Inversión

Crowdcube canalizó 17 millones a empresas españolas en 2021, un 150% más

Se encauzaron a través de 13 operaciones. Una media de 604 inversores participaron en cada transacción

Azahara Espero, directora de Crowdcube en España.
Azahara Espero, directora de Crowdcube en España.

Crowdcube, la plataforma británica de inversión retail en empresas privadas, canalizó 17 millones de euros a compañías españolas en 2021, lo que supuso un 150% más de capital que en 2020, y lo hizo a través de 13 operaciones. El tamaño medio por cada transacción alcanzó los 1,27 millones de euros.

Desde que Crowdcube inició sus operaciones en España en 2014, más de 35.000 inversores de perfil minorista y business angel han invertido un total de 63 millones de euros en 123 operaciones locales. Tan solo en 2021, la conocida plataforma de equity crowdfunding hizo posible algunas rondas de inversión importantes del ecosistema emprendedor español tales como Heura Foods, Wuolah, Velca, ID Finance o TropicFeel. El año pasado, una media de 604 inversores participaron en cada una de las operaciones españolas, de los cuales el 50% son españoles y el resto de una media de 70 países.

Estas cifras ponen de manifiesto que España sigue siendo un “nodo central” para Crowdcube, tanto por la aportación del mercado español al desempeño global de la compañía como porque la sede de la plataforma en Barcelona se mantuvo como “punta de lanza de su estrategia de crecimiento en Europa”, según explica a CincoDías Azahara Espejo, directora para España de Crowdcube.

La directiva destaca que estos resultados se producen en un contexto en el que España se ha consolidado como el cuarto mercado europeo con una mayor actividad de venture capital, pero también en el que tanto las compañías como los fondos cada vez muestran una mayor disposición a incorporar “tramos crowd a rondas dirigidas a inversores profesionales e institucionales”.

Una tendencia, dice Espejo, que responde a una doble constatación: “Por una parte, contar con una red de inversores minoristas en el capital de una compañía haciendo uso de nuestro vehículo legal mejora y facilita su gobernanza y, por otra, permite construir una comunidad de auténticos fans de la marca que no solo consumen sus productos y servicios, sino que también participan en su crecimiento”.

Sobre “esta barrera cada vez más porosa” entre rondas profesionales y participativas, en 2021 Crowdcube brindó a sus inversores la posibilidad de coinvertir con fondos de capital riesgo en el 85% de sus operaciones.

Espejo insiste en que, a pesar de que puede parecer que el venture capital y los inversores minoristas son incompatibles, la realidad es que la colaboración entre ambos empieza a ser muy habitual en Reino Unido y Europa. “Es una tendencia al alza, ya que el venture capital cada vez entiende mejor el valor de incorporar al inversor minorista en empresas de su portfolio”.

Azahara Espejo: "La colaboración entre ‘venture capital’ e inversores minoristas es cada vez más habitual"

A nivel europeo, en 2021 Crowdcube canalizó 295 millones de euros a 262 compañías y duplicó el tamaño de su equipo, pasando de 60 a 120 profesionales. En diciembre, además cerró una ronda de inversión propia de 14 millones de euros liderada por Circle, propietario y operador de SeedInvest, una de las grandes plataformas en EE UU para la financiación de startups de ese país.

“La mejora en nuestros resultados en 2021 se ha producido por la aceptación que ha habido sobre esta metodología de financiación por parte de las empresas. Hemos estado haciendo rondas más grandes para empresas más grandes”, subraya la directiva, que señala que igual que a los inversores les dicen que deben diversificar en empresas, “a estas también les decimos que hay que diversificar en inversores. Queremos que entiendan que el valor que les aporta un venture capital y un business angel es enorme, pero también lo es el el valor que le pueden aportar un millar de inversores porque creen en su marca”.

Espejo resalta el caso de Heura, la startup española de carne vegetal, que lanzó una campaña de crowdfunding el 1 de junio de 2021 y la cerró al día siguiente habiendo captado 4 millones. “Es una de esas empresas que no necesita la validación de un inversor profesional porque su comunidad (sus propios clientes, que ya son fans) cree tanto en ella que invierte en ella. Y lo curioso de ello es que a partir de anunciar que iban a hacer esta ronda le salieron algunos novios [inversores] profesionales y de tickets más grandes interesados en invertir”. Así Heura captó otros 14 millones ese mismo mes en una ronda liderada por Impact Fooding.

Según la directiva, Crowdcube crea un canal que sirve para capitalizar a las empresas aportándoles dos valores importantes: "La fidelización de sus inversores que les ayudará a crecer, pues se convertirán en auténticos embajadores de la marca, y la visibilidad que les da el estar en una plataforma internacional como la nuestra con 1,2 millones de inversores particulares de diferentes países".

Espejo señala que la recomendación que más ilusión les hace es cuando una empresa ya tiene un venture capital dentro de su capital y es este quien le pide a esa compañía que parte de su nueva ronda de financiación la hagan a través de equity crowfunding. Esto cada vez ocurre más, porque no es lo mismo decir que has convencido a un venture capital para que invierta en ti que decir que 4.000 personas han decidido invertir en ti. Esto sí es una validación de mercado en toda regla".

"El valor que aporta un venture capital es enorme, pero también el que aporta un millar de inversores que creen en tu marca”

Crowdcube, que cuenta con un equipo de 10 personas en España (prevé cerrar el año con 15), ofrece a las empresas agrupar a sus inversores bajo un vehículo que actúa como representante legal, facilitando así la posterior gestión de inversores minoristas y permitiendo la captación de inversores extranjeros sin necesidad de requerir un NIE (número de identificación de extranjeros).

"Estamos promoviendo mucho la diversificación geográfica dentro de la plataforma. Durante mucho tiempo, el 90% de las oportunidades de inversión que salían en Crowdcube eran del Reino Unido, pero actualmente alrededor del 30% de las empresas son españolas", continúa Espejo, que cuenta que la plataforma tiene el foco en la expansión europea y la puesta en marcha de nuevos productos. 

Sobre lo primero, este año han abierto oficinas en París y Estocolmo y prevén cerrar "interesantes operaciones" sobre todo en Francia, un mercado fuerte en inversiones en startups, "pero donde el crowdfunding se ha explorado poco", según explica. Respecto a los nuevos productos señala que recientemente lanzaron uno para hacer rondas secundarias, "y está teniendo buena aceptación". Todavía no han hecho ninguna en España, pero asegura que hay muchas empresas interesadas en el país en explorar esta oportunidad. 

Pese a la incertidumbre económica actual, Espejo confía en que este año Crowdcube vuelva a batir récord. "Nuestras estimaciones son muy buenas teniendo en cuenta cómo ha ido el primer trimestre. El incremento de nuestro equipo nos permitirá llegar a más empresas, y también la nueva regulación europea de crowdfunding beneficiará a todas las plataformas de equity crowdfunding". La directiva cree, además, que en épocas de incertidumbre "suele ser más reticente a la inversión el inversor de tickets grandes que el de los pequeños, que muchas veces invierte en empresas con las que no solo tiene una relación racional sino también emocional. Y ahora en la plataforma tenemos muchas empresas de sectores de impacto social".

Normas
Entra en El País para participar