Cómo funciona la ley de Segunda Oportunidad

Las empresas y autónomos pueden renegociar los términos y condiciones de sus deudas

ley Segunda Oportunidad

La ley de Segunda Oportunidad permite a pymes y autónomos empezar de cero y evitar su quiebra. Se trata de un mecanismo pre-concursal que permite a las empresas renegociar con sus acreedores y conseguir una reducción de la deuda de entre el 30% y el 60%.

El experto y mediador concursal del portal No más Endeudamiento, Ángel Luis Vázquez, asegura que la ley de Segunda Oportunidad establece un acuerdo extrajudicial de pago que permitiría al deudor reducir sus deudas y conseguir plazos de pago superiores a los cinco años.

Existe posibilidad de que no se alcance ningún acuerdo con el deudor. En ese caso, éste deberá solicitar un concurso para persona física y en sede judicial tendrá que pedir el Beneficio de exoneración de pasivos insatisfechos, esto es la eliminación de la deuda.

Sin embargo, hay que tener en cuenta, recalca Vázquez que pese a la ley de Segunda Oportunidad no están todas las deudas incluidas. Es el caso de la deuda hipotecaria, que no está incluida porque el acreedor dispone de un bien que garantiza la deuda.

Más de 200.000, cerca de la quiebra

Para poder acogerse a la ley de Segunda Oportunidad, el profesional deberá ser un deudor de buena fe, esto es, deberá actuar con honradez, veracidad y rectitud. Tampoco tendrá que haber sido condenado por un delito contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico o falsedad documental o delito con Hacienda o la Seguridad Social.

Asimismo, el empresario no podrá haber contraído una deuda superior a los 5 millones de euros.

La ley de Segunda Oportunidad ayuda a los emprendedores a tener una nueva oportunidad para reflotar su negocio. Se estima que en la actualidad, la crisis ha dejado a 220.000 empresas cerca de la quiebra. La cifra supone el 6,2% de los 3,6 millones de las empresas que se encuentran activas, según datos del INE.

“Una solución sería crear un nuevo marco legal, que facilitará a todas las empresas zombis un cierre rápido, ordenado y barato que les permita a sus emprendedores volver a generar recursos en cualquier otra actividad lo antes posible”, asegura el experto.

Normas
Entra en El País para participar