Aerolíneas

La SEPI ultima el rescate de Air Nostrum con un préstamo de 113 millones

El consejo asesor del fondo debe dar aún su visto bueno para la remisión del expediente al Consejo de Ministros

Carlos Bertomeu, presidente de Air Nostrum.
Carlos Bertomeu, presidente de Air Nostrum.

La petición de socorro que la aerolínea Air Nostrum cursó en abril de 2021 ante la SEPI ha entrado en la recta final en busca de la aprobación del Consejo de Ministros. La compañía demandó crédito por 103 millones al Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas, y el consejo gestor de este último está a punto de concluir su análisis. Todo apunta a que la opinión será favorable.

El grupo de asesores del fondo se ha reunido esta mañana, pero no ha dado luz verde aún a esta ayuda ni a la que tiene solicitada Abengoa, que era otro de los asuntos sobre la mesa. Este último caso, apuntan distintas fuentes, está en un nivel de tramitación menos avanzado.

La compañía de vuelos regionales, franquiciada de Iberia, urge la inyección de la SEPI para remontar tras la crisis del coronavirus. Máxime cuando ha sacado a gran parte de la plantilla del mecanismo de ERTE por fuerza mayor y cerró pactos con los arrendadores de flota para que suavizaran las condiciones de pago durante la crisis. En estos momentos cuesta mantener esos acuerdos.

La actividad se derrumbó en marzo de 2020 para todo el sector aéreo, cayendo en picado los ingresos y manteniéndose los costes fijos de las aerolíneas. Air Nostrum ha venido defendiendo ante la SEPI que su labor es estratégica como vertebradora territorial e impulsora del turismo y la economía. La firma tiene 1.400 trabajadores en plantilla, genera más de 2.000 empleos indirectos y trabaja con unos 900 proveedores.

También ha tenido que demostrar que tenía ratios de solvencia y calidad crediticia saludables antes del estallido de la pandemia, lo que facilitaba el arrendamiento de flota o propició la construcción de un hangar propio de mantenimiento de aviones.

La compañía que preside Carlos Bertomeu, una de las mayores de la Comunidad Valenciana, se considera a sí misma sistémica por atender obligaciones de servicio público (OSP) y atender territorios ultraperiféricos, además de alimentar los vuelos de largo radio de Iberia en el hub de Madrid. En tiempos de normalidad, superaba los cinco millones de viajeros al año y operaba más de 75.000 vuelos. La compañía se encuentra en la práctica totalidad de comunidades autónomas y en la ciudad autónoma de Melilla.

Como principal adjudicataria de OSP, Air Nostrum se ha convertido en única aerolínea con servicios en aeropuertos como el de León, Badajoz, Burgos y La Rioja. Sus pérdidas en 2020 alcanzaron 129 millones de euros después de seis ejercicios consecutivos en beneficios. Antes de la pandemia, su cifra anual de negocio rondaba los 540 millones. La empresa tiene una antigüedad de 28 años, en los que ha transportado a más de 90 millones de viajeros en dos millones de vuelos.

Pese a los problemas en que estaba inmersa, Air Nostrum arrancó 2021 como la aerolínea más activa del país, con 8.256 operaciones entre enero y marzo. Justo después vino la petición de crédito público, aunque la aerolínea ya contaba con financiación avalada por el ICO.

El antecedente 'Plus Ultra'

Con plazo hasta el 30 de junio para sacar adelante los rescates pendientes, como el de Room Mate, Abengoa o el de Celsa, el fondo gestionado por la SEPI ha apoyado ya a dos aerolíneas entre una veintena de casos: Air Europa con 475 millones de euros y Plus Ultra con 43 millones. La polémica suscitada por la ayuda a esta última, de la que se discutió en foros políticos y medios de comunicación que fuera estratégica y que presentara una imagen fiel de su actividad y estados financieros, ha marcado posteriores análisis.

De momento no se ha encontrado tacha al rescate de Plus Ultra y el de Air Nostrum está ya en vía rápida, pero ha precisado más de un año pese a la situación de emergencia que vive la empresa.

El Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas ha contado con un presupuesto de 10.000 millones para evitar la caída de firmas de especial relevancia para la economía española. Entre las sostenidas figuran Duro Felguera, Avoris, Técnicas Reuidas, Wamos, Grupo Abades, Abba Hoteles, Grupo Julià, Ferroatántica, Airtificial o Tubos Reunidos.

Normas
Entra en El País para participar