Mercados

Las claves de las Bolsas para la semana, con la guerra y el BCE en el punto de mira

Lagarde se reúne el jueves, con la previsión sobre tipos y estímulos como gran clave

Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid, sede de BME.
Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid, sede de BME. EFE

La invasión de Ucrania por parte de Rusia ha provocado un seísmo en los mercados de todo el planeta. Las Bolsas, especialmente las europeas, se han hundido (el Ibex 35 se desplomó la semana pasada un 9% en su peor retroceso desde el estallido de la pandemia en marzo de 2020), con los rendimientos de la deuda soberana subiendo de nuevo y la política de normalización monetaria congelada, pese a los disparatados datos de inflación: en España, el IPC de febrero se disparó al 7,4% interanual.

Antes del conflicto entre Rusia y Ucrania, el BCE iba a presentar  una hoja de ruta actualizada de sus planes de normalización de la política  monetaria, pero la combinación de una mayor inflación y un crecimiento  más débil en la zona del euro como resultado de la guerra complica
significativamente la orientación del BCE a este respecto.

No se espera ningún cambio en los tipos de interés del BCE.  La tasa de facilidad de depósito se mantiene en el -0,5%. La hoja de ruta del Banco Central, una vez concluido el programa de compras antipandemia, pasaba por adquirir deuda por 40.000 millones de euros al mes durante el segundo trimestre y por 30.000 en el tercer trimestre.

En EEUU la atención se centrará en la publicación del IPC de febrero y del índice de confianza de la Universidad de Michigan.  El jueves 10 de febrero a las 14:30 (hora española) publicará el dato del IPC de febrero,  y se estima que su tasa alcance un 7,9% anual, frente al 7,5% anual de enero. Por otro lado, el viernes 11 se conocerán los datos del índice de confianza de la Universidad de Michigan, que podría aumentar 4,7 puntos porcentuales, hasta 67,5 puntos.  

Los precios energéticos vuelven a poner en la picota la recuperación tras la pandemia, con el gas en máximos históricos, con los futuros para entrega en abril por encima de los 200 euros el  megawatio, según el mercado neerlandés, mientras que el coste del petróleo se sitúa por encima de los 118 dólares por barril de Brent.

Las sanciones a Rusia por parte de Europa, destacando la expulsión de siete bancos del sistema SWIFT para dificultar las transacciones monetarias rusas, a excepción de Sberbank ni Gazprombank debido a su papel clave en las transacciones asociadas a gas, petróleo y carbón. No obstante, Sberbank se ha retirado del negocio europeo.

Los inversores se centran en buscar activos refugio ante el riesgo de que la guerra desemboque en una tormenta nuclear, y la deuda estadounidense es uno de los valores favoritos. La rentabilidad del bono a 10 años (que se mueve a la inversa de su precio) vuelve a caer y se sitúa en 1,8%. El bono de EE UU a dos años cotiza en 1,499% y el diferencial con el de 10 años está en su nivel más bajo desde marzo de 2020, lo que apunta a expectativas de freno en el crecimiento. En Europa, el bono español a una década abona el 0,955% y el alemán al mismo plazo está de nuevo en terreno negativo, en el -0,0745%.
    
Los precios del oro se sitúan en máximos desde agosto de 2020, cerca de los 2.000 dólares por onza, mientras que el dólar avanza por quinto día consecutivo frente al dólar. La moneda europea ha perdido los 1,10 dólares por primera vez en 2 años.

Normas
Entra en El País para participar