Redes sociales

Musk enfría las conversaciones con inversores y pone en serio peligro la compra de Twitter

El equipo del magnate dice que las cuentas falsas no son verificables

Las acciones de la red social caen más de un 30% desde la opa

Elon Musk, fundador de Tesla.
Elon Musk, fundador de Tesla.

La compra de Twitter por Elon Musk corre un grave peligro, según desveló este viernes The Washington Post, que citó a varias personas conocedoras de la situación. Según el periódico estadounidense, el equipo del magnate ha concluido que las cifras de la red social sobre las cuentas falsas no son verificables, lo que ha llevado al fundador de Tesla a dejar de participar en conversaciones con inversores para financiar la compra por 44.000 millones de dólares (unos 43.260 millones de euros al cambio actual).

El entorno de Musk asegura que no logran confirmar los bots y usuarios falsos, pese a haber tenido acceso a datos internos de la red social, con lo que ven imposible evaluar las perspectivas de negocio de Twitter. Musk había puesto como requisito para la compra que el número de cuentas falsas estuviera por debajo del 5%. Y, aunque los responsables de la red social insisten en que los bots rondan esa cifra, Musk sospecha que el número puede rondar el 20%.

Una de las personas consultadas por el citado periódico dijo que es probable que pronto llegue un cambio en la dirección del equipo de Musk, pero no dijo cuál pensaba que sería.
En cualquier caso, las cuentas falsas no parecen ser la única razón que llevaría a Musk a querer poner fin al acuerdo con Twitter. Las acciones de la red social han caído más de un 30% desde que el magnate lanzara la opa sobre la compañía el pasado mes de abril, lo que le llevaría a pensar que está pagando de más por ella.

Las acciones de Twitter siguen alejándose de los 54,2 dólares por acción que ofreció Musk. A media sesión de este viernes, caían casi un 4%, hasta los 37,2 dólares.

Twitter, entre tanto, insiste en que tiene intención de cerrar la operación, y los expertos confían en que luche por ello “por el bien de los accionistas”, pues creen que la red social, que inicialmente se opuso a la compra de Musk, sería una empresa más débil si la opa no prospera, según han señalado a The Washington Post.

En el mercado se puso en duda desde el principio esta operación y se ha especulado siempre que el argumento de las cuentas falsas es una excusa para rebajar el precio de la opa o abandonarla. Sin embargo, el magnate ha ido dando una de cal y otra de arena y el pasado junio tuvo su primera reunión (virtual) con los empleados de Twitter, donde sugirió estar decidido a cerrar el acuerdo, y aseguró que tenía grandes planes para el servicio.

Más allá de las dudas sobre la compra, Twitter ha anunciado en las últimas horas que despide al 30% de su división de recursos humanos. Los recortes se producen después de que la empresa anunciara en mayo que iba a congelar las nuevas contrataciones buscando reducir costes. Se espera que los despidos afecten a menos de 100 personas. Musk dijo a los empleados de la red social en junio que “los costes superaban a los beneficio”, lo que hacía que “la situación no fuera muy buena”.

Normas
Entra en El País para participar