‘Sabroso y punto’: La nueva era de Rusia sin el Big Mac

La nueva cadena de comida rápida rusa se apropia del espacio abandonado por McDonald's tras el cierre de sus 850 restaurantes

Hamburguesas de la cadena de comida rápida Vkusno & tochka, en un local de Moscú.
Hamburguesas de la cadena de comida rápida Vkusno & tochka, en un local de Moscú. Reuters

Sin los arcos amarillos y sin el Big Mac, Rusia ha dado la bienvenida este domingo al nuevo sustituto de McDonald's: 'Sabroso y punto' (Vkusno & tochka, en ruso). Tras la invasión rusa en Ucrania, la cadena de comida rápida estadounidense —al igual que otras 300 multinacionales— cerró sus 850 restaurantes, en los que trabajaban unas 62.000 personas, y abandonó el país en el que había aterrizado en 1990, durante los últimos años de la era soviética.

En este contexto, la reapertura de los establecimientos de McDonald's bajo una marca rusa (y precisamente en una jornada durante la que se celebra el Día de Rusia) no supone solo el inicio de una nueva era gastronómica, sino también política y económica para el país. Luego de tres décadas de la presencia de McDonald's en Moscú, como un símbolo de deshielo entre Occidente y el Kremlin, Vkusno & tochka es el primer experimento de cómo puede ser la economía rusa sin la presencia de las grandes cadenas estadounidenses y de cómo pueden autoabastecerse para resistir las sanciones de Occidente al crear marcas propias exitosas.

Este domingo, la nueva cadena de comida rápida fue recibida por decenas de personas que esperaban en filas a las afueras del local de la plaza Pushkin en el centro de Moscú, una de las localizaciones insignias de McDonald's en Rusia y donde abrió un local por primera vez. La hamburguesería, que se despertaba con un nuevo logotipo, apelaba a la fidelidad que guardaban los consumidores rusos a los productos de la cadena estadounidense con un eslogan que rezaba: "El nombre cambia, el amor se queda".

Filas de clientes, a las afueras del local de 'Vkusno & tochka', en Moscú.
Filas de clientes, a las afueras del local de 'Vkusno & tochka', en Moscú. Reuters

Pero borrar la presencia de 30 años de McDonald's no ha sido sencillo para los nuevos inquilinos en un tiempo récord. La marca estadounidense comunicó el cierre de sus locales en marzo, pocas semanas luego de la invasión de Rusia en Ucrania, pero no fue hasta mediados de mayo cuando anunció que abandonaba definitivamente el país.

Así que, contrarreloj, algunos detalles no han sido cubiertos del todo para la inauguración de este domingo. El logotipo de Vkusno & tochka ha faltado en gran parte del empaquetado de las papas fritas, de las hamburguesas o de los vasos, por lo que muchos clientes recibieron los productos en envoltorios blancos. Mientras que, en paquetes de ketchup y otras salsas, el antiguo logotipo de McDonald's tuvo que ser cubierto con tachones negros improvisados.

Menú de hamburguesa de 'Vkusno & tochka', con envoltorios blancos.
Menú de hamburguesa de 'Vkusno & tochka', con envoltorios blancos. Reuters

En cuanto al menú, ha sido inevitable para algunos consumidores no percatarse de la ausencia del Big Mac y de postres como el McFlurry, según explican a Reuters. Además, señalan que la carta de 'Sabroso y punto' es notablemente más pequeña que la de McDonald's, aunque destacan que los precios han bajado: una hamburguesa doble cuesta ahora unos 129 rublos (2,1 euros), frente a los 160 que costaba antes (2,61 euros).

Sí se mantienen, en cambio, la composición de las hamburguesas y el equipo de la cadena estadounidense, según ha señalado el gerente de calidad de la nueva marca, Alexander Merkulov. Sergei, un cliente de 15 años, lo ha confirmado. "El sabor se ha mantenido igual", ha dicho a Reuters mientras comía una hamburguesa de pollo con papas fritas. "El refresco sí sabe diferente, pero realmente no hay cambio en la hamburguesa".

Clientes de 'Vkusno & tochka', en la inauguración de este domingo en Moscú.
Clientes de 'Vkusno & tochka', en la inauguración de este domingo en Moscú. Reuters

El local de la plaza Pushkin es uno de los 15 antiguos puntos de venta de McDonald's que Vkusno & tochka reinaugura este domingo bajo su marca en Moscú. Según el consejero delegado de la empresa, Oleg Paroev, la compañía tiene planes de reabrir 200 restaurantes más en Rusia a finales de junio, mientras que espera cubrir la totalidad de los 850 restaurantes para finales de verano.

Tampoco abandonan la misión de conseguir el gemelo en versión rusa para el Big Mac. El empresario siberiano Alexander Govor, nuevo dueño de la cadena de hamburguesas, ha señalado a Reuters que se invertirían hasta 7.000 millones de rublos (114,2 millones de euros) este año en el negocio, que emplea a más de 50.000 personas, y entre cuyas misiones estaba crear un plato tan icónico como el de la hamburguesa estadounidense. "El Big Mac es la historia de McDonald's. Definitivamente, haremos algo similar".

Normas
Entra en El País para participar