Impago

Rusia se asoma al abismo de la suspensión de pagos

Un comité formado por entidades financieras ha decidido que el país incumplió con el pago de un bono de 1,9 millones de dólares

El presidente ruso Vladimir Putin en una pantalla de televisión en la ciudad de Mariupol, Ucrania.
El presidente ruso Vladimir Putin en una pantalla de televisión en la ciudad de Mariupol, Ucrania. REUTERS

Rusia ha incumplido oficialmente con el pago de un cupón de una de sus emisiones de deuda. La asociación de intermediarios que decreta si se dan las condiciones para la activación de los seguros de impago, la ISDA (International Swaps and Derivatives Association) ha decidido hoy que Moscú ha entrado en un evento crediticio después de que no abonara cerca de 1,9 millones de dólares en intereses de uno de sus bonos gubernamentales, lo que lleva al país a su primer default de deuda externa en más de un siglo.

Desde el inicio de la guerra con Ucrania y la activación de las sanciones internacionales contra Rusia, Moscú había logrado sortear el temido impago al abonar los cupones correspondientes a las emisiones de deuda, tanto en dólares como en rublos, que iban venciendo, aunque fuera en el llamado periodo de gracia de 30 días. Ahora, la situación ha cambiado tras la decisión de este comité de expertos, en el que participan bancos integrantes en el mercado de capitales entre los que están Citibank, Bank of America, Deutsche Bank, Elliot Management y PIMCO. Sus integrantes votaron afirmativamente a una pregunta sobre si se había producido un "Evento de Incumplimiento de Pago de Crédito" con respecto a Rusia. El bono al que hace referencia venció el pasado 4 de abril, si bien Moscú retrasó el pago del principal y de los intereses hasta el 2 de mayo.

Los tenedores extranjeros de ese bono soberano ruso solicitaron una resolución sobre si los 1,9 millones de dólares de intereses potenciales se acumularon durante ese período, que no se incluyó en el pago, constituía un "evento de crédito" que les permitiera cobrar un seguro de impago conocidos en la jerga como credit default swaps (CDS). A partir de ahora, el impago quedará reflejado en las calificaciones de las agencias de rating y, en paralelo, se activarán los CDS o seguros de impago. Según ha avanzado el comité de ISDA, el próximo 6 de junio se volverá a reunir para continuar el proceso, que podría pasar a establecer una subasta para determinarlos pagos de los CDS.

Actualmente hay 2.540 millones de dólares en CDS en relación con Rusia, incluidos 1.680 millones de dólares sobre el propio país y el resto sobre el índice CDX.EM, según los cálculos de JPMorgan. Los bonos rusos denominados en dólares se negociaban el miércoles con una subida de 1 céntimo, hasta los 2,5 centavos , según datos de Refinitiv.

En el impago de Rusia ha tenido mucho que ver la decisión del Tesoro de EE UU de no prorrogar una licencia que permitía a los acreedores recibir pagos de Rusia pesar de las sanciones financieras. De esta forma, aunque Moscú haya abonado los cupones de las distintas emisiones de deuda, sus tenedores no los han recibido. Rusia tiene unos 40.000 millones de dólares en bonos internacionales pendientes de pago y hasta finales de año debe pagar algo menos de 2.000 millones de dólares.

Esta misma semana, Moscú ha intentado congraciarse con los inversores internacionales al presentar un plan para intentar evitar la suspensión de pagos con el que pretende replicar con su deuda soberana en moneda extranjera el sistema por el que está obligando a sus compradores de gas a pagar en rublos. Los tenedores de bonos soberanos rusos en euros tendrían que abrir una cuenta en rublos y en divisa extranjera en una entidad financiera rusa. 

Normas
Entra en El País para participar