Ataque ruso a Ucrania

Metales y productos agrícolas se suman a la escalada de la energía

Kiev paraliza sus puertos y Moscú suspende la actividad en el Mar Negro. El aluminio, el níquel o el paladio suben más del 5%

Cosecha de trigo.
Cosecha de trigo. Reuters

El agravamiento del conflicto entre Rusia y Ucrania tras los ataques realizados por Moscú ha disparado los precios de los futuros de metales y productos agrícolas. Rusia y Ucrania forman parte del llamado granero de Europa. Ambos suman el 29% de las exportaciones mundiales de trigo, el 19% de las de maíz y el 80% del suministro de aceite de girasol, pero también tiene una fuerte presencia en el suministro mundial de metales como el aluminio, el níquel o el paladio.

El ataque del ejército ruso a puntos clave de Ucrania ha traído consigo el cierre de puertos en ambos países desde los que ambos exportan sus mercancías. Kiev ha paralizado las operaciones en sus puertos, poniendo en jaque el flujo de suministros de trigo, cebada y maíz. Moscú, por su parte, ya había suspendido la operativa en el mar de Azov, y mantiene la actividad en el mar Negro. La suspensión de las actividades de los puertos de ambos países durante un tiempo indefinido provocaría, según expertos en comercio internacional, que mercados de todo el arco mediterráneo se vieran obligados a buscar suministros alternativos.

El posible impacto en las cadenas de suministro de la paralización de la actividad portuaria de ambas potencias ha disparado los precios de los futuros de los productos agrícolas, que de mantener la escalada pueden también impactar en la inflación tanto de la zona euro como de Estados Unidos en un momento en el que las firmas de análisis esperaban que tocara techo antes de que finalizara el primer semestre del año. Los futuros de trigo estadounidense se anotaron una subida del 5,7% y cotizan en máximos de nueve años, mientras que los del maíz sumaron un 5,2% y los del aceite de soja rebotaron un 5% a su máximo desde 2012. También tuvo impacto en la cotización de la avena, que se elevó un 4,4%.

La tensión bélica ha añadido, por otro lado, presión a los precios de otras materias primas como el aluminio, el níquel o el paladio, que tienen a Rusia como uno de sus principales productores. Los contratos sobre aluminio a tres meses en Londres avanzaron un 5%, marcando un nuevo máximo histórico. Por su parte, el níquel subió más del 5% hasta situarse por encima de los 25.000 dólares por tonelada y revalidando así los récord de 2011. También registró fuertes subidas el precio del paladio, que se disparó más del 6%. Los analistas temen además que las sanciones de la comunidad internacional a Moscú puedan restringir la oferta y elevar los costes de producción.

Rusia produce alrededor del 6% del aluminio del mundo y es responsable del 7% de la extracción mundial de níquel. El precio del aluminio ya se vio fuertemente presionado al alza en 2018 cuando las sanciones de

EE UU al productor de aluminio Rusal, uno de los mayores gigantes en la producción de este metal, desplomaron un 25% la cotización de la compañía en Bolsa y el metal se disparó un 32% en pocos días.

Normas
Entra en El País para participar