_
_
_
_
_

UPTA propone una reforma fiscal parcial

Plantean al Ministerio ampliar las deducciones de los autónomos que trabajan desde casa

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) plantea que se realice una reforma fiscal de manera urgente y parcial. La organización advierte de que la ley de medidas urgentes que se aprobó en 2018 ha supuesto un “varapalo” para los trabajadores por cuenta propia, ya que iban a deducirse gastos de manutención e inherentes a su actividad económica desarrollada en su domicilio.

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, considera que los autónomos en términos de fiscalidad tienen “mucho margen de mejora”. Por eso, tanto él como la responsable jurídica de la organización, Inés Mazuela, se han reunido con técnicos de Hacienda para remitir sus propuestas en materia de fiscalidad al Ministerio.

Entre ellas figura el que los autónomos puedan deducirse los gastos de desplazamiento siempre que se trate de una tarjeta transporte colectivo nominal e intransferible, sin posibilidad de reembolso de su importe. Plantean que esta deducción cumpla con los límites que ya marca el Reglamento del IRPF, mediante el cual la deducción no puede superar los 136,36 euros mensuales ni el límite de 1.500 euros anuales.

Deducción de gastos por digitalización

Asimismo, señalan que se podrían deducir al 100% los gastos de digitalización del autónomo, que serían gastos correspondientes a su conectividad y a la telefonía fija o móvil.

Por otro lado, quieren que cuando el trabajador autónomo desarrolle su actividad sin establecimiento y afecte su vivienda al ejercicio de su actividad, se pueda deducir el importe de la factura correspondiente a la proporción de los metros de la vivienda donde desarrolla su actividad, sin que en ningún caso el gasto a deducir por este concepto supere el 30% del importe total de la factura.

La última de las modificaciones planteadas tiene que ver con el porcentaje de gastos de difícil justificación. Desde UPTA proponen que el % se incremente al 7% del rendimiento neto, con un límite de 2.500 euros.

Abad indica que si se está “a las puertas de una auténtica revolución digital, es necesario que la fiscalidad para poder realizar esta transformación tenga en cuenta los costes que supondrá el cumplimiento de las exigencias que entraran en funcionamiento en el año 2025, además es absolutamente apremiante recuperar las deducciones integras de los gastos de aquellos autónomos que desarrollan su actividad en su domicilio”.

Más información

Archivado En

_
_