Técnicas para despertar la vocación temprana de las STEM

Las empresas de consultoría y la Fundación Junior Achievement fomentan el interés científico-tecnológico de los estudiantes

Un grupo de niñas comprueban el resultado de un experimento tecnológico.
Un grupo de niñas comprueban el resultado de un experimento tecnológico.

La transformación digital de la sociedad, fruto del constante avance tecnológico, está impactando en el sector productivo y el mercado laboral, que demanda cada vez más profesionales STEM (con cualificación en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, según el acrónimo en inglés). Sin embargo, buena parte del talento joven se está inclinando por otras áreas de actividad, en especial niñas y jóvenes. La patronal de empresas tecnológicas DigitalES estima que existen al menos 10.000 empleos vacantes en el sector tecnológico en España.

Pero despertar el interés por las materias científico-tecnológicas es una labor que debe hacerse desde el colegio, en la educación primaria y secundaria, para enfocarse más tarde en la educación superior. Así lo considera la Asociación Española de Empresas de Consultoría (AEC), que ha firmado por segundo año un acuerdo de colaboración con la Fundación Junior Achievement para fomentar las vocaciones STEM a través de proyectos de formación en 11 centros educativos seleccionados por la Comunidad de Madrid, enmarcados dentro de su iniciativa STEMadrid.

La primera edición de este proyecto tuvo lugar en 2019 y, tras el paréntesis forzado por el estallido de la pandemia, la AEC ha decidido retomarlo este año. La asociación está especialmente interesada en acercar a las niñas y a las jóvenes –la presencia de mujeres en carreras tecnológicas sigue siendo escasa– las disciplinas STEM, que “son las más demandadas por las consultoras. Por ello, el interés de las compañías de la asociación en la iniciativa es muy alto”, reconoce Jordi Casals, director general de la AEC.

El programa está destinado a alumnos desde 5º de primaria a 4º de secundaria

La contribución de las empresas de la AEC a la iniciativa llega nuevamente a través de voluntarios que imparten los programas educativos diseñados por Junior Achievement, donde asesoran y forman previamente a los profesionales. En esta segunda edición participan 120 voluntarios procedentes de 19 empresas pertenecientes a la AEC. La formación a los voluntarios se realizó el pasado 15 de marzo en formato online. “A través de una plataforma digital, la Fundación Junior Achievement pone a disposición de los voluntarios los recursos y materiales necesarios para desarrollar los distintos programas, entre los que se incluye un manual del voluntario para preparar las sesiones”, explica Casals.

Las acciones educativas propuestas por la Fundación Junior Achievement para este plan están destinadas a fomentar las carreras STEM desde 5º de Educación Primaria hasta 4º de Educación Secundaria, con edades comprendidas entre los 10 y los 16 años. El proyecto, que se desarrolla desde finales de marzo y se prolongará hasta mayo, no solo promueve la educación tecnológica entre los jóvenes, también les ayuda a despertar sus habilidades emprendedoras e intercala estas acciones formativas con otras de orientación laboral.

Como explica Lucía de Zavala, directora general de la Fundación Junior Achievement España, la entidad conforma el eje de orientación laboral poniendo a disposición de los docentes que forman parte de esta red cuatro programas educativos. Conoce la Ciencia STEM 1 y Conoce la Tecnología STEM 2, donde “a través de juegos, los estudiantes de 5º y 6º de primaria van descubriendo poco a poco las diferentes profesiones STEM y conociendo qué tareas realizan los profesionales de estas áreas. En estas etapas educativas lo más importante es que aprendan divirtiéndose”.

Emprendimiento

Orienta-T está “dirigido a alumnos de primero, segundo y tercero de secundaria, en el que los jóvenes reflexionarán sobre su futuro profesional y conocerán las diferentes salidas profesionales de las áreas STEM a través del testimonio de profesionales del sector”. Y Miniempresas, está pensado para “estudiantes de cuarto de secundaria en el que los jóvenes diseñarán sus propios proyectos de emprendimiento relacionados con las disciplinas STEM”.

La contribución de las empresas de la AEC a la iniciativa se hace a través de voluntarios

“En el caso de primaria, los alumnos aprenden a través de juegos y en el caso de secundaria, los jóvenes conocen las STEM a través de los voluntarios profesionales, quienes les acercan de una manera cercana la realidad laboral de estas áreas a través de ejemplos reales basados en su experiencia profesional”, detalla De Zavala. “Cada voluntario participa en dos o tres sesiones en formato online (de una duración de 50 minutos cada una) impartiendo uno de los programas diseñados por la Fundación Junior Achievement”, profundiza por su parte el director general de la AEC.

Lo que se imparte, siempre en horario lectivo, son programas educativos basados en la metodología “aprender haciendo” de la Fundación Junior Achievement, destaca su directora, “con la que los jóvenes se convierten en los protagonistas de su aprendizaje”.

Formación adaptada a cada etapa educativa

La Fundación Junior Achievement promueve el fomento de las vocaciones STEM en los estudiantes de Educación Primaria, Secundaria y Bachillerato de todo tipo de centros educativos a nivel nacional con programas como Orienta-T o Socios por un día. “Nuestro objetivo es continuar con esta misión y la modalidad online que tenemos disponible en nuestros programas nos permite hacerlo extensible a un mayor número de niños y jóvenes de cualquier zona de España”, señala Lucía de Zavala.

El programa desarrollado por la fundación y la Asociación Española de Empresas de Consultoría en la Comunidad de Madrid ha tenido un gran éxito en estas dos primeras ediciones, según sus promotores. “Debido a esta buena práctica, estamos valorando replicar estos programas en otras comunidades autónomas”, apunta De Zavala.

Los materiales educativos que se imparten son desarrollados por un equipo de pedagogos de la Fundación Junior Achievement, quienes adaptan las actividades a cada etapa educativa y las diseñan para asegurar el desarrollo de las habilidades no cognitivas (blandas o soft skills) en cada una de ellas. “Son aquellas habilidades personales y sociales que tenemos las personas que nos permiten desarrollarnos en la vida adulta. Por ejemplo, la postergación de la recompensa o la perseverancia”.

Normas
Entra en El País para participar