Redes sociales

Elon Musk declina formar parte de la junta directiva de Twitter... qué razones hay detrás

El empresario es el principal accionista de la compañía con una participación del 9,2%

El CEO de Tesla, Elon Musk.
El CEO de Tesla, Elon Musk. Ep

Elon Musk, fundador de Tesla, ha renunciado a formar parte del consejo de administración de Twitter, compañía en la que el empresario es el principal accionista tras adquirir recientemente una participación del 9,2%, según anunció esta madrugada Parag Agrawal, consejero delegado de Twitter.

Musk debía haber sido nombrado oficialmente miembro del consejo el sábado, pero "Elon ha decidido no unirse a nuestra junta", explicó Agrawal. La noticia se produce una semana después de que la compañía ofreciese al cofundador de Tesla un asiento en el consejo de la red social.

El máximo ejecutivo en Twitter reconoció que el consejo había mantenido "discusiones" sobre la entrada de Musk en la junta en las que han buscado "dejar claros los riesgos" que conlleva esa responsabilidad. También indicó que le habían ofrecido a Musk un puesto en la junta porque creían que "el mejor camino era tener a Elon como fiduciario de la compañía donde él, como el resto de los miembros de la junta, deben actuar en aras del interés de la compañía y de nuestros accionistas". Pero, tras la decisión de Musk, añadió que creían que "es lo mejor".

"Siempre hemos valorado y siempre valoraremos la opinión de nuestros accionistas estén o no en el consejo. Elon es nuestro mayor accionista y seguiremos abiertos a su opinión", subrayó. 

El cambio de rumbo se ha producido después de que el máximo accionista de la red social criticara duramente la plataforma la semana pasada. Este fin de semana preguntó a sus más de 80 millones de seguidores en la red social si Twitter está "muriendo" y si su sede en San Francisco debería convertirse en un refugio para personas sin hogar "ya que nadie aparece de todos modos". Musk hacía así una crítica velada e irónica a la política de teletrabajo acordada en Twitter tras la pandemia; fue la primera compañía en permitir que sus empleados trabajen permanentemente desde casa.

El multimillonario empresario también sugirió que se introduzca un botón de edición que permita editar los tuits y cambios en el servicio de suscripción premium de Twitter Blue, como reducir su precio, prohibir la publicidad y dar la opción de pagar en la criptomoneda Dogecoin. Además, preguntó en una encuesta si la letra "w" debería eliminarse de Twitter, con las únicas opciones de "sí" y "por supuesto".

Aunque Musk no ha dado ninguna razón de por qué ha decidido no estar en el consejo (se limitó a publicar un tuit, que ya ha sido borrado, con un emoticono con una mano tapando la boca), Laura Foll, gestora de carteras de Janus Henderson Investors, sí ha indicado a la BBC radio la que podría ser una razón: "Twitter es una empresa muy grande que cotiza en Bolsa. Hay normas muy estrictas sobre lo que los miembros del consejo de administración y los directivos ejecutivos pueden decir públicamente". Con estas palabras, sugiere lo que han interpretado algunos seguidores de Musk, y es que su entrada en la junta directiva supondría que tendría que dejar de publicar sus polémicos tuits sobre la compañía. 

Pero hay otra razón de peso. Y es que a cambio de un puesto en el consejo, Musk, que tiene actualmente más de cuatro veces la participación del 2,25% del cofundador de Twitter, Jack Dorsey, había aceptado no comprar más del 14,9% de la empresa. Su decisión de rechazar la oferta le da ahora vía libre, si lo desea, para tomar una participación mayor en la red social. Su etapa en la junta duraría hasta 2024.

"Habrá distracciones por delante, pero nuestros objetivos y prioridades permanecen sin cambios", dijo Agrawal en su mensaje del domingo. El directivo pidió "desconectar" del ruido y "mantenerse enfocados en el trabajo y lo que estamos construyendo". El CEO de Twitter sabe que la compañía continúa arrastrando serios problemas que le impiden acelerar el crecimiento de sus ingresos y elevar su audiencia global. La red social se ha marcado como objetivo sumar 100 millones de usuarios más, hasta 315 millones para finales de 2023, y para ello deberá acelerar el ritmo de desarrollo de productos y diversificar sus fuentes de ingresos más allá de la publicidad. 

Pese a la nueva decisión de Musk, lo que nadie duda es que el fundador de Tesla va a tratar de influir en la estrategia y las políticas de Twitter. Muchos trabajadores de la red social temen que utilice su poder para relajar las políticas de moderación de contenido, levantando incluso la prohibición de que Donald Trump participe en la plataforma. Un movimiento que no tendrá fácil y que iría contra la creciente demanda de los anunciantes, que reclaman un entorno menos tóxico en las redes sociales.

Algunos analistas también temen que al igual que el grupo inversor activista Elliott Management provocó la renuncia de Dorsey como CEO de Twitter, Musk pueda presionar para una salida de Agrawal si la compañía no está a la altura de su potencial y mantiene estancado su crecimiento y el precio de su acción. Tampoco descartan que pueda presionar nuevamente para que se venda la empresa.

Normas
Entra en El País para participar