Medidas de choque

Garzón abre la puerta a que el Gobierno aplique la bonificación al combustible en función de la renta

El ministro de Consumo asegura que no solo está abierto a prorrogar la subvención más allá del 30 de junio, sino también a modificarla para hacerla más eficaz

El ministro de Consumo, Alberto Garzón.
El ministro de Consumo, Alberto Garzón.

El ministro de Consumo, Alberto Garzón, ha abierto la puerta a que el Gobierno introduzca una mayor progresividad en la bonificación del combustible para que esta medida sea más eficaz y llegue a quienes "verdaderamente" lo necesitan y no al conjunto de la población. Se está debatiendo como precisar y focalizar esta medida para que sea más eficaz y regresiva", ha afirmado, "y si no se llega al real decreto, tendrá que llegar en otra forma jurídica". El ministro ha defendido la lógica económica del cambio: "Cuando son subvenciones a toda la población son medidas regresivas. No necesita la misma subvención una gran fortuna que cobra 200.000 euros al año que una pequeña fortuna, por decirlo irónicamente, que no llega a 10.000", ha defendido.

Las declaraciones del ministro, entrevistado en RNE, llegan después de que el presidente del Gobierno sugiriera ayer la prolongación del plan de choque para mitigar los efectos de la crisis energética y que caduca el 30 de junio. Sánchez aseguró ayer, de hecho, que el Ministerio de Hacienda y el equipo económico del Gobierno ya trabajan en este escenario, y "habrá una respuesta antes del fin de su vigencia". El precio tanto de la luz, el gas o la gasolina sigue en niveles altos a consecuencia de la guerra, con la inflación por encima del 8%.

Entre estas medidas está, además de la bonificación de 20 céntimos al combustible por litro, las rebajas fiscales para abaratar el precio de la electricidad o el establecimiento de un límite del 2% a las revisiones de los alquileres. También la extensión del bono social eléctrico para beneficiar a 600.000 familias más, con lo que se cubre a casi dos millones de hogares.

 En el caso de la bonificación de 20 céntimos al combustible, Garzón ha indicado que, en su momento, lo más eficaz era que esta medida tuviera una implantación directa, de forma que el conjunto de la población pudiera beneficiarse de la misma. "Ahora de lo que tenemos que hablar es de si posible precisarla mucho mejor, dirigiéndola a las rentas que verdaderamente lo necesiten o que estén mucho más expuestas porque son más vulnerables", ha apuntado el ministro.

Garzón ha explicado que el Gobierno "está debatiendo desde hace tiempo" cómo precisar mejor esta medida "para que sea mucho más eficaz y más progresiva" y ha apuntado que, si esto no se incluye en la prórroga del decreto anticrisis por falta de tiempo o razones técnicas, "tendrá que entrar mediante otra fórmula". "Aquí la política tiene que estar por encima de lo jurídico. Y si no se hace en este decreto por razones técnicas, habrá que encontrar la fórmula jurídica que mejor se adapte", ha subrayado.

Garzón ha afirmado que "la experiencia" apunta a que las ayudas deben estructurarse en función de la renta. "Lo que hay que hacer es ayudar a los más vulnerables, que son decenas de miles de familias españolas, que utilizan el coche para trabajar", ha dicho el ministro, que ha señalado además que "el principal objetivo de un Gobierno progresista es proteger a las familias trabajadoras y a los más vulnerables".

Recientemente, el consejero delegado de Cepsa, Maarten Wetselaar, se mostró partidario de subvencionar el precio de la gasolina en España a los más vulnerables, y no a ricos y turistas.

Normas
Entra en El País para participar