Pacto de rentas

Calviño pide moderación de márgenes y salarios durante tres años

La vicepresidenta pone encima de la mesa un compromiso para subir el SMI y acabar la legislatura en el 60% del salario medio

Calviño pide moderación de márgenes y salarios durante tres años

Con cerca de media hora de retraso se inició la reunión al más alto nivel del Gobierno con los representantes de los agentes sociales para abordar dentro de la mesa de diálogo social la manera de reconducir la economía, afectada por un descontrol de los precios y un más que probable freno en el ritmo de crecimiento.

Ante este panorama, la vicepresidenta económica Nadia Calviño convocó el lunes esta reunión con el objetivo de frenar, con la ayuda de empresarios y sindicatos, la espiral inflacionista y buscar la manera de repartir el esfuerzo.

Calviño ha pedido a los agentes sociales que negocien un pacto de rentas a tres años, en el que moderen los márgenes empresariales y las subidas salariales y que incluya un alza del salario mínimo interprofesional (SMI) para cerrar la legislatura en el 60% del salario medio.

Dentro del concepto de pacto de rentas pueden incluirse una amplia variedad de asuntos y pese a que tanto empresarios como sindicatos se centraron en las rentas salariales, el Gobierno puso encima de la mesa, otros temas vitales como la revalorización de las pensiones, el impuesto a las energéticas y el gasto público. Todo ello con el objetivo de sortear una probable recesión y cumplir con los objetivos de déficit comprometidos, moderando salarios.

Antes del encuentro el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, lanzó la postura generalizada de los empresarios españoles. Desde la patronal no se oponen a subir los salarios, sino que a lo que se oponen es a que los mismos se indexen a la inflación, lo que alentaría los denominados efectos de segunda ronda.

Por su parte los sindicatos CC OO y UGT fueron más beligerantes tras manifestarse para reclamar el mantenimiento del poder adquisitivo de los salarios, adelantando un otoño caliente si la patronal mantiene su cerrazón.

La hoja de ruta del Gobierno la dejó clara Calviño el pasado martes tras la reunión del Consejo de Ministros. El compromiso adquirido fue tajante al mantener inquebrantable la reducción del déficit hasta el 2,9% del PIB en 2025.

Precisamente ayer, el que fuera ministro de Economía con el anterior gobierno del PP, y actual vicepresidente del BCE, Luís de Guindos, no cerraba la puerta a una recesión en Europa, con la primera afectada la economía alemana. Un corte del gas ruso a Alemania podría llevar al país germano a una recesión y esto, a su vez, podría “arrastrar” al conjunto de la eurozona.

En declaraciones a Cadena Cope, Guindos subrayó que no obstante, el BCE no maneja en su escenario central la entrada de la economía europea en una recesión, aunque sí una “desaceleración económica importante” que, combinada con una elevada inflación, anticipa un escenario “muy complejo” para los próximos meses.

“Los próximos meses van a ser muy complejos para la economía europea y mundial por la convivencia de inflaciones altas con señales claras de desaceleración económica, que ya están aquí. Ya hemos empezado a ver que el consumo de las familias en Europa se esta resintiendo y a eso hay que sumarle la incertidumbre de la guerra, que está parando muchos proyectos de inversión”, ha indicado.

El ex presidente socialista Felipe González se manifestó a favor del pacto de rentas, ya qye si no se alcanza este acuerdo, “dificilmente se podrá absorber” la elevada inflación, al tiempo que rememoró los Pactos de la Moncloa 1977.

Normas
Entra en El País para participar