Las hoteleras se preparan para una guerra de precios alentada desde Turquía

El país otomano recibió 4,7 millones de viajeros rusos en 2021. Tratará de captar turistas británicos y alemanes con grandes rebajas

Turistas en la playa del Arenal (Palma de Mallorca)
Turistas en la playa del Arenal (Palma de Mallorca)

En los doce días que han transcurrido desde que Rusia invadió Ucrania, el turismo mundial ha sufrido el cierre del mercado ruso y ahora se prepara para la respuesta de Turquía, cuyo primer mercado emisor de viajeros es Rusia. En 2021 llegaron 4,7 millones de viajeros rusos a los principales destinos turcos, lo que supuso doblar la cifra de 2020, ya que el resto de destinos de la UE no aceptaban la vacuna sputnik.

Los grandes operadores turcos se frotaban las manos en el escenario del cierre del espacio aéreo de la UE para Rusia, pero no supieron medir el impacto que las sanciones económicas y las restricciones de movimiento podían tener en la población rusa. Otro elemento en contra era la percepción negativa del destino por su proximidad a la zona del conflicto.

Conscientes ya de que no habrá turismo ruso, o que si lo hay será mucho más reducido de esos 4,7 millones, la industria hotelera turca ultima una guerra de precios para el verano con el fin de recuperar cuota de mercado. Y el objetivo, según fuentes hoteleras consultadas por Cinco Días, serán el mercado británico y el alemán, los dos mayores emisores de España.

Un informe elaborado para Cinco Días por el agregador OTA Insight revela que el precio medio en España para un mismo producto (hotel de cinco estrellas en régimen de alojamiento y desayuno para la primera semana de agosto) puede duplicar o triplicar el de Turquía, pero por ahora solo en algunos casos. Es el del hotel Ilayda Avantgarde en el municipio costero de Kusadasi, que cuenta con un precio medio de 90 euros, frente a los 160 euros del Riu Palace Oasis en Maspalomas (Gran Canaria) o los 230 del Secrets en Lanzarote. La brecha se estrecha, aunque los precios siguen siendo más elevados en España si se compara el hotel Ölüdeniz Blu Luxury, con un precio medio de 201 euros frente a los 250 euros del Hotel Victoria Gran Meliá en Palma de Mallorca.

Los datos facilitados por la consultora británica STR, especializada en datos de precios y rentabilidades para la industria hotelera, corroboran la brecha de tarifas entre España y Turquía. En enero de 2019, el dato de los hoteles incluidos en la base de datos de STR arrojaba una tarifa media de 95,1 euros para España y de 23,9 para Turquía. Doce meses después, cuando pocos presentían la llegada de la crisis del coronavirus, el precio medio repuntó hasta los 96,05 euros en España y también se incrementó hasta los 28,2 euros en el caso de Turquía.

Ese fue el punto de inflexión. En enero de 2021 se desplomó en España hasta los 73,88 euros y el de Turquía subió a 31 euros. En enero de 2022 creció en España hasta los 96,12 euros, pero más que se duplicó en Turquía hasta los 70,11 euros por el tirón de Rusia.

La batalla por las tarifas también se extenderá al Caribe

Reservas. Desde la agencia de viajes online Destinia confirman que la competencia por captar turistas este verano será feroz. “Se espera una gran batalla de precios, ya que todo el mundo quiere que vuelva a ser un verano récord”. También apuntan a que Turquía se puede ver perjudicada por el cierre del espacio aéreo de Ucrania, lo que encarecerá los precios.

Precios. Otra de las zonas afectadas por la ausencia de turismo ruso será el Caribe. “Es muy probable que también entre en la batalla de precios para cubrir ese hueco”, apuntan desde Destinia. En el caso de España, el impacto será limitado en viajeros (133.000 en 2020) y en destinos, ya que la gran mayoría visitaba Cataluña.

Normas
Entra en El País para participar