Segunda vuelta en Francia

Un triunfo de Le Pen en las elecciones francesas, temblor seguro en la Bolsa y la deuda

La cercanía de la líder de la ultraderecha despierta inquietud entre los inversores, ya que su victoria sería una sorpresa negativa para el euro y las primas de riesgo

La candidata de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, que este domingo 24 enfrenta al actual presidente Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones francesas
La candidata de la ultraderecha francesa, Marine Le Pen, que este domingo 24 enfrenta al actual presidente Emmanuel Macron en la segunda vuelta de las elecciones francesas REUTERS

Las elecciones presidenciales francesas de este 24 de abril decidirán mucho más que al próximo líder de un país. Si bien todo apunta a que el actual presidente Emmanuel Macron logrará un segundo mandato, la ultraderecha está más cerca que nunca de lograr una victoria y dependiendo del nivel de asistencia a las urnas, podría dar una sorpresa de último minuto con un impacto indudable sobre la estabilidad financiera de la zona euro. Los analistas coinciden en que, mientras una reelección de Macron representaría continuidad y estabilidad para los mercados, una victoria de la ultraderechista Marine Le Pen dinamitaría el proceso de integración europea y sacudiría sin remedio al euro, las primas de riesgo y las Bolsas.

Sam Theodore, consultor sénior de Scope Group, asegura que una victoria de la extrema derecha estaría “a la altura del Brexit y del advenimiento de la presidencia de Trump”. El especialista añade que, en su opinión, la insistencia de la ultraderecha en una mayor soberanía francesa frente a la UE puede alterar a los mercados y a los inversores extranjeros y sobre todo podría afectar a entidades como BNP Paribas y Société Générale, además de espantar a los inversores que actualmente tienen sede en París.

Desde Barclays indican que Macron probablemente continuará implementando reformas favorables a los negocios y la transición verde y la reducción de las desigualdades. Esto probablemente tenga implicaciones positivas para el crecimiento y el empleo, pero la reducción de los déficits públicos sería lenta. Por el contrario, la elección de Le Pen conllevaría políticas proteccionistas, pérdida de competitividad y de atractivo para los inversores extranjeros, así como la persistencia de grandes desequilibrios en las finanzas públicas.

Los expertos coinciden en que una victoria de la ultraderecha sería muy dañina para la renta variable francesa. “La caída del Cac40 sería considerable si Le Pen llegara al Palacio del Elíseo y, en general, las primas de riesgo de la zona euro se mantendrían en niveles elevados durante más tiempo. La acciones del sector financiero se verían presionadas (inmediatamente y también más adelante en caso de que Le Pen obtenga un buen resultado en las elecciones generales de junio). Esto se suma a los vientos en contra derivados de la guerra de Ucrania, que provocan un fuerte deterioro económico y del sentimiento, lo que refuerza nuestra postura de cautela”, advierten desde Generali Investments.

Desde Citi indican que un Gobierno del ultranacionalismo probablemente favorecería a los sectores de la salud y de los productos básicos, pero perjudicaría al sector financiero: “Una victoria de Le Pen perjudicaría aún más a los bancos franceses, que ya están bajo presión por la guerra. Si Macron prevalece y las primas de riesgo político se moderan, esto probablemente respaldaría las acciones de los bancos”. La entidad añade que ante una eventual victoria de Le Pen, el valor del euro podría caer a 1,06 dólares debido a la erosión de la integración europea. El banco japonés Nomura, por su parte, estima que incluso podría caer hasta 1,03, mínimos no vistos desde 2016.

Más allá de la cita de este domingo, cabe destacar el papel crucial que las elecciones parlamentarias de junio jugarán para concretar el mapa político definitivo en Francia y para consolidar cualquier reforma. Una victoria sin mayoría en las presidenciales dificultaría cambios para cualquiera de los dos candidatos, y en el caso de Le Pen, mitigaría cualquier intento de tomar medidas radicales contra la unidad europea.

Goldman Sachs cree improbable que Le Pen logre una mayoría en el Congreso capaz de facilitar cambios de calado, pero advierte también de que un Gobierno suyo podría rechazar cualquier propuesta para ratificar nuevos acuerdos o iniciativas en el ámbito de la UE. Probablemente se opondría al plan presentado por la Comisión Europea para potenciar las energías renovables y rebajar la dependencia del petróleo y gas ruso y a una prolongación o ampliación de los mecanismos Next Generation, lo que dañaría la confianza de los inversores. La candidata también ha asegurado que Francia reduciría su aportación al presupuesto de la UE en 5.000 millones euros.

En cuanto a la deuda soberana, los analistas de UBS aseguran que “una victoria de Le Pen podría hacer que los diferenciales periféricos se amplíen junto con los del bono soberano francés, que se vería afectado por la preo­cupación adicional sobre unas perspectivas fiscales más precarias”. Edmond de Rothschild coincide en que una victoria de Le Pen con mayoría parlamentaria impulsaría la volatilidad de la deuda pública francesa y de la deuda soberana de los países periféricos. Justo ahora que el BCE ha acelerado el fin de sus compras de deuda y se prepara para una subida de tipos con la que combatir un alza de precios galopante en toda la zona euro. También en Francia.

Escenarios para el nuevo mapa político francés

Macron con mayoría parlamentaria. Favorecería a la integración europea y al euro. Citi estima que hay un 40% de probabilidad para este escenario.
Macron sin mayoría. La falta de mayoría parlamentaria forzaría a Macron a pactar con el centroderecha republicano. Citi le da una probabilidad del 25%.
Le Pen sin mayoría parlamentaria. Citi le da una probabilidad del 25%. Y un 10% al peor escenario para la economía, el de un control del Parlamento para la presidenta Le Pen.

Normas
Entra en El País para participar