Los caseros de Nueva York tienen un problema con el trabajo híbrido

Solo cuatro de cada diez empleados de oficinas de Manhattan están en el trabajo en un día laborable medio

Sala de reuniones en Manhattan.
Sala de reuniones en Manhattan. reuters

Los jefes de JP Morgan y Goldman Sachs quieren que las tropas vuelvan en su mayoría a la oficina, pero son los menos. Eso es bueno para los empleados a los que les gusta el trabajo híbrido, pero no para los dueños de locales de Nueva York que dependen de ellos.

 

Los empresarios han aceptado en gran medida que el trabajo de oficina de cinco días a la semana es cosa del pasado. Casi el 80% de las firmas encuestadas por Partnership for New York City reconocen que un modelo híbrido es la nueva normalidad. A finales de abril, unos cuatro de cada diez empleados de oficinas de Manhattan estaban en el trabajo en un día laborable medio.

Varias empresas están reduciendo su espacio. El HSBC está trasladando su sede de EE UU de Bryant Park al distrito de Hudson Yard, ocupando menos de la mitad que ahora. Incluso el CEO de JP Morgan, Jamie Dimon, ha indicado que su banco, que está construyendo una nueva sede en Park Avenue, solo necesitará espacio de escritorio para tres cuartos de su personal, aunque también destinará espacio extra para salas de conferencias y otros servicios.

La tasa de desocupación de las oficinas de Manhattan ya alcanzó el 21% en el primer trimestre, según Cushman & Wakefield, casi el doble de la media histórica. La firma señala que la oferta total de oficinas vacías en el distrito superó el inventario total de todos los distritos centrales de negocios del país, salvo Washington DC y Chicago. Eso podría dificultar la subida de los alquileres en función de los costes. Por ejemplo, Vornado Realty Trust informó que sus ingresos operativos netos de 2021 en Nueva York cayeron un 8% respecto a 2019. Vornado y SL Green Realty, también centrada en Nueva York, han caído en Bolsa un 45% y un 30% en tres años.

El empleo en Manhattan está en niveles prepandémicos, con 1 millón de trabajadores. Digamos que al 80% de los empleados se les ofrece trabajo híbrido, y que la mitad de ellos acude a la oficina un día cualquiera de la semana. Eso significaría una necesidad de unos 600.000 puestos en total, lo que podría traducirse en un 40% menos de escritorios de los que podían ser necesarios hace poco más de dos años.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías