El error de un ‘trader’ de Citi al teclear una orden que desplomó las Bolsas europeas

El banco de EE UU admite que un fallo humano hundió el mercado sueco, contagiando al resto de Europa y provocando la pérdida de 300.000 millones de capitalización

Operadores en la Bolsa de Nueva York.
Operadores en la Bolsa de Nueva York. AP

Citigroup ha reconocido que su mesa de contratación de Londres está detrás del repentino desplome del 8% registrado este lunes por la Bolsa sueca, que a su vez contagió a la baja a todos los mercados europeos. Un error en la tramitación de una operación, conocido en el mundo financiero como un "fat finger" (dedo gordo), provocó la avalancha de ventas. "En la mañana uno de nuestros operadores cometió un error al introducir una transacción", dijo el banco en un comunicado. "En cuestión de minutos, identificamos el error y lo corregimos".

La entidad está en conversaciones con reguladores y Bolsas sobre el incidente, según han señalado a Bloomberg fuentes cercanas. La operación de venta precipitada sobre el índice OMX Stockholm 30 en cinco minutos causó estragos en las bolsas desde París hasta Varsovia, haciendo caer el Euro Stoxx 50, principal índice europeo hasta un 3%. El Ibex rondó una caída del 2,5%, mientras los operadores buscaban explicaciones entre los sospechosos habituales (China, la guerra o la política monetaria). En el peor momento, los mercados europeos perdieron 300.000 millones de euros de capitalización.

Un portavoz del Nasdaq de Estocolmo adelantó este mismo lunes que la breve caída que no se trataba de un fallo técnico. "Nuestra primera prioridad era descartar problemas técnicos en nuestros sistemas, y nuestra segunda prioridad era descartar un ataque externo a nuestros sistemas. Ambas hipótesis fueron descartadas", dijo David Augustsson, portavoz del Nasdaq Estocolmo. "Tenemos muy claro que la causa de este movimiento en el mercado es una transacción muy importante realizada por un participante del mercado", añadió.

El índice OMX Estocolmo 30 cerró la sesión con un descenso del 1,9%, más o menos en en línea con la caída de los mercados europeos. Se había desplomado hasta un 8% en sólo cinco minutos antes de recuperar la mayor parte de las pérdidas poco después. El error podría causar un daño monetario y de reputación a Citi, ya que Nasdaq dijo que no cancelará ninguna operación en los mercados nórdicos.

La automatización de los mercados financieros provoca el contagio casi automático de este tipo de distorsiones: los programas detectan órdenes masivas de venta y discrepancias en los precios y operan en consecuencia, sin atender al motivo de fondo. Así, por ejemplo, valores como Inditex cayeron con fuerza en la Bolsa española, puesto que la acción se había vuelto repentinamente cara en comparación con su competidora H&M. Lo mismo sucede con otras acciones, los índices o los derivados. 

En los últimos años se han producido varios episodios de este tipo, si bien el calibre de la caída de este lunes no es habitual. Ni Citi ni Nasdaq Estocolmo han detallado, hasta el momento, las características concretas (precio, activo o volumen) de la orden errónea tramitada por la entidad. Tampoco se conocen hasta este momento el posible impacto en las cuentas de Citi.

Normas
Entra en El País para participar