Hogan Lovells decide dejar de operar en Rusia

La firma de origen anglosajón revisará los contratos que mantenían hasta ahora para resolverlos de forma ordenada

Hogan Lovells decide dejar de operar en Rusia

Los bufetes han reaccionado desde el primer momento ante la invasión del ejército del Kremlin en Ucrania. Un nuevo despacho ha alzado la voz para condenar la agresión militar. El bufete de origen anglosajón Hogan Lovells ha anunciado que dejará de operar en Rusia y que está revisando las operaciones que mantenían hasta ahora para resolverlas de forma ordenada.

El despacho se une así a otras firmas inglesas, como Clifford Chance, que anunció hace una semana que no aceptarían nuevos clientes rusos de los que tuvieran una mínima sospecha de relación con Vladmir Putin. La multinacional EY también comunió que no prestará servicios en todo el mundo a ningún cliente del Gobierno ruso.

El listado de despachos que han manifestado su clara repulsa a la invasión de Ucrania y se han alineado con las víctimas del conflicto es largo e incluye a bufetes nacionales como Pérez-Llorca y Garrigues.

"Seguimos horrorizados por la guerra en Ucrania y la creciente devastación y sufrimiento que está causando", afirma en su comunicado Hogan Lovells. Hay que señalar que el despacho tiene una oficina en Moscú con 68 personas, de las cuales 38 son abogados y tres son socios. La preocupación de la firma está en velar por su seguridad y bienestar.

"También continuamos apoyando a una serie de organizaciones y nuestros colegas brindan ayuda humanitaria a los refugiados a través de ayuda, vivienda, donaciones caritativas, asesoramiento legal gratuito y servicios de traducción. Seguimos pensando en la gente de Ucrania y esperamos que una resolución pacífica a esta guerra", afirman desde el despacho.

Normas
Entra en El País para participar