Transporte

Heathrow pide a sus aerolíneas que dejen de vender billetes para evitar su colapso

El aeropuerto londinense limita su capacidad a 100.000 viajeros diarios hasta el 11 de septiembre

Pasajeros en la Terminal 2 del aeropuerto londinense de Heathrow el pasado 27 de junio.
Pasajeros en la Terminal 2 del aeropuerto londinense de Heathrow el pasado 27 de junio.

La crisis de falta de personal que afecta el aeropuerto londinense de Heathrow ha motivado que sus gestores pidan a las compañías aéreas que dejen de vender asientos para este verano. La infraestructura que antes de la pandemia soportaba mayor volumen de tráfico en Europa está viviendo un mes de julio caótico ante la explosión de la demanda y las dificultades de las empresas de servicios en tierra, y de algunas aerolíneas, para atender la vuelta de la normalidad.

Los gestores de Heathrow han fijado un límite de 100.000 viajeros diarios hasta el próximo 11 de septiembre, frente a los 104.000 que dice tener programados por las aerolíneas. Se trata de evitar el colapso después de que ya se demandara semanas atrás un recorte de producción a las compañías. British Airways, principal usuario de la infraestructura, ha suspendido 10.300 vuelos hasta octubre.

El CEO de Heathrow, John Holland-Kaye, asegura que el tráfico de las últimas semanas suele superar esos 100.000 pasajeros que ahora suponen un límite. La imagen de largas esperas, pérdida de maletas y las cancelaciones inesperadas han movido a la toma de una decisión sobre la que no se recuerdan precedentes en plena temporada alta. Holland-Kaye ha afirmado que debe priorizarse la seguridad y bienestar de los usuarios.

Heathrow había demandado la cancelación de 61 vuelos de ayer, reconociendo que las terminales 3 y 5 estaban por encima de sus capacidades. El Gobierno ha flexibilizado la normativa para renovar los slots en el mayor aeropuerto británico con el fin de que las aerolíneas puedan recortar su actividad. Y las autoridades de Exteriores del país venían de desaconsejar a los viajeros de Reino Unido el viaje a España ante posibles problemas por la coincidencia de huelgas en Ryanair y Easyjet.

El caos este primer verano de tráfico casi normalizado tras la pandemia se repite en importantes hubs europeos como el de Francfort, Ámsterdam o Bruselas.

Aviso a las aerolíneas

En una carta abierta a los pasajeros sobre este límite de capacidad, Holland-Kaye, asevera que el Covid-19 sigue planteando desafíos a todo el sector aéreo mientras se reconstruye la capacidad. Y añade que el aeropuerto londinense consiguió atender sin problemas a la “gran mayoría de los viajeros en Semana Santa gracias a la colaboración con las aerolíneas, operadores de tierra y la Policía de Fronteras". La situación ahora es más difícil de gestionar y se reclama ayuda a las compañías aéreas.

“Comenzamos a reclutar personal en noviembre del año pasado anticipándonos a la recuperación de la capacidad de este verano y, para fines de julio, tendremos tantas personas trabajando en seguridad como antes de la pandemia. También hemos reabierto y trasladado 25 aerolíneas a la Terminal 4 para brindar más espacio a los pasajeros y hemos aumentado nuestro equipo de atención al pasajero”, señala el consejero delegado. Pero la empresa, liderada en el capital por Ferrovial, debe prestar aún formación al personal entrante y reconoce que hay “funciones críticas en el aeropuerto que todavía tienen recursos insuficientes, en particular los servicios de asistencia en tierra”.

Holland-Kaye reconoce que la calidad del servicio decae en cuanto se superan los 100.000 viajeros por jornada. Además de los problemas citados, la infraestructura también se ve afectada por la menor puntualidad en las llegadas, como resultado de retrasos en otros aeropuertos y en el espacio aéreo europeo.

El Departamento británico de Transportes y el órgano de Aviación Civil (CAA) ya demandaron en junio al sector que revisara su capacidad para el verano con el fin de minimizar los problemas. Desde Heathrow se remarca que “algunas aerolíneas han tomado medidas, pero otras no, y creemos que son precisas nuevas acciones para garantizar que los pasajeros tengan un viaje seguro”, zanja el consejero delegado de Heathrow. Del exceso de 4.000 asientos operados al día, unos 1.500 se han vendido, según estimaciones de Heathrow, con la crisis ya desatada.

En este momento crítico también se pide colaboración a los usuarios, evitando llegar antes de las 3 horas previas a la salida del vuelo; asegurándose de cumplir los requisitos para viajar impuestos por el Covid-19, o estando preparados para pasar los controles de seguridad observando las normas para el equipaje y documentación.

Normas
Entra en El País para participar