Hábitats naturales que oxigenan ciudades

La recuperación de ríos y espacios verdes favorece la biodiversidad

Vista del bosque de ribera e islas naturales del río Manzanares tras seis años de renaturalización.
Vista del bosque de ribera e islas naturales del río Manzanares tras seis años de renaturalización.

Un ánade real zambulle su pico en el agua, juguetea, abre sus alas y se acicala. Es un macho. Su cabeza, con plumaje verde brillante, lo delata desde lejos. Mientras, una joven gallineta común corretea como loca entre unos arbustos junto a otras crías. Se mueve con rapidez y agilidad y, en un instante, esta polla de agua, con plumaje gris negruzco y pico anaranjado, desaparece.

El río Manzanares se consolida como un ecosistema fluvial tras su renaturalización hace casi seis años. Se recuperaron, en concreto, ocho kilómetros en su tramo urbano por Madrid, entre el Puente de los Franceses y el de Reina Victoria, por 836.000 euros, según datos del ayuntamiento madrileño. Además de un caso de éxito, hoy es un ejemplo de la relevancia que tiene este tipo de actuaciones en las ciudades.

La del Manzanares en Madrid es un ejemplo de mejora socioambiental

“Los resultados son bastante espectaculares. El río ha respondido mejor de lo que pensábamos. Hay un bosque de ribera consolidado, con árboles de 15 metros de altura; hay más de 100 especies de aves, también nutrias, zorros y otros mamíferos. La población de peces autóctonos se ha disparado y ha desplazado a las exóticas e invasoras”, detalla Santiago Martín Barajas, activista de Ecologistas en Acción, quien presentó en 2016 el proyecto al ayuntamiento y supervisa su mantenimiento.

“La importancia ambiental es evidente: de no tener nada a tener un ecosistema fluvial, la diferencia es muy grande”, prosigue. Pero, sobre todo, “la relevancia social que tiene es enorme: es el río que ven casi a diario durante una buena parte de su vida decenas de miles de madrileños. En cierto modo, contribuyes a mejorar su calidad de vida”.

Son corredores que mitigan también las altas temperaturas en las urbes

Para Alberto Fernández, técnico del programa de agua de WWF en España, la recuperación de hábitats naturales aporta a la sociedad una gran cantidad de bienes y servicios gratuitos al desarrollarse sus funciones ambientales y ecosistémicas. “Crean microclimas que contrarrestan el efecto de isla de calor en las urbes. Son como bombas que extraen del suelo el agua para realizar fotosíntesis y reducen al mismo tiempo la temperatura del aire. Favorecen la fauna, la biodiversidad y el recreo”, explica.

En el caso de los ríos, “suponen auténticos corredores ecológicos que permiten la dispersión de especies vegetales y zonas verdes artificiales en sus orillas, creando conjuntos armónicos que diluyen las barreras que separan los barrios”, apunta.

Un ánade real en el río Manzanares.
Un ánade real en el río Manzanares.

Consulte aquí el pdf completo del Extra Entorno Día Mundial del Medio Ambiente

El Ayuntamiento de Madrid construyó también una pasarela de madera sobre el cauce del Manzanares, desde la presa 9 hasta el camino que rodea el Parque Lineal (1,2 millones), y acondicionó caminos y taludes (660.000). Queda por ejecutar la prolongación de la senda del parque fluvial hasta Getafe (720.000) y está en proceso de licitación el contrato de conservación (10 millones a cuatro años).

Otros proyectos

Además del Manzanares, Martín Barajas ha presentado otros 12 proyectos a los cabildos. Uno de ellos, el del río de Oro en Melilla (3,5 millones), ya está en marcha. Y espera que salgan adelante otros cinco en breve, como el de Francolí y Gaià en Tarragona (4,2 millones).

Las actuaciones se disparan gracias a los fondos europeos

Fernández destaca la propuesta del río Serpis en Gandía (Valencia) y la integración de humedales y zonas abandonadas en Vitoria, así como otras actuaciones ya realizadas en el río Segura en Murcia, que implicó la depuración de sus aguas; el Bernesga en León, que favoreció la continuidad fluvial gracias a la eliminación de azudes (presas); el Ebro, próximo a la Expo de Zaragoza, creando un parque fluvial al renaudar y regenerar sus meandros, y en la ría del Nervión, cerca de Bilbao, en su punto de conexión con la costa.

“El Gobierno incluyó en los Presupuestos una partida de 133 millones de euros para renaturalizar tramos urbanos de ríos en toda España, ya que la mayor parte de ellos está bastante mal, y se han presentado más de 300 ayuntamientos”, indica Martín Barajas.

Una gallineta común y su cría en el Manzanares.
Una gallineta común y su cría en el Manzanares.

La Fundación Biodiversidad, perteneciente al Ministerio para la Transición Ecológica, gestiona la línea de ayudas de 75 millones. A la fecha han recibido 230 propuestas, en fase de evaluación, por parte de las autonomías, informan. Su resolución está prevista para septiembre y, dado el éxito que está teniendo y dependiendo de lo que se adjudique, es posible que se amplíe.

Esta convocatoria se enmarca dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno, con fondos europeos, que insta a restaurar un mínimo de 200 kilómetros de cauces y riberas y a proteger a 40.000 habitantes del riesgo de inundación.

Es mediodía y, de repente, se observa a una pareja de gansos del Nilo. Imponente y ruidosa, con una especie de antifaz marrón, es un ave invasora, procedente de África, que el Manzanares atrajo tras su regeneración. Hay 62 individuos, según SEO/BirdLife. Sin embargo, Martín Barajas asegura que no son un problema preocupante: “Vamos a estar pendientes [si generan algún impacto negativo]”.

Iniciativa privada

Recreación de la obra.
Recreación de la obra.

Alianzas. La firma Dos Grados, conjuntamente con la Administración pública, impulsa un plan de recuperación de la flora y fauna del Parque Regional del Sureste de la Comunidad de Madrid (505 hectáreas), próximo a Perales del Río, en beneficio de 81.399 habitantes. El proyecto ambiental está asociado a la construcción e instalación de una planta solar fotovoltaica (en proceso de tramitación), con una capacidad instalada de 237,5 megavatios, una inversión de 115 millones de euros y que evitará la emisión de unas 92.000 toneladas de carbono a la atmósfera.

Inversión. Las actuaciones se llevarán a cabo en las áreas de La Aldehuela y La Vega, en las cercanías del río Manzanares, con una inversión de 8,7 millones. “El objetivo es regenerar ambientalmente una zona privada especialmente degradada, entre el vertedero de Valdemingómez y la estación depuradora de Arroyo Culebro Cuenta Baja”, comentan desde la firma de inversión en activos renovables.

Normas
Entra en El País para participar