Conflicto

El Gobierno quiere que la CNMC controle la bonificación del gasoil en las gasolineras

Busca asegurar que el mínimo de 20 céntimos de rebaja para el transporte profesional se traslada en los precios mioristas

Cani Fernández, presidenta de la CNMC.
Cani Fernández, presidenta de la CNMC.

La CNMC va a tener un papel clave en la supervisión de la batería de ayudas que el Gobierno ha pactado con el transporte profesional por carretera para mitigar el impacto de la subida de los combustibles. Al órgano que preside Cani Fernández se le va a pedir que supervise que la bonificación sobre el gasoil, gasolina y adblue se traslada en los precios minoritas y que llega al bolsillo de los transportistas.

Esto implica controlar que en las gasolineras se hace efectiva la rebaja de un mínimo de 20 céntimos por litro (15 aportados por el Estado y cinco como mínimo por parte de las petroleras) a los transportistas. Una ayuda que alcanzará un total de 600 millones de euros, según estimaciones del Ministerio de Transportes desde el 1 de abril hasta el 30 de junio.

La bonificación pactada con la patronal CNTC supone un ahorro mensual de alrededor de 700 euros por vehículo que funcione a gasoil. Y desde el Ministerio de Tansportes se ha asegurado que será prorrogable si la coyuntura de precios desbocados se mantiene durante el verano.

Con el recurso del Ejecutivo a la CNMC se elige un observador que conoce sobradamente el segmento minorista del mercado de carburantes. La antigua CNC ya lo analizaba a raíz de la liberalización del sector en España a principios de los años noventa. Se trataba de vigilar y garantizar la competencia en una actividad que anteriormente funcionó en régimen de monopolio. La CNC también se ocupó de seguir el comportamiento del mercado ante las fluctuaciones de los precios internacionales del petróleo.

Normas
Entra en El País para participar