La UE tomará todas las medidas necesarias para frenar el impacto económico

El presidente del Gobierno pide el cese de la invasión

El G7 ve que los efectos pueden ir más allá de Europa y en el mercado energético del gas

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez realizó este jueves una declaración institucional tras la reunión del Consejo de Seguridad Nacional que estuvo presidido por el Rey, en la que condenó las “inaceptables” acciones militares del Gobierno ruso de Vladimir Putin en Ucrania.

La intervención del presidente fue contundente y acusó a Rusia de violar la legalidad internacional. Sin embargo, una parte de su intervención estuvo centrada en las más que seguras consecuencias económicas.

Sánchez asumió que el conflicto provocará consecuencias económicas en España y en toda la Unión Europea, especialmente en materia energética. Una afirmación que se presenta en un momento en que parecía que la crisis del continente por los efectos de la pandemia comenzaba a presentar síntomas de mejora. Sánchez exigió al mandatario ruso que cese la “invasión” de Ucrania y la “violación flagrante” de su soberanía nacional e integridad territorial. “España defenderá la legalidad internacional, se desvivirá por restablecer la paz y se mostrará solidaria con las poblaciones afectadas por el conflicto”, afirmó.

Reconoció este impacto económico y aseguró que la UE lleva tiempo preparando la respuesta para tomar “cuantas medidas sean necesarias para mitigar el impacto económico y energético”.

Pidió directamente a Putin que ponga fin de inmediato a la hostilidades y revoque el reconocimiento de independencia a las regiones que pertenecen a Ucrania. También que cumpla sus compromisos como firmante de los acuerdos de Minsk y regrese a la discusión dentro del formato de Normandía .

Sánchez indicó que los hechos son “muy graves y muy simples a la vez”. “Una potencia nuclear ha violado la legalidad internacional

y ha empezado la invasión de un país vecino, al tiempo que ha amenazado con represalias a cualquier otra nación que socorra al país agredido”, dijo. Se trata de una violación flagrante del derecho internacional, de la soberanía nacional y de la integridad territorial de Ucrania y además supone “un ataque frontal” a los valores que han proporcionado a Europa años de prosperidad y estabilidad, principalmente “la paz”.

Sánchez señaló que el Gobierno está comprometido con la paz y la mejor manera de garantizarla es “frenar cuanto antes” esta agresión y por eso se ha aprobado un primer paquete de sanciones a Rusia, para impedir que prosiga con unas acciones que ya han costado “demasiadas vidas”, indicó.

Así, señaló que los socios de la Unión Europea y los aliados de la OTAN quieren demostrar que las violaciones del derecho internacional y contra la soberanía de terceros países “no deben quedar impunes”.

Por su parte el grupo de las siete grandes potencias, el G7, condenó la invasión de Ucrania por Rusia como una “amenaza al orden internacional” y prometió una respuesta contundente y cohesionada ante una crisis cuyos efectos repercutirán “más allá de Europa”.El ataque, es “absolutamente injustificable”, apunta el comunicado conjunto emitido por la presidencia alemana al término de la cumbre virtual entre los líderes de Estados Unidos, Canadá, Japón, Francia, Reino Unido e Italia, además de Alemania. El documento plasma la preocupación de las potencias por los efectos del conflicto en el mercado global del sector energético y especialmente del gas. Alemania suspendió el martes, antes aún de iniciarse el ataque, la licencia al gasoducto ruso Nord Stream 2, cuya construcción terminó en 2021, pero que seguía pendiente de recibir los certificados correspondientes para empezar a funcionar. El G7 se comprometió a una “estrecha cooperación entre productores del sector y el consumidor para garantizar que el suministro de energía se mantenga “estable” a escala global.

Normas
Entra en El País para participar