Infraestructuras

La CNMC bendice las tarifas de Aena para 2022 con una rebaja del 3,17%

Iata y Ryanair abren un procedimiento de conflicto ante el supervisor por la imputación de costes derivados del Covid

Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Tenerife Norte.
Aviones de Ryanair en el aeropuerto de Tenerife Norte.

Todo a punto para que Aena comience a aplicar el 1 de marzo las nuevas tarifas correspondientes al ejercicio 2022, que llegan con una rebaja del 3,17%. La CNMC ha dado su visto bueno a la estructura tarifaria que salió del consejo de administración del gestor aeroportuario el pasado 21 de diciembre, tal y como se ha comunicado esta mañana a la CNMV, y el descenso en el ingreso máximo anual ajustado por pasajero (IMAAJ) es del citado 3,17% respecto a 2021.

En función de las estimaciones de tráfico para 2022, expresadas en el Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA 2), el ahorro para las aerolíneas será de unos 60 millones de euros respecto a las tarifas de 2021. La dirección de Aena ha evitado lamentaciones y fuentes de la compañía expresan que los aeropuertos españoles ganan competitividad frente a sus comparables europeos. La CNMC ha hablado de una "importante reducción tarifaria, la más elevada hasta la fecha desde la entrada en vigor del primer DORA", y ha añadido que la medida incentivará la recuperación del tráfico.

Aena aspirará a un ingreso máximo de 9,95 euros por viajero una vez que el supervisor ha dado por aplicables unas tarifas que salen de un duro tira y afloja entre el operador, las aerolíneas, la propia CNMC y el Gobierno. La reducción del 3,17% se distribuye linealmente entre las tarifas de todos servicios aeroportuarios de Aena: aterrizaje, pasajeros, seguridad, etcétera. En la determinación del IMAAJ se han tenido en cuenta los costes sanitarios y operativos en que incurrido la empresa pública por la pandemia: 59 millones de euros en 2020 y 81 millones en los primeros nueve meses de 2021. Un reconocimiento, este último, que ha generado enfrentamiento entre el operador y las aerolíneas.

En función de las estimaciones de tráfico para 2022, el ahorro para las aerolíneas será de unos 60 millones respecto a las tarifas de 2021

El IMAAJ recoge 0,80 euros por pasajero por esos 140 millones en costes extra, supervisados por la CNMC, motivados por medidas ordenadas por el Gobierno para el control de la pandemia en los aeropuertos. Sin ese apunte a favor de Aena, la rebaja tarifaria sería del 10,99%.

Es previsible que en los precios de 2023 se mantenga cierto impacto por los costes relacionados por el Covid. Y es que, resta por repercutirse el cuarto trimestre de 2021 y un 2022 en que Aena continúa dedicando recursos al control de casos positivos y posibles contagios. Cabe pensar que la factura aplicable a las compañías aéreas, por la vía tarifaria, será ya menor que este año.

La CNMC ha remarcado esta mañana la "falta de acuerdo entre Aena y las compañías aéreas sobre el momento de repercusión de estos costes [derivados del Covid] a las tarifas de Aena". Ante la situación de conflicto, la decisión ha sido integrarlos en el cálculo de la variación tarifaria correspondiente a 2022 "con el objetivo de preservar la estabilidad tarifaria", indica el supervisor.

A favor de Aena juega el apartado 2 de la Disposición adicional primera de la Ley 2/2021, que le otorga derecho a recuperar los costes por su colaboración con las autoridades sanitarias. Si el Gobierno decidiera subvencionar o ayudar a Aena con esta carga, el gestor aeroportuario realizaría los descuentos oportunos a las compañías aéreas.

Respecto al conocido como índice P, que recoge variaciones anuales de precios que afectan a la actividad aeroportuaria y que están fuera del control del gestor, quedó establecido en 0,40, lo que ya fue aplicado por Aena en su propio plan tarifario.

Justo hace un año la Sala de Supervisión Regulatoria determinó que el IMAAJ de 2021 era es de 10,27 euros por pasajero (10,42 euros en 2019 y 10,27 euros en 2020). En cuanto al índice P, fue incorporado por primera al cálculo de estas prestaciones patrimoniales en 2020. Desde la compañía se opina que los 9,95 euros de este año no marcan un techo para el periodo 2022-2026 pese a que el DORA fija la congelación tarifaria hasta 2026 como máximo al que puede aspirar la empresa.

Enfrentamiento con las compañías aéreas

El grupo que dirige Maurici Lucena y la CNMC también han dado cuenta esta mañana de la existencia de un procedimiento de conflicto abierto el pasado 3 de febrero por la asociación Iata y por Ryanair, la aerolínea con más tráfico en España, sobre la modificación de las tarifas aeroportuarias para este año.

La contienda se dirime ante la CNMC y no afecta a la entrada en vigor del nuevo marco de precios el 1 de marzo. De hecho, Aena cree que “este procedimiento no dará lugar a la modificación de las tarifas aprobadas por Aena ya supervisadas por la Comisión”, ha señalado en su comunicación a la CNMV.

Las asociaciones Iata y AIRE, además de IAG, Air France, KLM y Condor, se dirigieron en diciembre a la ministra de Transportes y a la presidenta de la CNMC mostrando su disensión sobre la recuperación en las tarifas de 2022 de los costes ocasionados por el Covid en 2021. A las quejas se sumó también Lufthansa. En opinión de estas referencias del sector aéreo esa imputación de costes debía limitarse a los de 2020. Ryanair fue más allá y remitió un escrito a la Subdirección de Tarifas Aeroportuarias de la CNMC contra la imputación temporal de los costes Covid-19 y el valor aplicado al parámetro B de las tarifas, que es el que recoge los incentivos y penalizaciones que aparecen en el DORA por la calidad del servicio prestado.

El estreno de tarifas para 2022 viene acompañado de incentivos en busca de la recuperación de tráfico en la temporada de verano que comienza el 1 de abril. La primera bonificación se aplicará sobre el incremento del volumen de viajeros, primándose el factor de ocupación de los vuelos. Y también habrá un segundo incentivo por las operaciones regulares comerciales de helicópteros con origen en los helipuertos de Ceuta y Algeciras para las temporadas de verano e invierno.

Entre el verano de 2020 y enero de 2021 la empresa ha reembolsado incentivos por 82 millones de euros. Como buena noticia, Aena ha desvelado esta mañana que hay indicios de franca recuperación de la actividad en los próximos meses: las aerolíneas han realizado reservas de capacidad para la temporada de verano por 220 millones de asientos, lo que implica un alza del 3,6% respecto a 2019.

Congelación hasta 2026

El primer gran hito sobre los precios de Aena entre 2022 y 2026 salió del último Consejo de Ministros de septiembre, cuando fue aprobada la congelación tarifaria entre 2022 y 2026, periodo que abarca el segundo Documento de Regulación Aeroportuaria (DORA 2). Con ello, fue rechazada la petición de subida defendida por la compañía pública, pero tampoco se accedía a la reclamación de rebajas que partió de las aerolíneas.

La decisión del Ejecutivo se ajustó a la Ley 18/2014, que fija la congelación interanual hasta 2025 como máximo al que puede aspirar Aena. La propuesta tarifaria que Aena realizó ante la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) era de un aumento del 0,52% anual entre 2022 y 2025, basada en el encarecimiento de servicios de seguridad en 210 millones por cambios normativos, y del 3,29% en 2026. La CNMC respondió proponiendo una rebaja anual del 0,44% hasta 2026.

Las tarifas que comienzan a aplicarse el 1 de marzo reflejan unas inversiones de 2.250 millones hasta 2026, 450 millones de media por ejercicio, en un momento de incertidumbre para estimar el ritmo de recuperación del tráfico aéreo.

Normas
Entra en El País para participar