Inmobiliario

Neinor busca comprador para su cartera de vivienda en alquiler

Sondea varias opciones, como vender una parte de sus proyectos, para más de 1.000 casas

Borja García-Egotxeaga, CEO de Neinor.
Borja García-Egotxeaga, CEO de Neinor.

Neinor cambia de estrategia y busca rentabilizar la cartera en construcción de build to rent (o vivienda para alquiler). La compañía está sondeando la venta de ese negocio, para lo que ha consultado a varios asesores inmobiliarios para buscar un posible comprador. La idea de la inmobiliaria es contratar próximamente a uno de estas consultoras para pilotar el proceso, aunque fuentes del sector señalan a Savills como la probable firma elegida.

La promotora opera en estos momentos 550 pisos destinados al alquiler y trabaja ya en diversos proyectos (en construcción, lanzamiento y preparación) con visibilidad sobre 4.600 viviendas, según informó a principio de año. A final de año prevé operar 1.000 casas en arrendamiento. La promotora estaría pensando en hacer caja ahora precisamente con esas 1.000 unidades de proyectos finalizados o a punto de terminar. La inmobiliaria todavía no ha llevado este plan a su consejo de administración.

"Neinor está llevando a cabo, tal y como ha comunicado desde la concepción de su negocio de alquiler, un análisis sobre la puesta en valor de la cartera de activos dedicados a esta actividad y un estudio de las distintas alternativas estratégicas disponibles que incluyen, entre otras, mantener ese negocio dentro del balance de la compañía, la entrada de socios en el capital, venta parcial por carteras, o cualquier otra estrategia de rotación de activos", señalan a Cinco Días desde la promotora. "Para ello, en estos momentos, se encuentra sondeando distintas consultoras y sin que hasta la fecha se haya tomado ninguna decisión de cuál será la estrategia que habrá de adoptar la compañía", agrega un portavoz. Savills, por su parte, declinó hacer comentarios.

La promotora vasca cotizada lanzó en 2020 la división Neinor Rental con el objetivo de convertirse, además de en promotora de viviendas, en patrimonialista para el residencial en arrendamiento, poniendo al alquiler parte de sus edificios en construcción, en vez de vender los pisos uno a uno. El objetivo de la compañía era construir un parque de 5.000 viviendas en cinco años para esta nueva actividad.

La decisión de desinvertir choca con la estrategia llevada hasta ahora por la empresa de construir esa cartera. El pasado año, por ejemplo, compró 400 viviendas a la socimi Hadley por 58 millones de euros.

La vuelta de Juan Pepa como consejero a la compañía a través del accionista Stoneshield Capital, que controla un 22,7% de la compañía, parece haber cambiado el rumbo de ese negocio, apoyado también por otros accionistas, según fuentes conocedoras. De esta forma, se buscan retornos en un momento de una gran demanda inversora por parte de grandes fondos y aseguradoras a la caza de proyectos de build to rent.

En los tres primeros meses del año, la inversión en proyectos de build to rent ya alcanzó los 910 millones, según datos de la consultora CBRE y este segmento el pasado año fue el que más recursos atrajo, por delante de oficinas o logística.

Normas
Entra en El País para participar