Rusia hace efectivo el corte de gas a Polonia y Bulgaria y hace subir el precio un 15%

El gas modera sus alzas tras avanzar hasta un 24% en el mercado de Países Bajos; Gazprom no abrirá el grifo hasta que no reciba pagos en rublos

Un trabajador de la estación del gasoducto Yamal-Europe cerca de Nesvizh, al sur de la capital Minsk (Bielorrusia)
Un trabajador de la estación del gasoducto Yamal-Europe cerca de Nesvizh, al sur de la capital Minsk (Bielorrusia) AP

Rusia ha cerrado el grifo del gas a Polonia y Bulgaria, abriendo la puerta a una crisis energética de mayor calado en el Viejo Continente, que recibe de Moscú el 40% del gas natural que importa. El precio de la materia prima ha llegado a subir un 24% hasta 127 euros por megavatio hora, ante el temor del mercado a que Moscú aplique a otros consumidores europeos las mismas represalias, pero después ha moderado las alzas al entorno del 3%.

La disputa con Rusia arrancó cuando Vladimir Putin firmó un decreto que obligaba a los países "hostiles" (los que han aplicado sanciones, es decir la UE, EE UU, Canadá y Japón, entre otros) a pagar los suministros energéticos en rublos. Tras las primeras amenazas el martes, a  primera hora del miércoles Gazprom emitía un comunicado anunciando que ha parado los flujos hasta que reciba los rublos correspondientes.

La empresa estatal polaca PGNiG ha confirmado esta mañana que los suministros de Gazprom se han paralizado. Gazprom aún está enviando gas natural vía Polonia (a través del gasoducto Yamal Europe) y Bulgaria, pero el destino de estas exportaciones son otros países europeos, y la empresa ha amenazado con nuevos recortes si Varsovia o Sofía se quedan suministros de otros clientes. El gas fluye con normalidad en los otros dos grandes gasoductos con origen en Rusia, el Nord Stream 1 (destino Alemania) y el que circula vía Hungría (cuyo gobierno es cercano a Putin).

Red de gasoductos que conectan a Europa con Rusia y Argelia, sus principales proveedores.
Red de gasoductos que conectan a Europa con Rusia y Argelia, sus principales proveedores. Cinco Días

La medida de Moscú pone el mercado energético europeo en una situación de tensión extrema, y llega después de la fecha límite (el viernes pasado) que tenían operadores polacos y búlgaros para que las importaciones energéticas se abonaran en rublos, a lo que Varsovia y Sofía se negaron, alegando incumplimientos de los contratos con Gazprom, dado que éstos no incluyen el pago el rublos. No se conocen los calendarios de pago de otras empresas europeas.

De momento, Bulgaria y Polonia tendrán que buscar fuentes alternativas de gas, pero analistas de Goldman Sachs citados por Bloomberg aseguran que el impacto en la demanda inmediata será limitado. El mercado está ahora pendiente de lo que suceda con otros importadores de gas ruso.

De momento, la Comisión Europea ha asegurado que está lista para capear los cortes de gas. "Hemos estado trabajando para garantizar entregas alternativas y los mejores niveles de almacenamiento posibles en toda la UE. Los Estados miembros han puesto en marcha planes de contingencia para tal escenario y trabajamos con ellos en coordinación y solidaridad", dijo Von der Leyen en un comunicado, añadiendo que los representantes de los países están trabajando en una respuesta coordinada. 

La amenaza de los cortes lleva tiempo acechando, pero la semana pasada la UE mandó señales de una posible salida negociada. Ahora, los cortes contra los miembros del bloque, Polonia y Bulgaria, hace menos probable algún tipo de acuerdo. También elimina la opción de sancionar el gas ruso por parte de la UE. 

La atención se centra ahora en otras capitales europeas, especialmente en Alemania, que depende en gran medida del gas ruso. De momento, no se ha producido reacción de Berlín. "Cualquier comprador que rechace el nuevo procedimiento de pago corre un riesgo muy real de que se le corte el suministro", dijo Katja Yafimava, investigadora principal del Instituto de Estudios Energéticos de Oxford.

En Roma, el gobierno está supervisando la situación, y aumenta la preocupación de que lo que está ocurriendo en Polonia pueda ocurrir ahora en otros lugares, según dijeron a Bloomberg fuentes cercanas al Ejecutivo, quien añadió que, por ahora, no hay riesgos inmediatos de un corte del gas a Italia. Italia también es un gran importador de gas ruso, aunque está tomando medidas para diversificar su suministro.

La ministra polaca de Clima y Medio Ambiente, Anna Moskwa, ha asegurado este martes antes de conocerse la noticia que Polonia “cuenta con las reservas de gas necesarias” para “proteger la seguridad” del país. Por su parte, Bulgaria ha señalado que hasta ahora no se plantean restricciones en el consumo del gas, sino que buscarán alternativas para garantizar el suministro. El país balcánico cubre más del 90% de sus necesidades energéticas con el flujo de Gazprom. "Tal escenario se discutió en febrero y estamos listos para reaccionar. Hay acuerdos para entregas alternativas, todo está asegurado", declaró una portavoz gubernamental a la emisora NOVA.

La información de la Red Europea de Gestores de Redes de Transporte de Gas (Entsog, por sus siglas en inglés) recopilada por CincoDías corrobora que los flujos de gas que ingresaron a Polonia desde Rusia a través de la estación de Kondratki cayeron en un 67,6% desde el lunes. Al cierre de este martes, el precio de los futuros del gas se situó en los 98 euros/MWh, un 5,8% por encima del lunes.

Los primeros pagos en rublos por parte de las empresas europeas están previstos para finales de abril y mayo, aunque no se han dado a conocer los calendarios de pago individuales de las compañías. El medio de comunicación polaco Onet.pl informó de que el plazo de la principal compañía de gas de Polonia, PGNiG, vencía el viernes, y Gazprom dijo el martes que el pago debía realizarse inmediatamente.

Otras empresas tienen más tiempo y los gobiernos europeos aún están tratando de encontrar la mejor manera de responder. La UE sugirió la semana pasada que las empresas podrían seguir pagando en euros mientras se buscan posibles exenciones al decreto de Moscú.

El decreto exige a las empresas que abran dos cuentas, una en moneda extranjera y otra en rublos, en Gazprombank. El banco ruso convertiría los pagos en moneda extranjera en rublos antes de transferir el pago a Gazprom PJSC, la empresa estatal de gas.

 Las negociaciones entre Rusia y Occidente se encuentran paralizadas, pero el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha visitado Moscú este martes para buscar reactivar los esfuerzos diplomáticos y así poner fin a la guerra más de dos meses después de que el presidente Vladimir Putin ordenara la invasión de Ucrania. Guterres se reunió con el ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, para intentar lograr un acercamiento con el Kremlin.

Según las previsiones,el  crecimiento en Polonia se desacelerará en 2022 y 2023, según los pronósticos del Ministerio de Finanzas publicados el martes. Según el Gobierno polaco, su economía debería crecer en términos reales un 3,8% en 2022 y un 3,2% en 2023. En este contexto y ante el miedo de un desabastecimiento energético, el zloty, la moneda de Polonia, cayó hasta un 1,5% a 4,71 frente al euro.

Normas
Entra en El País para participar