¿Realmente este es el nuevo PP?

Las propuestas económicas que el partido ha entregado al Gobierno son decepcionantes y escasamente novedosas

El Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de presentar sus previsiones de primavera con una intensa revisión a la baja para el crecimiento y al alza para la inflación. Desde el pasado otoño los precios de las materias primas han seguido subiendo y todos hemos asumido que la subida de inflación no es transitoria y no acabará esta primavera como nos habían contado.

La invasión de Ucrania provocó una extrema volatilidad en los precios de las materias primas que encendieron todas las luces rojas. Tras casi dos meses de guerra los precios están más altos que en febrero, pero muy por debajo de sus máximos de marzo. De hecho el precio del gas en España ha cerrado la semana a 65 euros el MWh y llegó a cotizar por encima de 200 euros a principios de marzo.

El Gobierno sigue los relatos internacionales y también ha defendido que la subida del gas y el brote de inflación eran transitorios y acabarían en primavera. Tras la invasión de Ucrania, han reconocido que la crisis es permanente, pero es sorprendente que hayan tomado medidas transitorias solo para tres meses. La más costosa es el subsidio a los carburantes de 20 céntimos por litro, que cuesta unos 500 millones de euros mensuales y que, de mantenerse todo el año, tendrá un coste de unos 5.000 millones.

El Gobierno abrió la negociación del decreto en el Parlamento y el nuevo PP de Núñez Feijóo ha ofrecido sus propias medidas para alcanzar un acuerdo. Son los gobiernos los que deben ceder si quieren consensos. La pregunta es; ¿ayudarán a salir de la crisis las propuestas del Partido Popular?

Sorprende que el PP presentara sus propuestas a los periodistas antes de enviar el documento a Moncloa. Cuando los políticos quieren alcanzar consensos negocian en privado hasta acercar posiciones y luego abren el debate a la opinión pública. Le han dicho a los periodistas que han participado 25 personas en la elaboración de las medidas, pero no han dado los nombres. ¿Qué tienen que ocultar?

Las propuestas son decepcionantes. ¿Una grave crisis interna y de liderazgo y 13 años gobernando la Xunta de Galicia para esto? La mayoría de las propuestas son medidas que el Gobierno ya ha tomado o propone en su plan. La mejor propuesta novedosa es sin duda compensar la subida de inflación a las rentas de menos de 14.000 euros con unos 300 euros. La duda es: ¿por qué no lo han hecho ya en sus comunidades autónomas? Feijóo preside la Xunta y su nuevo responsable de economía es consejero de Hacienda de Andalucía. Desde 2018, el PP en Andalucía ha bajado solo los impuestos a las rentas altas y ha votado sistemáticamente en contra de las propuestas del PSOE en el Parlamento andaluz para dar ayudas a las rentas bajas.

Pasa lo mismo con la propuesta abstracta de reducir el gasto superfluo citando los informes de Airef. ¿Por qué no lo han reducido ya en sus comunidades autónomas? El PP llegó al Gobierno de Andalucía prometiendo reducir el gasto superfluo, y ha aumentado un 25% el gasto total desde 2018 y un 40% el capítulo II de gastos generales, donde se concentra el gasto superfluo. Es más fácil creer que se va a revertir el cambio climático que el PP va a reducir el gasto superfluo.

Proponen bajar más aún el IVA de la electricidad que el Gobierno ya bajó el pasado verano y que nos ha costado unos 10.000 millones menos de recaudación. El Banco de España ha estimado que todas las medidas tomadas por el Gobierno han bajado la inflación un punto. Pero seguimos teniendo la inflación más alta de la eurozona y es por culpa del sistema de tarifa eléctrica regulada por el PP en 2013. ¿Cree el PP que hay que cambiar esa tarifa? ¿Cuál es su propuesta? ¿Cuál es modelo eléctrico en una crisis energética? ¿Mantendrían el sistema marginalista europeo? El PP no sabe, no contesta. Han hecho también otra propuesta novedosa proponiendo libre amortización de inversiones en eficiencia energética para las empresas en el Impuesto sobre Sociedades, que en el fondo es un crédito fiscal. El resto de las medidas son inflacionistas, aumentan el déficit y la deuda pública, agravan más la crisis en la que estamos inmersos y provocaran menos inversión privada y más desempleo.

España ha dejado de converger en renta por habitante con nuestros socios europeos desde el año 2000 y el PP ha gobernado más de la mitad de ese periodo, y ocho años con mayoría absoluta. Tenemos un 40% menos de renta que un estadounidense y un 25% menos que un alemán. Tenemos el mismo nivel de empleo que en 2007, o sea que llevamos tres lustros perdidos. Tenemos un grave y crónico problema de productividad y de precariedad salarial, sobre todo de nuestros jóvenes que son los que sufren las crisis. Y tenemos 40 puntos más de deuda pública que cuando el PP tuvo que pedir un rescate a nuestros socios europeos.

El 20 de noviembre de 2011 el PP se presentó a las elecciones prometiendo bajarnos los impuestos. Pero 40 días después nos subió el IRPF, el IVA y otros 50 impuestos. Si el PP quiere que los españoles le vuelvan a tomar en serio para gestionar su economía deberán presentar propuestas serias y no el borrador que han enviado a Moncloa ayer.

José Carlos Díez es Profesor de Economía de la Universidad de Alcalá