Ingeniería

Ineco se lanza a una transformación laboral y de negocio

Eleva su actividad en servicios ‘TIC’ y estudia crecer en eficiencia energética, mientras busca bajar del 60% al 14% su tasa de temporalidad

El presidente de Ineco, Sergio Vázquez Torrón.
El presidente de Ineco, Sergio Vázquez Torrón.

Una de las referencias de la ingeniería española, la pública Ineco, está dando una vuelta a su negocio en busca de mayor volumen, competitividad, innovación y diversificación. Está creciendo en servicios TIC a la Administración, hasta convertirse en el segundo proveedor en este campo de los distintos departamentos del Gobierno, y en el exterior ha lanzado una ofensiva en licitaciones con el objetivo de afianzar mercados. Todo ello en un año, bajo la presidencia de Sergio Vázquez, en que se desarrolla un ambicioso programa de estabilización del empleo con la migración de unos 2.200 contratos temporales a indefinidos.

Para esta transformación laboral, Vázquez, anteriormente secertario general de Infraestructuras en el Ministerio de Transportes, no ha esperado a que se despejen del horizonte amenazas como la pandemia, la invasión rusa de Ucrania o la inflación disparada. El presidente de Ineco, en declaraciones a Cinco Días, afirma que una empresa como la suya debe ser ejemplar en el cumplimiento de la reforma del mercado laboral, pero también habla de “un cambio de chip” en contra de la alta temporalidad en el sector público, y de la convicción de que este ejercicio será bueno para los resultados de la propia empresa.

“Cuando llegué, a principios de enero, vimos que la tasa de temporalidad de casi el 60% era uno de los principales problemas de la compañía. El crecimiento de los últimos diez años se había sostenido en el empleo temporal y eso, aparte de ser injusto, resulta ineficiente. Formas gente durante dos a cuatro años para luego desprenderte de ella, lo que obliga a una continua búsqueda de nuevo personal. Esto motiva un tremendo estrés de reclutamiento, pérdida de capital humano y una situación de injusticia”.

Sergio Vázquez: “El crecimiento de los últimos diez años se había sostenido en el empleo temporal y eso, aparte de ser injusto, resulta ineficiente”

Con una plantilla de 4.000 efectivos, Ineco concluyó 2021 con una tasa de temporalidad del 58% y el desafío es que haya bajado al cierre del presente ejercicio al 48%. Ya para 2023, se espera que el porcentaje de contratos indefinidos alcance el 86%, por tan solo un 14% de temporalidad. Los recursos indefinidos subirán, de este modo, de 1.798 trabajadores el pasado ejercicio a 2.418 este año, y a 3.986 en 2023.

El crecimiento de los temporales en los últimos diez años se debió a la imposibilidad de contratar indefinidos durante la anterior crisis financiera, pero la compañía crecía en encargos y precisaba efectivos para ejecutarlos. La mayor parte de los contratos se fueron firmando por obra. Para poner remedio se irán convocando pruebas de libre concurrencia en las que el personal que hoy desempeña la plaza en Ineco partirá con puntos de ventaja. A ello se sumará la convocatoria de cerca de 700 empleos para conseguir recursos externos a la compañía, muchos de ellos en el campo ferroviario y de tecnologías de la información.

En Ineco se habla de una respuesta “valiente y humana, responsable y sensible” ante la realidad que vive la sociedad. En un momento de dificultades en todo el sector de la ingeniería para la atracción y mantenimiento del talento, Ineco dice apostar por mejorar el atractivo de la carrera profesional de sus trabajadores, la reducción de la brecha salarial (en mayo se ha situado por primera vez por debajo del 9%) y por la conciliación, instaurando dos días de teletrabajo por semana desde el pasado mes de enero.

Ventas y cartera al alza

Los resultados económicos al cierre del primer semestre invitan al optimismo para este complejo 2022. Los ingresos mejoran un 7%, hasta los 180 millones de euros, cifra que está un 44% por encima del promedio en el periodo 2012-2021. Y la cartera de contratación, de 797 millones de euros, es un 20% superior a la que Ineco manejaba a primeros de año. De hecho, esta reserva de trabajo por ejecutar dobla la media anual de los últimos diez años. Desde esta base y persiguiendo mayor eficiencia, la compañía dependiente del Ministerio de Transportes ha activado un plan de mejoras en sus procedimientos de compras.

A lo largo de la primera mitad del año la compañía se ha presentado a 90 concursos en 44 países y tiene otras 65 oportunidades en preparación

Tampoco se descuida la contratación en el exterior. A lo largo de la primera mitad del año la compañía se ha presentado a 90 concursos en 44 países y tiene otras 65 oportunidades en preparación. “Nuestros contratos en el exterior no son de gran volumen, al tratarse de ingeniería y consultoría, pero sí tratamos de estar en proyectos estratégicos”.

El desarrollo de Ineco, especialmente en el mercado doméstico y de la mano del encargo (antes encomienda de gestión), lleva años produciendo malestar en el sector privado de la ingeniería, desde donde se ha denunciado a la pública por competencia desleal en repetidas ocasiones. El presidente Vázquez dice al respecto que ha hablado con grandes ingenierías y con su patronal, “y la mayoría entiende que hay mercado para todos”. Desde su punto de vista, “tiene sentido que una empresa como Ineco sea pública, pero además genera externalidades positivas a la economía, al sector de la movilidad y a la ingeniería española. De hecho, vamos de la mano con muchas de las ingenierías privadas en proyectos internacionales”.

El crecimiento en servicios TIC llega con importantes contratos para la transformación digital de la Administración de Justicia, el desarrollo del sistema de información que soporta la gestión de los fondos europeos del Plan de Recuperación, o referencias como la App Teacompaño realizada para la red de aeropuertos de Aena. “A Ineco la están conociendo otros ministerios, como el de Justicia o el de Industria, especialmente por los servicios de TI o de apoyo a proyectos de edificación”. La división complementa la experiencia de la empresa en infraestructuras ferroviarias o el sector aeronáutico, y sirve de base para trabajos como la mejora de prestaciones del sistema de navegación por satélite Galileo o la integración de sistemas para la red de cercanías de Sidney (Australia).

Ineco trata de reforzarse ahora con planes como Ineco Rural TIC, para llevar conexión rápida a Internet en zonas de baja densidad de población, o el reciente reconocimiento de OACI para el diseño de procedimientos de vuelo. Tras el impulso que ha supuesto la gestión de los fondos europeos para este tipo de consultoría, y una vez que se condolide esta línea de actividad y la retención del talento, Sergio Vázquez cree que será momento de pensar en la internacionalización comenzando por Latinoamérica.

Como resultado de todo lo anterior, la cartera de contratos en el ámbito de la tecnología sube de los 80 millones de euros a 31 de diciembre de 2021 a los actuales 186 millones. Esta cuantía récord para Ineco supone multiplicar por seis la cartera media de contratos TIC de los últimos diez años.

Otro terreno para el análisis es el de la transición ecológica: “Es algo en lo que estamos trabajando”, afirma el presidente, “Hay un creciente interés en la ingeniería de energía y tenemos experiencia en mejorar la eficiencia de instalaciones como son las estaciones de Renfe y Adif. Debemos diversificar, pero con crecimiento asumible”.

Normas
Entra en El País para participar