Nueva herramienta

Lagarde defiende que frenar las primas de riesgo es parte del mandato del BCE

Asegura ante el Parlamento Europeo que la nueva herramienta que está diseñando será "efectiva, proporcionada y alineada con el mandato" de la institución

Christine Lagarde, presidenta del BCE, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo.
Christine Lagarde, presidenta del BCE, en una comparecencia ante el Parlamento Europeo. Getty Images

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, se resiste a dar detalles de cómo será la nueva herramienta que prepara el BCE con la que combatir el riesgo de fragmentación financiera en la zona euro, después de que días atrás se dispararan las primas de riesgo. Pero hoy ha defendido ante la Eurocámara que su lanzamiento forma parte de pleno derecho del mandato de la institución, en el que el principio supremo es la estabilidad de precios.

Sus palabras son un mensaje dirigido a aplacar las críticas y las dudas respecto a si un nuevo programa de compras de deuda, dirigido a favorecer especialmente a los países más endeudados y más sensibles a las alzas de tipos y las turbulencias financieras, podría romper la norma de neutralidad por la que el BCE no puede interferir en las políticas fiscales de los países del euro. Según ha asegurado Lagarde, combatir la fragmentación financiera forma parte "del corazón del mandato del BCE".

Ha apuntado además que la nueva herramienta será "efectiva y proporcionada" y deberá ser flexible para la correcta transmisión de la política monetaria, sin ofrecer más detalles. El Consejo de Gobierno del BCE se reunión el miércoles pasado de forma extraordinaria ante la súbita subida que registraron en los últimos días las primas de riesgo, después de que el banco central anunciara el inicio de una senda de subidas de tipos en julio, a la que se suma la aceleración de alzas por parte de la Fed, que ese mismo día anunció el mayor incremento del precio del dinero desde 1994, de 75 puntos básicos.

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, reiteró este lunes en el Parlamento Europeo que la institución subirá los tipos de interés en julio y septiembre para lograr su objetivo de inflación, y que está comprometida con actuar frente al renovado riesgo de fragmentación en la eurozona.

"Estas decisiones apuntalan nuestros compromisos previos de ajustar todos nuestros instrumentos dentro de nuestro mandato, incorporando flexiblidad, si está justificado, para asegurar que la inflación se estabiliza en nuestro objetivo del 2 % a medio plazo", dijo en un debate con la comisión de Asuntos Económicos del Parlamento europeo.

Lagarde recordó que el BCE ha elevado su previsión de inflación este año para la zona euro al 6,8% este año , en gran medida a causa del alza de la energía pero no únicamente. Advirtió de que, además de la energía, los aumentos de precios se están generalizando en la eurozona en todos los sectores, señalando que el crecimiento de los salarios "ha comenzado a repuntar" y se espera que este incremento se fortalezca más durante el año, respaldado por la escasez de mano de obra, el aumento de los salarios mínimos y efectos de compensación por las altas tasas de inflación. "El crecimiento de los salarios ha comenzado a repuntar, aunque sigue siendo moderado", aseguró Lagarde.

Normas
Entra en El País para participar