Nissan hace su parte, pese a la tormenta

Vuelve a beneficios, en buena medida por una exitosa campaña de reducción de costes, y la eliminación del 15% de sus modelos

El atleta Usain Bolt, en 2013, presentando el Nissan GT-R Nismo.
El atleta Usain Bolt, en 2013, presentando el Nissan GT-R Nismo. reuters

Nissan vuelve a beneficios: 1.600 millones de euros anuales hasta marzo. Está empezando a dejar atrás el escándalo de Carlos Ghosn. El debilitamiento del yen ha ayudado, pero los ejecutivos pueden atribuirse el mérito de una exitosa campaña de reducción de costes, y la eliminación del 15% de sus modelos, que daban pérdidas.

 

Eso sí, el margen, del 2,9%, no da para presumir (el de Toyota es casi el 10%) y su rendimiento en Bolsa es muy inferior al de sus rivales nipones. Los problemas de la cadena de suministro y el encarecimiento de las materias primas hacen prever a la firma resultados planos en el próximo ejercicio. Los accionistas, decepcionados, hicieron caer a su aliado Renault en Bolsa. Pero a otros, como Toyota, también le afectan esos inconvenientes.

La relación con la automotriz francesa sigue estando desequilibrada a favor de esta, y las fricciones siguen distrayendo a ambas direcciones. Pero cuanto más fuerte esté Nissan, más poder debería de tener para renegociar.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías