Infraestructuras

Cimic (ACS) eleva un 10% el beneficio y un 3% la cartera en el primer trimestre

Gana 108 millones de dólares australianos y mantiene la expectativa de beneficio para este 2022 entre 425 y 460 millones

Dos trabajadores de Cimic en una conducción construida por la filial de ACS.
Dos trabajadores de Cimic en una conducción construida por la filial de ACS.

La compra adelantada de materiales de construcción y el uso de coberturas financieras se han convertido en una de las claves para que la filial australiana de ACS, Cimic, haya comenzado el año con buen pie, pese a la complejidad del mercado, en lo que toca a sus resultados económicos. El beneficio neto a 31 de marzo alcanzó 108,4 millones de dólares australianos (74 millones de euros), lo que implica un aumento del 13% en comparación con el mismo trimestre de 2021. El grupo mantiene su previsión de beneficio de 425 a 460 millones de dólares para el ejercicio.

El consejero delegado, Juan Santamaría, ha señalado que “la escasez y subida de precios de los materiales y combustibles continúan siendo un foco de incertidumbre”. Sin embargo, la empresa también habla del buen comportamiento de los mercados australianos de la construcción y los servicios.

Cimic, inmersa en una opa de exclusión por parte de la alemana Hochtief, controlada a su vez por ACS, incrementó sus ingresos un 7%, hasta los 2.300 millones de dólares australianos (unos 1.570 millones de euros). Su ebitda, de 234 millones de dólares australianos (160 millones de euros) hasta final de marzo crece un 10% y deja un margen del 10% (9,8% en el primer trimestre de 2021).

Hochtief tiene ya adhesiones a su opa por el 94,7% del capital. La operación tiene fecha de cierre este 26 de abril. Tras ello, Santamaría será elegido consejero delegado de ACS en la junta de accionistas del 6 de mayo.

El mayor grupo australiano de infraestructuras acumula una cartera de contratos de 27.700 millones de dólares australianos (unos 19.000 millones de euros) después de obtener carga de trabajo por 4.200 millones de dólares en este inicio de ejercicio. La empresa dice tener identificadas nuevas oportunidades por 495.000 millones de dólares locales.

La deuda neta es de 490 millones de dólares australianos (330 millones de euros), lo que implica una rebaja del 1,5%, mientras que la posición de caja es de 4.300 millones de dólares. El flujo de caja en los tres primeros meses fue de 296 millones de dólares.

Normas
Entra en El País para participar