosis de deuda convertible en acciones o el cumplimiento de obligaciones derivadas de planes de opciones sobre acciones de empleados.

Normas
Entra en El País para participar