Thomas Friedberger: “No veo forma de evitar la recesión en Europa y EE UU”

El director de inversiones cree que España e Italia no van a ser el gran problema en la zona euro y prevé dificultades en Alemania

Thomas Friedberger, consejero delegado de Tikehau Capital.
Thomas Friedberger, consejero delegado de Tikehau Capital.

Thomas Friedberger (París, 1973) es el consejero delegado y director de inversiones de Tikehau Capital, una gestora de activos alternativos francesa que administra fondos por un volumen de 35.000 millones de euros. Su especialidad es el capital riesgo, los fondos inmobiliarios, los fondos de deuda privada y los de deuda corporativa.

¿Conseguirá el BCE evitar la fragmentación en el mercado de deuda soberana de la zona euro?

Es uno de sus grandes desafíos. El anuncio de la retirada de estímulos está provocando un importante repunte en las primas de riesgo. El caso de Italia es especialmente preocupante, por el alto nivel de endeudamiento. Creo que el BCE encontrará la forma de controlar esas primas de riesgo. Será más difícil de controlar la inflación.

¿España e Italia dependen demasiado del soporte del BCE?

No lo tengo tan claro. En la recesión hacia la que nos encaminamos creo que estos dos países no van a ser el principal problema. Alemania depende mucho de importar materias primas de Rusia y exportar a China. Su economía puede sufrir. Además, creo que afrontará un déficit presupuestario, sobre todo porque se ha comprometido a duplicar su gasto militar y también gastará mucho en la transición energética. Creo que esto va a requerir una mayor coordinación dentro de la Unión Europea, y un avance en la unión fiscal.

¿Ha habido una cierta irresponsabilidad por parte de los bancos centrales al dejar que la inflación subiera tanto?

Es difícil acusar así a los banqueros centrales. La inflación ha sorprendido tanto en Europa como en Estados Unidos, por diferentes razones. No era fácil predecir la invasión de Ucrania, lo que ha contribuido a la escalada de los precios. De hecho, ahora hay inflación alta en casi todos los países del mundo, salvo en China. No creo que el BCE haya cometido errores de bulto. Llevaba varios años avisando de que la inflación iba a ser más alta, porque había razones estructurales. La Reserva Federal está haciendo lo posible para combatirla, con una subida de 75 puntos básicos el miércoles, lo que no se veía desde 1994. Ahora mismo es evidente que combatir la inflación es más prioritario que salvar el ciclo económico.

¿Habrá recesión en Europa sí o sí este año?

No veo la forma de evitarlo. También en Estados Unidos. De las últimas 12 veces que la Reserva Federal ha tenido que empezar a subir tipos, en nueve ocasiones se ha producido una recesión. Allí hay una espiral muy peligrosa de subidas de precios, subidas de salarios... y la Fed tiene que acabar con ella y para hacerlo tendrá que desencadenar una recesión.

¿Qué ocurrirá con los tipos de interés en los próximos meses?

Creo que es muy realista pensar que EE UU va a acabar el año con los tipos en el 3,5%, y en la eurozona estarán cerca del 1%, tras subir 150 puntos básicos. Esto afectará más a las empresas que a las familias. Muchas tienen su deuda referenciada a los tipos oficiales.

¿Los fondos de capital riesgo y deuda privada van a sufrir?

Sí, claro. La Bolsa y los bonos ya están cotizando la recesión. Los mercados privados acabarán convergiendo hacia allí. Los costes de financiación van a subir, los márgenes están presionados, va a haber menores crecimientos, por lo que habrá que corregir a la baja las valoraciones de estos fondos ilíquidos

¿Será algo coyuntural?

Creo que no. En los últimos 35 años ha habido tres grandes dinámicas que han ayudado al fuerte crecimiento de los beneficios empresariales: la globalización, las reducciones de impuestos corporativos y los bajos tipos de interés. Esas tres tendencias se han agotado casi al mismo tiempo. Así que las empresas van a tener que hacer un importante esfuerzo para optimizar sus costes, con deslocalizaciones; para optimizar su capital; para optimizar sus impuestos...

¿Qué consecuencias tendrá este proceso?

Ahora las empresas tendrán que ser más resilientes. Por lo tanto, tendrán que invertir más en digitalización, y así ser más eficientes. Tendrán que invertir en seguridad para protegerse de ciberataques. Tendrán que invertir para reducir su consumo de energía... Estas inversiones harán que los retornos para el inversor sean menores.

¿Cómo cambiará la forma de invertir?

Creo que habrá una dispersión enorme en los resultados, así que será más importante que nunca elegir bien las compañías en las que se invierte.

¿Cuál de sus estrategias ha ido mejor en los últimos meses?

Las estrategias ilíquidas aún no han reflejado las correcciones y las salidas de dinero, aunque acabarán llegando. Pero estamos confiados en haber invertido bien. En capital riesgo levantamos el mayor fondo de Europa en transición energética, con compañías que tienen trayectorias muy sólidas, y que seguirán haciéndolo muy bien porque Europa va a seguir invirtiendo en esta tendencia. También tenemos fondos de ciberseguridad, en digitalización... En deuda privada creemos que va a haber grandes oportunidades en los procesos de relocalización de compañías europeas, especialmente en las compañías de mediano tamaño.

Normas
Entra en El País para participar