La oferta por Twitter se vuelve menos virtual y más arriesgada

El flujo de caja de Twitter es errático, y si Musk si sigue adelante con sus ideas de reducir la moderación de contenidos, los anunciantes podrían huir

Cuenta de Twitter de Elon Musk.
Cuenta de Twitter de Elon Musk. reuters

Elon Musk por fin puede decir “financiación asegurada” sin meterse en líos. En 2018 enfureció a la SEC al afirmar falsamente que iba a excluir la firma de Bolsa. El jueves, su apuesta por Twitter se volvió menos virtual. Pero también se ha vuelto más arriesgada.

 

Estudia una oferta a 54,20 dólares por acción, lo que la valora en unos 44.000 millones. Si se añaden los 5.000 millones de deuda y unos 1.000 millones en concepto de honorarios, el total asciende a unos 50.000 millones, sin contar el efectivo en el balance. Musk ya posee acciones por 4.000 millones, pero eso deja un gran agujero que llenar.

Al parecer, casi la mitad de esa cantidad –unos 21.000 millones– procede del propio Musk. Y planea recaudar otros 12.500 millones pidiendo un préstamo contra su 17% de Tesla, que vale un billón en total. Y los bancos liderados por Morgan Stanley se comprometen a prestar 13.000 millones, más de nueve veces el ebitda de Twitter previsto para este año.

Los analistas calculan que la red obtendrá unos ingresos de 6.000 millones el próximo año, con un margen de ebitda del 24%. En un escenario optimista, supongamos que los ingresos crecen un 15% al año y el margen de ebitda mejora hasta el 30% en un quinquenio. Si Musk pudiera vender al mismo múltiplo de más de 30 que va a ofrecer, podría triplicar su dinero, calculamos. Eso equivaldría a una TIR de más del 25%.

Estas jugosas ganancias podrían atraer a los compradores de private equity a unirse a Musk. Pero el flujo de caja de Twitter es errático. En 2021, solo obtuvo 633 millones de efectivo de las operaciones, pero derrochó más de 1.000 millones en gastos de capital. Tal vez Musk podría gestionar mejor la firma, pero si sigue adelante con sus ideas de reducir la moderación de contenidos, los anunciantes podrían huir.

Es posible que Musk no se quede con Twitter, o que ni siquiera haga una opa. Podría ser una broma: sus documentos de financiación se firmaron el 20 del cuarto mes, y 4/20 es una referencia al cannabis. El consejo de Twitter aún no se ha pronunciado, y la acción está un 14% por debajo de la oferta. Aun así, ya puede decir “financiación asegurada”.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías