Mercado laboral

La inflación pasa factura y se pierden 100.200 empleos en el primer trimestre

La tasa de paro también sube ligeramente, tres décimas, hasta el 13,65% tras sumar 70.900 personas y perderse 29.400 activos

Trabajadores preparando y adecentando las casetas del recinto de la Feria de Abril de Sevilla 2022.
Trabajadores preparando y adecentando las casetas del recinto de la Feria de Abril de Sevilla 2022.

El arranque del año ha tenido luces y sombras para la economía y el mercado laboral. El control de la pandemia que ha llevado al práctico levantamiento de casi todas las restricciones a la actividad se ha visto contrarrestada con un escenario de fuerte espiral inflacionista agravado por la guerra en Ucrania que comenzó en marzo. Pero en el empleo han prevalecido las sombras, ya que en el primer trimestre del año se han destruído 100.200 empleos, respecto al último trimestre de 2021, según la Encuesta de Población Activa (EPA) publicada hoy por el INE.

El número de desempleados también ha subido en 70.900 personas en este primer trimestre, hasta sumar 3.174.700 parados, a lo que hay que sumar una pérdida de la tasa de actividad de 29.400 personas, lo que ha elevado la tasa de paro en tres décimas hasta el 13,65%.

Aunque hay que señalar que es habitual que el mercado destruya empleo en el primer trimestre, máxime si la Semana Santa, como ha ocurrido este año, se celebra en abril. En este año, el recorte ha estado ligeramente por encima de 2019 (cuando se perdieron 93.500 puestos en el primer trimestre) pero por debajo de 2018, cuando la merma fue de 124.200, por ejemplo.

En términos interanuales, sin embargo, el empleo ha mejorado ligeramente, hasta el 4,57% su ritmo de crecimiento, con 878.000 personas más. El nivel de ocupación se mantiene por encima de los 20 millones de trabajadores.

Tanto el sector privado, con la pérdida de 92.900 trabajadores, como el público (7.400 menos) destruyeron empleo entre enero y marzo. Aunque en compración con hace un año ambos colectivos mantienen un vigoroso avance de la ocupación, si bien, el empleo crece el doble entre el ámbito privado (un 5,1%) que en el público (2%).

En cuanto a las áreas de actividad, solo la construcción ha cerrado el primer trimestre en positivo, con una ganancia de 30.300 trabajadores más. Y preocupa la situación de la industria que es la que más empleos ha destruido en el arranque del año (68.000) y el sector también más rezagado en el avance de empleo interanual (un 2% más que doce meses atras). Por el contrario, el sector servicios, aunque perdió 50.000 empleos en este primer semestre --pese al levantamiento de muchas restricciones en la hostelería y porque la Semana Santa no se ha celebrado hasta abril este año-- mantiene un fuerte ritmo de creación de empleo anual del 5%. La agricultura por su parte, restó 12.500 empleos.

Pero el dato quizás más positivo de esta encuesta se encuentra en la mejora de la calidad del empleo en este arranque del año, que ya vienen recogiendo las cifras de la afiliación a la Seguridad Social y el paro registrado mensualmente. Así, el saldo neto refleja que todo el empleo destruído en el primer semestre habría sido temporal (209.800 asalariados eventuales menos que en el cuarto trimestre de 2021) mientras que se han contabilizado 164.100 empleados más con contrato fijo. Esto ha recortado un punto la tasa de temporalidad en un solo trimestre, del 25,3% al 24,2%, un descenso de intensidad poco habitual en una tasa que suele registrar variaciones de pocas décimas de un trimestre a otro.

Otra cuestión favorable es que aunque el paro subió prácticamente en todos los sectores en este primer trimestre --solo la agricultura tuvo un descenso de 6.300 desempleados-- el colectivo de parados de larga duración que perdieron su empleo hace más de un año experimentó un importante descenso de 40.600 personas, un 3% menos que el trimestre anterior, lo que dejó este grupo en 1.324.300 personas.

Normas
Entra en El País para participar