_
_
_
_
Materias primas

El petróleo frena tras marcar máximos de dos semanas

El barril de Brent pierde los 115 dólares después de superar los 119 dólares La OPEP insiste en no elevar la producción pese a las presiones de Occidente

Una plataforma de perforación en la isla de Tenerife.
Una plataforma de perforación en la isla de Tenerife.

El precio del petróleo intenta hoy salvar la jornada sin grandes sobresaltos, pendiente de si la UE terminará por dar el paso de renunciar a las importaciones de crudo ruso, en una nueva batería de sanciones por el recrudecimiento de su invasión a Ucrania.

El petróleo Brent, de referencia en el Viejo Continente, se disparó ayer más del 7% y hoy ha llegado a subir más del 3% hasta superar los 119 dólares. No obstante, frena la escalada y llega a retroceder por debajo de los 115 dólares, con un descenso de casi el 1%. Incluso por momentos ha bajado hasta los 113 dólares, ya que los miembros de la Unión Europea no están de acuerdo sobre un posible embargo de petróleo a Rusia.

Los ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea están divididos sobre la conveniencia de unirse a Estados Unidos en la prohibición del petróleo ruso. El responsable de política exterior de la UE, Josep Borrell, ha señalado hoy que espera que el bloqueo al petróleo ruso será un tema de debate en la cumbre de líderes europeos que se celebra esta semana, aunque probablemente sin que se llegue a un acuerdo sobre ello. Después de todo, la dependencia energética de la UE respecto a Rusia es enorme, le compra a Moscú el 40% del gas que consume y más del 25% del petróleo. Estados Unidos, país productor de petróleo y gas, apenas compra a Rusia el 7% de sus importaciones de crudo, ya que consume más del que produce.

Por su parte, el crudo estadounidense West Texas Intermediate baja cerca del 2% hasta los 110 dólares. El petróleo también cae debido al fortalecimiento del dólar tras los comentarios del presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos, Jerome Powell, que apuntan a un endurecimiento más agresivo de la política monetaria.

La tensión sobre el precio del petróleo promete mantenerse en todo caso a la vista de la reticencia de la OPEP a elevar su producción. El Gobierno saudí insistió este martes en su compromiso con el acuerdo de la OPEP+ para aumentar de manera gradual pero limitada la producción de petróleo, mostrando de nuevo su oposición a un incremento más rápido que frene la continúa subida del precio del crudo, como piden los países consumidores. "El Consejo de Ministros subrayó la importancia del papel esencial del acuerdo OPEP+ para el equilibrio y la estabilidad de los mercados petroleros", indicó ese órgano en un comunicado publicado por la agencia de noticias oficial, SPA, tras una reunión presidida por el monarca saudí, Salman bin Abdelaziz.

Arabia Saudí, el mayor exportador mundial de crudo, reiteró así su oposición a las presiones internacionales, especialmente de Estados Unidos y la Unión Europea, para acelerar el ritmo de la producción y frenar la subida de los precios. Y lo hace una semana después de la visita al país del primer ministro británico, Boris Johnson, en un nuevo intento por hacer cambiar de postura al país árabe.

Por otro lado, el temor a que Europa sufra un problema de suministro de gasóleo, que ha disparado su precio, crece y puede ser un riesgo real, según han advertido los responsables de Trafigura y Gunvor, dos de las principales plataformas mundiales de negociación de materias primas. “El mercado del diésel está extremadamente tenso. Va a tensarse aún más y probablemente habrá shocks de suministro”, ha advertido el consejero delegado de Trafigura, Jeremy Weir.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_