El déficit público cierra 2021 en los 81.500 millones, el 6,76% del PIB y 1,6 puntos por debajo de lo previsto

El Gobierno había comunicado a Bruselas inicialmente una previsión del 8,4%

Las cifras permiten al Ejecutivo desplegar el plan de choque frente a la guerra en Ucrania

Défcit Seguridad social Pulsar sobre el gráfico para ampliar

España cerró 2021 con un déficit público de 81.500 millones de euros, el 6,76% del PIB y unos 3,3 puntos menos del dato anotado un año antes (10,08%) debido al aumento del gasto y la caída de los ingresos por la pandemia de Covid-19. “Es la mayor reducción en un año de toda la serie histórica. En apenas 12 meses el saldo fiscal ha mejorado en 31.500 millones, un descenso del 28%”, explicó este jueves la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en la presentación de los datos de ejecución presupuestaria de las administraciones públicas.

Incluyendo la ayuda financiera, ya que Eurostat decidió contar con la Sareb para hacer los cálculos el pasado año, el déficit habría disminuido del 10,27% al 6,87% del PIB, una caída de 3,4 puntos. “El Gobierno ha cumplido por primera vez en 10 años las previsiones de ingresos incluidas en los PGE de 2021, algo que nunca logró el PP”, señaló la titular de Hacienda.

La reducción del déficit público es superior a la prevista por parte de los diferentes organismos nacionales e internacionales y, también, a la proyectada por el propio Ejecutivo, que en un principio situó la previsión de déficit en el 8,4%. Estos analistas “dieron una referencia de déficit muy superior a la que finalmente hemos llegado”, apuntó la ministra. La cifra final, añadió, “también es más baja que la que el propio Gobierno transmitió a Bruselas”, en concreto, de unos 19.500 millones de euros menos.

Montero también avanzó que la recaudación tributaria marcó un máximo histórico de 223.382 millones de euros en 2021, un 15,1% superior a la registrada en 2020. Según dijo, las cifras se deben a la mejora de la actividad, con un incremento anual del 7,5% en el IRPF, del 14,5% en el IVA, del 68% en Sociedades y del 5% en los impuestos especiales.

Todos estos datos, junto al hecho de que las reglas fiscales que establecen límites al déficit y la deuda estén congeladas temporalmente por la Comisión Europea, permiten al Gobierno desplegar el plan de choque anunciado esta semana para combatir los efectos de la escalada de la inflación, alimentada por la guerra en Ucrania. “Por eso el plan incluye rebajas fiscales significativas y bonificaciones en el combustible”, recordó Montero. Según concretó la ministra, la prórroga hasta el 30 de junio de las rebajas fiscales de la electricidad se traducirá en un ahorro de 7.000 millones para todas las familias.

Por subsectores, la administración central registró un déficit de unos 72.000 millones de euros (-5,9% del PIB), las comunidades autónomas anotaron uno de 334 millones (-0,03%), y los fondos de la Seguridad Social, de 12.300 millones de euros (-1,02%). Las corporaciones locales, por su parte, cerraron con un superávit de 3.271 millones de euros, el 0,27% del PIB.

Lo más importante, resaltó la titular de Hacienda, “es que esta mejora del saldo fiscal no ha sido consecuencia de una política de recortes o austeridad, sino del estímulo producido por las administraciones y las políticas de respuesta desplegadas por el Gobierno para combatir la pandemia y proteger las rentas de familias y empresas”. En esta línea, Montero resaltó el uso de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE), que “han permitido a la población conservar su empleo”.

Estado

En 2021, el Estado registró un déficit equivalente al 6,14% del PIB frente al 7,56% anotado un ejercicio antes, incluyendo la ayuda financiera. De esta forma, el déficit rozó los 73.000 millones, lo que supone un descenso del 12,8% respecto a los 84.799 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Este resultado, explicó la ministra, se debe a un robusto incremento de los ingresos no financieros, del 20%, frente al comportamiento de los gastos, que crecen a menor ritmo a medida que se relaja la crisis sanitaria.

El déficit primario, descontando los intereses, se redujo por su parte un 18,7% hasta los 50.734 millones, representando el 4,21% del PIB, una reducción de 1,35 puntos respecto a 2020.

Seguridad Social

El Estado no fue el único que vio disminuir sus números rojos respecto a lo previsto. La Seguridad Social cerró 2021 con un déficit de 11.192 millones, lo que representó el 0,93% del PIB. Esto supuso una aminoración de este saldo negativo frente a los 13.131 millones de 2020, y que por primera vez desde 2013 el déficit haya quedado por debajo del 1% del PIB. La mejora de la recaudación por cotizaciones sociales, que creció un 10%, el doble que el gasto en pensiones contributivas, propiciaron este resultado, según informó el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

En concreto, este crecimiento de los ingresos por cotizaciones sociales, gracias a la mejoría del empleo en 2021, junto a las mayores aportaciones del Estado a las cuentas de la Seguridad Social para costear los llamados gastos impropios –que han crecido hasta 36.112,31 millones, un 0,89% más–, fueron las dos causas principales que han llevado al adelgazamiento de este déficit. Además, el aumento del gasto en prestaciones, aun siendo elevado (173.814 millones, un 5,9% más que en 2020), creció cuatro puntos menos que los ingresos por cuotas. La mayor partida de gasto, 160.588 millones, corresponde a pensiones y prestaciones contributivas, con un aumento de un 5,4% (8.229 millones de euros más). Y estrictamente, el área contributiva del gasto en pensiones (incapacidad permanente, jubilación, viudedad, orfandad y en favor de familiares) aumentó un 4,9% hasta 138.459 millones.

Desde el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones destacaron que tanto en términos absolutos como en términos relativos, la cifra de cierre del ejercicio es menor a la inicialmente prevista en los Presupuestos Generales del Estado, que estimaba un desequilibrio del 1,2% del PIB.

Regiones

Según los datos publicados por Hacienda, a cierre del ejercicio 2021 un total de 10 comunidades autónomas registraron superávit: Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, Madrid, Navarra, La Rioja y País Vasco. En total, las regiones cerraron con un relativo equilibrio presupuestario al registrar un saldo negativo de apenas 334 millones. Esta reducción del déficit, adujo Montero, se debe a las medidas adoptadas por el Gobierno central para transferir recursos a las autonomías y garantizar los recursos necesarios para atender los gastos derivados de la pandemia.

Así, los ingresos de la administración regional aumentaron un 9,6% anual, unos 19.672 millones. Sin las ayudas extraordinarias del Estado o las transferencias directas, explicó la titular de Hacienda, en vez de lograr un incremento del 9,6% en los recursos, la caída habría sido del 0,4%.
Las entidades locales, en paralelo, presentaron un superávit de 3.271 millones. Este subsector lleva registrando saldos positivos desde hace una década.

Gasto asociado a Covid-19

Según los datos dados a conocer por Hacienda, el gasto vinculado estrictamente al coronavirus del conjunto de Administraciones Públicas alcanzó en 2021 los 35.728 millones, inferior en un 19% a los 43.875 millones registrados en 2020. De ese total, el gasto del Estado fue de 33.414 millones (es decir, el 94% del total), de los cuales transfirió a otros subsectores unos 27.232 millones. El gasto Covid de la Seguridad Social, por su parte, ascendió a 10.496 millones euros, inferior a los 27.831 millones de 2020, mientras que las comunidades autónomas incurrieron en un gasto de 18.305 millones, por encima de los 13.360 millones de 2020. Finalmente, las entidades locales ejecutaron 745 millones, por debajo de los 1.254 millones del año anterior.

La paulatina vuelta a la normalidad sanitaria y el menor gasto imprevisto dedicado al Covid permitirán al Gobierno, incluso en plena crisis inflacionista, rebajar el déficit en 2022 al entorno del 5%. Este es, al menos, el objetivo que reivindicó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. Por ahora, según los datos de este departamento, el déficit del Estado registró un descenso del 27,6% en los dos primeros meses de 2022 en comparación con el mismo periodo del año anterior. En concreto, hasta febrero, supuso un 0,87% del PIB frente al 1,3% de febrero de 2021, y se situó en 11.364 millones frente a los 15.694 millones del mismo periodo del ejercicio anterior. Hasta entonces, los ingresos ascendieron hasta los 25.500 millones, la mayoría vía impuestos.

Normas
Entra en El País para participar