Coca-Cola, PepsiCo, McDonald's y Starbucks suspenden sus ventas en Rusia

El gigante de los refrescos asegura que seguirá vigilando y evaluando la situación a medida que evolucionen las circunstancias

Planta embotelladora de Coca-Cola en Krasnoyarsk (Rusia).
Planta embotelladora de Coca-Cola en Krasnoyarsk (Rusia).

Los gigantes de la alimentación estadounidenses se han sumado este martes casi al unísono al veto hacia el Gobierno del presidente ruso, Vladímir Putin. Coca-Cola, Pepsi, Starbucks y McDonald's han anunciado la suspensión de sus negocios en Rusia, siguiendo la estela de una larga lista de multinacionales que han decidido dejar el país en respuesta a la invasión de Ucrania.

Los anuncios de este martes son especialmente significativos, tanto por el volumen de negocios como por lo simbólico de unas marcas que representan como ninguna otra el american way of life y cuya llegada a Rusia, en el particular caso de MacDonald's en 1990, se convirtió en su momento en un acontecimiento de modernidad en la Rusia postsoviética.

La suspensión del negocio de estas franquicias mundiales supone para Rusia un golpe adicional en el mismo día en que el presidente de EE UU, Joe Biden, anunció la prohibición de importación de petróleo, gas natural y carbón de Rusia como castigo por la invasión de Ucrania.

En un breve comunicado, Coca-Cola ha explicado que seguirá vigilando y evaluando la situación a medida que evolucionen las circunstancias. "Nuestros corazones están con la gente que está sufriendo los horribles efectos de estos trágicos acontecimientos en Ucrania", ha señalado la compañía con sede en Atlanta (EE UU).

Por su parte, la multinacional estadounidense PepsiCo anunció que va a suspender la venta de Pepsi, 7Up y otros refrescos en Rusia, donde también paralizará sus inversiones y su publicidad. Sin embargo, a diferencia de otras empresas, no detendrá todas sus actividades en Rusia y seguirá suministrando algunos productos, que incluyen leche, lácteos y comida para bebés, artículos que considera esenciales para muchos rusos.

Según The Wall Street Journal, el negocio lácteo de Pepsi que compró hace una década, da trabajo a unas 20.000 personas.

dará pausa en "todos sus negocios" McDonald's, el primero en anunciar este martes el cierre de sus 850 locales en todo el territorio ruso, en los que da empleo a 62.000 personas. Tras 32 años operando en el país, la cadena de hamburguesas ha justificado la decisión afirmando que no puede "ignorar el innecesario sufrimiento causado a Ucrania", aunque precisó que todos los empleados seguirán percibiendo sus salarios.

Horas después del anuncio de McDonald's , se sumó la cadena Starbucks, que aunque tiene cifras más modestas (170 locales, según Statista, y 2.000 empleados) supone igualmente otro potente símbolo de la globalización capitalista con sus cafeterías que suelen situarse siempre en las partes más concurridas de las ciudades principales.

Normas
Entra en El País para participar