Redes sociales

Twitter se hunde en Bolsa: La batalla legal con Musk será crucial para su futuro

La red social, que cayó ayer un 11% en Bolsa, contrata al bufete de abogados Wachtell Lipton

Musk: "Si me fuerzan a comprarla tendrá que desvelar ante la justicia la información sobre las cuentas falsas"

Twitter se hunde en Bolsa: La batalla legal con Musk será crucial para su futuro

Las acciones de Twitter cayeron ayer un 11,3% ante la perspectiva de una larga batalla judicial con Elon Musk. El desplome se produjo después de que el fundador de Tesla comunicara el pasado viernes que rompía su acuerdo para comprar la red social por 44.000 millones de dólares y la empresa comunicara que llevará la cuestión ante el Tribunal de Cancillería de Delaware, una corte especializada en grandes disputas comerciales para forzar a que se aplique el acuerdo sellado entre las dos partes.

Solo este lunes, Twitter se dejó unos 2.300 millones de dólares. Era la reacción del mercado en el primer día de cotización tras la noticia. El pasado viernes, cuando The Washington Post ya había avanzado citando a fuentes conocedoras de la operación, que la compra corría serio peligro de seguir adelante, los títulos de la red social cayeron otro 5,23%.

El magnate alegó para su decisión que la plataforma social había incumplido algunas disposiciones del acuerdo y le hizo declaraciones falsas y engañosas en el momento de su firma, con lo que consideraba que eso era una “brecha” inasumible.

Se refería al número de bots y cuentas falsas y a la manera de Twitter de auditar y suspender las mismas. Pero para numerosos analistas, esta cuestión es solo una excusa de Musk para dar marcha atrás en una operación que cada vez parece más ruinosa o para hacerse con la compañía por un precio muy inferior: Twitter cotiza ya por debajo de los 33 dólares, muy lejos de los 54,20 que pactó el multimillonario. La compañía valía este lunes en Bolsa casi un 14% menos que el pasado jueves, tras dejarse desde ese día casi 4.000 millones.

La red social no parece estar dispuesta a dejarse torcer el brazo por el magnate y ha contratado al bufete de abogados Wachtell, Lipton, Rosen & Katz para dar una batalla judicial que le permita cerrar el acuerdo en los términos pactados. Los directivos de Twitter saben que el desenlace de la misma será crucial para el futuro de la compañía, que ya perdió su oportunidad de ser comprada por The Walt Disney y a la que en ocasiones se le ha reprochado su incapacidad para crecer al ritmo de otras plataformas sociales.

Práctica en litigios

Wachtell Lipton tiene quizás la práctica de litigios en Delaware más importante. La firma, según recuerda el Financial Times, defendió inicialmente a Musk en una demanda presentada en el mismo tribunal por accionistas de Tesla que alegaron que el magnate había rescatado indebidamente a SolarCity, otra parte de su imperio, cuando Tesla adquirió la firma de energía limpia en 2017.

Twitter, que negó el viernes las acusaciones de Musk y pasa por un momento complicado (en los últimos días ha anunciado el despido del 30% de su división de recursos humanos y medidas para reducir costes), tiene suficientes incentivos para impulsar el acuerdo o para lograr una tarifa de ruptura mucho más grande que los 1.000 millones de dólares que el fundador de Tesla estaría obligado a pagar por romper el acuerdo.

Muchos analistas y expertos legales creen que Twitter puede argumentar en su defensa que las preocupaciones de Musk enmascaran el remordimiento de un comprador que cree que ha cerrado un acuerdo caro y altamente apalancado, en medio de una caída más amplia de las acciones de las compañías tecnológicas. Y coinciden en que Musk tendrá difícil demostrar que Twitter les ha engañado con las cuentas falsas. Habrá que ver hasta dónde está dispuesto a llegar Musk y si a Twitter le resultará más fácil renegociar que litigar.

Por lo pronto, ayer el fundador de Tesla se burló de la amenaza de demanda de Twitter con un meme. Usó su propio retrato para componer unas viñetas en las que cuenta su versión de la historia. Con unas fotos en las que expresa burla, Musk dio a entender que con esta polémica sale ganando, ya que, asegura, si quieren “forzarle” a comprar Twitter en un tribunal, eso va a suponer que la empresa tendrá que divulgar ante la Justicia la información sobre bots que le negó a él.

Fondos al acecho de oportunidades

Mientras el mercado se lleva las manos a la cabeza en medio de la inminente batalla judicial entre Twitter y Elon Musk, los fondos de cobertura lo celebran.
De hecho, el acuerdo de Musk y la red social es uno de varios contratos que ha generado oportunidades para los fondos especializados en el arbitraje de fusiones, que se benefician de la incertidumbre sobre si las adquisiciones corporativas se concretan. Según el FT, estos actores aseguran que el mercado de valores de EE UU ofrece actualmente oportunidades más convincentes que las que se presentaron tras la erupción de la pandemia.
“Desde una perspectiva de riesgo/recompensa, es un entorno más atractivo ya que existen fundamentos estratégicos reales que puede suscribir como un árbitro”, aseguran, mientras que califican la decisión de Musk de romper con el contrato como “un intento amateur de rescisión”.

Normas
Entra en El País para participar