La propuesta de los expertos haría pagar el impuesto de matriculación al 92% de los coches

Solo los eléctricos y los híbridos enchufables se librarían

El año pasado lo abonó el 6,87% de los que compraron un vehículo nuevo

Impuesto de matriculaciones pagar Pulsar sobre el gráfico para ampliar

El libro blanco sobre la reforma tributaria que el grupo de expertos presentó al Ministerio de Hacienda a principios de este mes contempla tres propuestas que aumentarían de forma exponencial la recaudación del impuesto de matriculación. En 2021, esta tasa solo la pagó el 6,87% de quienes compraron un vehículo nuevo, según los datos de matriculaciones por tramos de emisiones que ha facilitado Faconauto (asociación que representa a los concesionarios) a CincoDías.

Esto se debe a que el 93% restante de los vehículos nuevos que se vendieron en España el año pasado emitió menos de 140 gramos de CO2 por kilómetro, que fue el mínimo a partir del cual se pagó el impuesto de matriculación por la moratoria aprobada por el Congreso de los Diputados en mayo de 2021 como consecuencia de la pandemia.

El impuesto es progresivo en relación a la contaminación del coche, es decir, cuanto más emite el automóvil que se adquiere, más se paga. Una de las tres propuestas que hicieron los expertos a Hacienda, concretamente la segunda, señala que el mínimo para empezar a pagar el impuesto (sería una tasa del 5%) debería estar en 55 gramos de CO2 por kilómetro en vez de en los 140 gramos de CO2 en los que estuvo el año pasado o en los 120 gramos en los que está actualmente.

Ponerlo en 55 gramos de CO2 supondría en la práctica, según fuentes del sector, que solo los vehículos híbridos enchufables y los eléctricos quedarían exentos de tributar. Estos automóviles supusieron apenas el 7,6% de las matriculaciones en España en 2021. Es decir, más del 92% de las compras de vehículos nuevos hubiesen tenido que pagarlo si el año pasado se hubiera usado el planteamiento propuesto por los expertos.

A día de hoy, el impuesto de matriculación está dispuesto de la siguiente manera: los coches que emiten menos de 120 gramos de CO2 por kilómetro no lo pagan; entre 121 y 159 gramos tributan un 4,75%; entre 160 y 199 gramos de CO2 pagan un 9,75%; mientras que los que contaminan por encima de esa cifra tienen un impuesto de ma­tricu­lación del 14,75%.

Las propuestas, una a una

El primer escenario del grupo de expertos supone una relajación del impuesto para el tramo menos contaminante (ya que pone el suelo en los 127 gramos de CO2 por kilómetro) y un endurecimiento para los vehículos con más emisiones. Los tramos quedarían así: hasta los 127 gramos de CO2 por kilómetro no se paga el impuesto; entre los 127 y los 152 gramos se paga un 5%; de 152 gramos a 175 la tasa pasa a ser del 10%; mientras que a partir de los 176 gramos se paga un 15%.

Además, los expertos aconsejan la introducción de un suplemento sobre el peso de los vehículos que superen los 1.800 kilos. De esta forma, los coches grandes que rebasen dicho peso tendrán que añadirle a su impuesto de matriculación una tasa de 10 euros por cada kilo adicional (esta tasa por el peso también está en las otras dos propuestas). Con este escenario, los expertos esperan que la recaudación llegue hasta los 862,63 millones de euros, casi el doble de los 468 millones que el Estado recaudó en 2021 con el impuesto de matriculación.

La segunda propuesta contempla los siguientes tramos: hasta los 55 gramos no se paga el impuesto; de 55 a 127 gramos de CO2 la tasa es del 5%; entre 127 gramos y 152 el impuesto escala al 10%; entre 152 y 175 gramos pasa al 15%, y, finalmente, para los más contaminantes el impuesto de matriculación es del 20%. Este planteamiento, según los expertos, supondría una recaudación para las arcas del Estado de 1.847 millones.

Por último, la tercera de las propuestas plantea un cambio en el esquema actual del impuesto, sustituyendo el actual gravamen por “un impuesto unitario que se aplique sobre las emisiones esperadas del vehículo”. En este escenario solo los eléctricos se libran del tributo, ya que se paga desde el primer gramo de CO2 por kilómetro que se emite: hasta los 86 gramos, el tipo impositivo es de 0,33 euros por gramo; entre 87 y 111 gramos es de 20 euros por gramo, y así sucesivamente, hasta pagar un total de 144 euros por gramo en caso de que el coche emita más de 173 gramos de CO2 por kilómetro. Este esquema aumentaría la recaudación hasta los 2.335 millones.

La recaudación de la tasa se disparó un 25% en 2021

Se compraron coches más caros. El Estado logró un incremento de la recaudación del 25,4% en el impuesto de matriculación el año pasado, hasta los 468 millones, a pesar de la moratoria aprobada en mayo que suavizó los tramos de emisiones, según datos de la Agencia Tributaria. En total, la media de emisiones de los coches matriculados el año pasado fue de 128 gramos de CO2 por kilómetro. Por su parte, los clientes pagaron una media de 20.472 euros por sus automóviles nuevos incluyendo el impuesto de matriculación (sin él, el valor medio ascendió a 19.951 euros), lo que supone un incremento interanual del 5,8%.

Pérdida de matricu­laciones. Debido al final de la moratoria aprobada en mayo, Faconauto estima que el endurecimiento del impuesto de matriculación que entró en vigor en enero de este año puede acarrear la pérdida de 70.000 y 100.000 ventas de coches nuevos este año. Los concesionarios estiman que, con los tramos actuales, adquirir un vehícu­lo nuevo será entre 800 y 1.000 euros más caro que en 2021.

Normas
Entra en El País para participar