Supervisión

La CNMV intensifica su guerra contra los chiringuitos financieros

Eleva un 82% el número de advertencias en dos años

La CNMV intensifica su guerra contra los chiringuitos financieros pulsa en la foto

La guerra sin cuartel de la CNMV contra los chiringuitos financieros está en pleno apogeo. El supervisor del mercado español ha alertado en lo que va de año sobre 186 entidades que operan en España sin estar autorizados para prestar servicios de inversión, un 82% más que hace solo dos años. Una diferencia que se amplía aún más si se echa la vista atrás: en 2018 las advertencias del regulador hasta mediados de abril no llegaban a la veintena (19).

El año pasado las alertas de la CNMV sobre firmas no autorizadas para prestar servicios de inversión alcanzaron las 508, un 31% más que en 2020, cuando se registraron 388.

Las estadísticas del supervisor apuntan que los chiringuitos han registrado un espectacular crecimiento en los dos últimos años por el aumento de su presencia en internet y las redes sociales. Si hace algunos años estas firmas utilizaban el teléfono para atraer y fidelizar a sus clientes, ahora Google, Facebook o TikTok han modificado sustancialmente sus estrategias y se han enfocado hacia el mercado de divisas (forex), el trading o los criptoactivos, al calor del auge de los activos digitales en los últimos años y del fuerte crecimiento de las plataformas de compra y venta de ether o bitcóin.

Iosco, la organización internacional de los supervisores de los mercados –una suerte de CNMV global–, ya reconoció el año pasado que la pandemia había creado "situaciones económicas y sociales como la pérdida de empleo, las tensiones financieras, el aislamiento físico y social y la participación activa en línea, que pueden aumentar el riesgo de conducta y magnificar la susceptibilidad de los inversores minoristas a las estafas y los fraudes".

En España, uno de los últimos casos de fraude conocidos es el de IM Academy, firma que captaba a jóvenes con la promesa de hacerles ricos invirtiendo en trading y criptomonedas y lograr la ansiada "libertad financiera". La firma operaba a través de un supuesto esquema Ponzi –en el que los inte­reses se abonan con las aportaciones de nuevas víctimas– en el que los jóvenes abonaban los 200 euros de matrícula y se comprometían a pagar mensualmente otros 150 euros. Desde ahí se instaba a los jóvenes a convencer a personas de su entorno para acceder a estos cursos, en ocasiones utilizando, según la investigación policial, técnicas propias de las sectas.

La CNMV incluyó a IM Academy en su lista de chiringuitos financieros no autorizados en marzo de 2020. El pasado 23 de marzo la policía detuvo a ocho de los miembros de la organización que, presuntamente, habría estafado al menos a 450 familias –las representadas en la denuncia presentada ante la policía–, si bien podría ampliarse a más de 2.000 personas, muchas de ellas menores de edad.

El supervisor del mercado español, presidido por Rodrigo Buenaventura, explica que desde hace dos años cuenta con un equipo especializado en la investigación de entidades que operan en España sin contar con licencia para prestar servicios de inversión y que gracias a ello ha aumentado de forma considerable el número de advertencias. Una especialización que ha permitido a la CNMV mejorar su efectividad y liderar las denuncias de chiringuitos entre los supervisores europeos.

El regulador español también incluye dentro de sus bases de datos información sobre las advertencias de chiringuitos financieros emitidas por los reguladores extranjeros. Solo en lo que va de año la lista de entidades no autorizadas se eleva a 595. La cifra ya supone el 55% del total de las alertas emitidas en 2021 (1.081).

Cruzada contra sus anuncios

El supervisor ha pedido recientemente a Google y las redes sociales que no acepten anuncios de chiringuitos financieros. Considera que es “injustificable” que estas empresas pongan en peligro los ahorros de sus usuarios y clientes. Buenaventura ha urgido a que “los grandes buscadores y redes sociales no acepten anuncios de pago de entidades que ya figuran advertidas como sospechosas en las listas publicadas por los supervisores financieros”.

Normas
Entra en El País para participar