El efecto Letizia (e hijas) en las marcas de moda españolas

Que la Reina, Leonor o Sofía vistan una prenda supone una gran proyección para el diseñador que la firma

Los estilismos de precios asequibles que lucen se suelen agotar en horas

El efecto Letizia (e hijas) en las marcas de moda españolas
GETTY

Le guste más o menos, Letizia siempre es noticia por la ropa que viste. Los medios se afanan por ser los primeros en radiografiar su estilismo y descubrir quién firma sus prendas, especialmente cuando se trata de una novedad en su armario. Ha sido así desde aquel traje blanco de dos piezas de Armani, en su pedida de mano hace casi dos décadas.

Atrás han quedado ya esos tiempos en los que se mantenía fiel a su diseñador de cabecera, Felipe Varela. En los últimos años, la Reina ha dado entrada en su vestidor a nuevas firmas españolas que tienen en ella a una gran embajadora, teniendo en cuenta la repercusión de cada una de sus apariciones. Igual que pasa con las prendas que visten la princesa Leonor y la infanta Sofía.

Un gesto que aplauden esas pequeñas y medianas empresas que ven cómo, de un día a otro, sus marcas ocupan titulares, no solo en España, también en el mundo, y sus pedidos aumentan. Un claro ejemplo de este impulso que proporciona la familia real se ha vivido con la cumbre de la OTAN y la entrega de los premios de la Fundación Princesa de Girona.

La Reina fue la anfitriona de las parejas de los líderes mundiales que se reunieron en Madrid hace dos semanas. Además de enseñar al planeta tesoros culturales como el Museo Reina Sofía o el Palacio de La Granja de San Ildefonso, Letizia mostró su apoyo a la moda española vistiendo de pies a cabeza con marcas nacionales. Su comentado vestido de lunares con cinturón, que no alcanza los 300 euros, lo firmaba Laura Bernal, una empresa murciana con una veintena de trabajadores y cuyas prendas se pueden adquirir en 13 países. “El hecho de vestir a la Reina es un honor. Pero, además, que haya sido esa jornada histórica ha propiciado que la marca tenga más repercusión en el extranjero”, comenta Ester Cerdán, cofundadora y directora creativa de Laura Bernal. Del mismo modo, añade que han aumentado los pedidos, tanto del vestido en particular como de otras prendas de la colección entre clientas nacionales e internacionales.

Precisamente un detalle del estilismo elegido ese día demuestra que la Reina está al tanto incluso de las marcas más nuevas. El bolso, de 930 euros, que sostenía entre sus manos es de Heden, una firma andaluza de lujo que fabrica sus productos con piel de Ubrique y que llegó al mercado a inicios de 2022. Para ayudarla a estar a la última en tendencias, Letizia cuenta desde 2015 con Eva Fernández como estilista.

Cuando aún resonaban los comentarios por sus estilismos en la cumbre de la OTAN, la Reina volvió a apostar por una pequeña marca de moda de autor española para otro evento destacado en su agenda, los Premios Princesa de Girona. En la entrega de galardones, estrenó un vestido azul con escote asimétrico adornado por un cordón de strass. La prenda era de la firma gallega Boüret, donde están “abrumadas por la acogida” que tuvo el estilismo, como cuenta su fundadora, Vanessa Datorre. La diseñadora de esta empresa, en la que trabajan 10 mujeres, añade que es un “honor y un sueño cumplido” que, gracias a Letizia, su creación se haya visto en las revistas de moda más prestigiosas del mundo.

Pero no fue solo la Reina quien acaparó titulares por su forma de vestir en la entrega de premios. Al fin y al cabo, la protagonista de la noche era Leonor, que tiene el título de princesa de Girona. Su apuesta por un vestido celeste tipo bailarina con los hombros al descubierto, que cuesta 195 euros, dejó en “shock” a los fundadores de Miphai, marca que firma la prenda, que no tenían ni idea de que estaba en el armario de la hija de los Reyes.

“Ha sido una explosión. No hemos agotado el vestido porque tenemos nuestros talleres y cada día estamos produciendo. Las ventas se han disparado”, explican Miro Taboada y Alicia Dávila. “Además de en España, vendemos online en otros países, y que la princesa vista una de nuestras creaciones da confianza a ese cliente extranjero que no nos conoce mucho”, añaden, antes de explicar que su empresa la componen 12 personas, y que comenzaron en 2019.

La infanta Sofía también apostó para esa velada por una creación made in Spain. En concreto, un conjunto de top y pantalón blancos de Bruna, firma que se está planteando sacar el modelo en otros tonos tras el “absoluto éxito de ventas”.

Además de dar apoyo a pequeñas firmas españolas de moda de autor, hay ocasiones en las que Letizia usa su ropa para mostrar su compromiso con ciertas causas sociales. Un ejemplo es un vestido que estrenó en junio de 2021 y una camisa que ha lucido hace un mes. Son dos creaciones elaboradas en los talleres de la Asociación para la Prevención, Reinserción y Atención a la Mujer Prostituida (Apramp) por víctima de la trata de blanca. “Que la Reina lleve dichas prendas supone visibilizar de manera exponencial todo el esfuerzo que hacen estas supervivientes, y que ella conoce de primera mano. Con estos gestos se posiciona al lado de las mujeres y niñas que han sufrido este tipo de explotación que han visto vulnerados sus derechos fundamentales”, afirma Rocío Mora, directora general de la asociación.

Normas
Entra en El País para participar