Conflicto

La petición de mayor ayuda tensa el pulso entre transportistas y Gobierno

La plataforma convocante de los paros en mercancías sigue dispuesta a dar batalla

Camiones estacionados en las inmediaciones del estadio Wanda Metropolitano, en Madrid, en protesta contra los precios del gasoil.
Camiones estacionados en las inmediaciones del estadio Wanda Metropolitano, en Madrid, en protesta contra los precios del gasoil. Europa Press

Doce días después de que el transporte de mercancías por carretera comenzara a parar motores, con fortísimo impacto en la cadena de suministros, el Gobierno traslada esta noche el grado de concreción que esperaban escuchar los transportistas sobre las medidas de alivio ante la escalada del coste del combustible.

El precio del gasoil profesional será bonificado a partir del 1 de abril, pero no se ha concretado a las 22 horas aún en qué cuantía por litro. Fuentes cercanas a los contactos aseguraron que la horquilla que se contempló durante la tarde iba de 20 a 30 céntimos de euros por litro. Y, al parecer, la rebaja que alcanza al transporte pesado de mercancías se producirá hasta el mes de junio.

El Ejecutivo confía en que su apoyo al sector devuelva a la actividad a los miles de vehículos pesados, esencialmente de pymes y autónomos, que han protagonizado todo tipo de protestas durante los últimos días, impulsados por la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías por Carretera. Su argumento central de queja es que trabajan a pérdidas. Además del abaratamiento del gasoil demandan una reforma en el sistema de subcontratación del transporte para ligar las tarifas a la variación de costes.

La bonificación negociada con la sección de mercancías del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) partía esta mañana de los 500 millones de euros comprometidos por el Ministerio de Transportes el pasado lunes. El ajuste por litro de gasoil en España comparará con los 30 céntimos de rebaja en Portugal durante un mínimo de tres meses; los 15 céntimos pactados en Francia para cuatro meses, a lo que se suman ayudas al sector por 400 millones de euros, y con el descuento italiano de 25 céntimos durante el periodo de un mes.

Refuerzos

El intento de pacto con la gran patronal de los transportistas está siendo liderado durante toda la jornada por la vicepresidenta primera y titular de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. Junto a ella se sientan la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, y la titular de Transportes, Raquel Sánchez. Enfrente, los representantes de las 12 asociaciones que conviven bajo el paraguas de la CNTC: ACTE, Anatrans, Astic, Atfrie, CETM, Feintra, Fenadismer, Feteia, Fetransa, Fitrans, FVET y la asociación de la logística UNO. El encuentro es a vida o muerte a la vista de que la protesta en las carreteras han ido multiplicándose desde que el lunes se anunciara la bonificación de 500 millones. También pesa sobre la mesa el impacto que el parón de los camiones está teniendo en sectores productivos como la industria siderúrgica, la construcción, automoción, pesca, ganadería o en los sectores agrícola y alimenticio, entre otros muchos.

Desde las patronales CEOE y Cepyme se advirtió en la tarde del miércoles del riesgo de colapso de la economía. Son muchos los frentes del empresariado desde los que se ha criticado al Gobierno por su lenta reacción pese a que las ayudas al sector en todos los países citados partirán el 1 de abril, igual que en España.

Presión

Las distintas voces de la CNTC han acudido a la cita en el Ministerio de Transportes con la idea de pedir por encima de lo ofertado por el Ejecutivo. Juntas directivas, asambleas y comités ejecutivos de muchas de estas organizaciones, celebradas a lo largo de esta semana para debatir la posición ante el Gobierno, habían constatado que el volumen de las bonificaciones se quedaba corto ante la incertidumbre generada por la invasión rusa de Ucrania.

Fuentes cercanas a las conversaciones explican que parte de la CNTC ha reclamado entre 700 y 1.000 millones de euros en rebajas. En la parte alta de la horquilla se instaló como abanderada la asociación del transporte internacional Astic.

Desde el ministerio de Raquel Sánchez se aclaró ya el lunes que una parte del dinero partirá de los presupuestos públicos y otra se cargará a las comercializadoras y distribuidoras de combustibles. Antes de la reunión se especulaba con una relación del 50%-50%.

Otro punto que se ha reiterado es que el transporte de viajeros por carretera, en lo que toca a taxis, plataformas de VTC, ambulancias y autobuses de servicios no regulares, está fuera de este apoyo al segmento de mercancías. Se trata de colectivos cubiertos por el gasoil profesional y sus bonificaciones se articulan de manera independiente.

En zona de incertidumbre queda la paquetería, con 115.000 furgonetas en toda España que están al margen del gasoil profesional. Un caballo de batalla de parte de la CNTC es que el colectivo del reparto sea también respaldado ante la escalada de los combustibles. Fenadismer o UNO son dos de las asociaciones que representan los intereses de los profesionales con vehículos de menos de 3,5 toneladas.

Fuera de la negociación

El Gobierno se ha mantenido en su decisión de no sentar a la mesa de negociación a la Plataforma en Defensa del Transporte de Mercancías, donde se ha insistido en todo momento en que solo se desconvocaría la movilización si se le ofrecía interlocución directa desde el Ministerio de Transportes.

Pese a reconocer días a tras que estaba cerca de alcanzar sus objetivos, el colectivo que agrupa a pymes y autónomos sostiene que la CNTC no estaba negociando el verdadero motivo del paro, y que la normalidad en las carreteras pasa por acabar con el “abuso” de las empresas cargadoras y de mensajería sobre los camioneros y conductores de furgonetas. La plataforma insiste en que las subcontratas están cobrando un precio inferior a sus costes.

El gasoil profesional alcanza a unos 270.000 camiones en España. Su devolución pasa ahora a ser mensual, en lugar de trimestral, al tiempo que se ha empezado a publicar semanalmente el índice de variación del precio de este combustible. Una información clave a la vista de que el Real Decreto ley 3/2022, convalidado la semana pasada en el Congreso de los Diputados, ya obliga a trasladar la fluctuación en el coste del combustible en los contratos de transporte, desde la firma hasta la ejecución del servicio.

Esa misma norma también recoge, entre otras concesiones, la histórica reivindicación de prohibir la participación del conductor en la carga y descarga de los vehículos.

El mayor integrante de la CNTC, la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM), viene hablando en los últimos días de logros históricos para el sector que fueron negociadas el pasado mes de diciembre, con la presión de una amenaza de paro patronal en plenas Navidades, a lo que se suman las nuevas ayudas. Otra de las asociaciones de peso, Fenadismer, pedía concreción en las medidas para aconsejar la vuelta a la actividad de sus asociados.

Gobierno y sectores económicos quedan pendientes de la reacción de los miles de transportistas que anoche seguían en pie de protesta.

Normas
Entra en El País para participar