El Estado francés inyecta 2.100 millones en EDF para asegurar su viabilidad

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, explicó que no habrá nacionalización de la empresa

Bruno Le Maire, ministro de Finanzas de Francia.
Bruno Le Maire, ministro de Finanzas de Francia. REUTERS

El futuro de Électricité de France (EDF) se despeja gracias a la ayuda pública. El Estado francés, que controla la multinacional de generación y distribución eléctrica con casi un 84% de su capital, inyectará 2.100 millones de euros en la ampliación de capital de 2.500 millones de euros de la compañía, después de haberle encargado la construcción de seis nuevos reactores nucleares para la transición energética.

El ministro de Finanzas, Bruno Le Maire, explicó este viernes en una entrevista a la emisora RTL que no habrá nacionalización de la empresa. “Necesita la ayuda financiera del Estado”, subrayó Le Maire, que recordó el mal momento que atraviesa la empresa por la indisponibilidad de varios de sus reactores atómicos, lo que va a suponer una reducción de la producción de electricidad este año.

Recordó, además, que la semana pasada el presidente francés, Emmanuel Macron, anunció su intención de construir media docena de nuevos reactores nucleares de tipo EPR para renovar el parque actual, que genera en torno al 70% de la electricidad del país. Los primeros deberían entrar en servicio en el horizonte de 2035-2037. Además de participar en el aumento de capital, el Estado continuará recibiendo los dividendos de EDF en acciones propias.

Ventas de activos

Asimismo, como parte de los esfuerzos para reforzar su balance, EDF anunció su intención de llevar a cabo entre 2022 y 2024 ventas de activos por un valor estimado de 3.000 millones de euros, mientras que propondrá a los accionistas de la empresa la posibilidad de optar por el pago del dividendo en acciones (‘scrip dividend’) para los ejercicios fiscales 2022 y 2023.

En respuesta a la crisis provocada por la pandemia, a mediados de 2020 la compañía ya puso en marcha planes de ahorro y disposición de activos con el objetivo de reducir sus gastos operativos en 500 millones de euros entre 2019 y 2022 y generar aproximadamente 3.000 millones de euros en ventas entre 2020 y 2022. A finales de 2021, la empresa había logrado un ahorro de costes de 545 millones de euros, mientras que el impacto favorable de las disposiciones de activos firmadas o completadas a 31 de diciembre de 2021 era de unos 3.000 millones de euros sobre la deuda neta.

Deuda de 43.000 millones

La empresa, que presentó este viernes sus resultados de 2021, tenía al terminar el pasado ejercicio una abultada deuda, (incrementó hasta los 43.000 millones de euros, 700 millones más que un año antes) que lastra sus proyectos de inversión. La empresa francesa multiplicó por casi 7,9 su beneficio el pasado año hasta 5.113 millones de euros. Asimismo, durante el pasado ejercicio la compañía alcanzó una cifra de negocio de 84.461 millones de euros, un 22,3% por encima de los ingresos contabilizados en 2020. Pese a todo, la acción cayó este viernes un 2,35%, tras la presentación de resultados.

En enero, el Gobierno francés anunció que obligaría a EDF a reducir sus precios para proteger a los consumidores ante el encarecimiento del recibo de la luz. La medida podría costarle a la empresa 7.700 millones de euros. La medida fue impulsada por Macron, que se enfrenta a elecciones presidenciales en abril.

Normas
Entra en El País para participar