Ayuso: “Nunca imaginé que la dirección de mi partido iba a actuar de forma tan cruel contra mí”

El PP cifra en 283.000 euros la mordida cobrada por el hermano de Díaz Ayuso

La presidenta de la Comunidad de Madrid acusa al entorno de Pablo Casado de construir casos de corrupción falsos en contra de su Gobierno

Guerra en el PP: Génova investiga un contrato al hermano de Ayuso y ella niega irregularidades.

Guerra abierta entre Ayuso y Pablo Casado. La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha señalado este jueves al entorno del líder del Partido Popular, Pablo Casado, como el promotor de las acusaciones sobre posibles contrataciones irregulares de su Gobierno con su hermano, por un contrato de 1,5 millones de euros adjudicados en abril de 2021, para la compra de mascarillas, por el que Tomás Díaz Ayuso habría cobrado una comisión de 283.000 euros. 

"Nunca pude imaginar que la dirección nacional de mi partido iba a actuar de un modo tan cruel y tan injusto contra mí", ha asegurado la presidenta regional, acusando a Casado de complicidad al no desmentir las acusaciones. La trama ha desvelado también un supuesto encargo de espionaje, impulsado por la dirección del PP, para investigar la legalidad de las comisiones cobradas por el hermano de Isabel Díaz Ayuso, a raíz del contrato, según publicaron anoche El Mundo y El Confidencial.

Uno de los vinculados al escándalo del supuesto espionaje ha sido Ángel Carromero, coordinador general de la Alcaldía de Madrid, quien ha dimitido a su cargo este jueves por la tarde "con efecto inmediato", tras el intercambio de acusaciones entre la presidenta y Génova.

Esta tarde también se han dado a conocer dos audios, difundidos por la agencia de detectives Mira, en los que se confirma que "una empresa del Partido Popular" solicitó sus servicios para investigar "unos datos de la Agencia Tributaria y de un banco", a lo que el detective se negó por calificar la petición de ilegal.

La dirección del PP, que ha negado el encargo de espionaje, asegura que mantuvo una reunión en octubre con Díaz Ayuso para ahondar sobre la comisión que el PP cifra en 283.000 euros. En ese encuentro, la presidenta madrileña se habría desvinculado de este contrato y habría pedido que preguntasen a su hermano, Tomás Díaz Ayuso, al respecto.

"De esta operación me enteré en Génova", ha explicado este jueves Ayuso, señalando que la primera persona que le informó de este contrato fue precisamente Pablo Casado, el pasado septiembre, cuando mantuvieron una reunión para conversar sobre la situación del partido y del Congreso. Entonces, el líder del PP le señaló que el dossier había sido filtrado desde La Moncloa y que, según su criterio, esta mordida era ilegal.

De acuerdo con la presidenta, la dirección de los populares ha preparado un dossier para desprestigiarle "políticamente y personalmente", por su ambición de presentarse al Congreso de Madrid. "Las declaraciones que provienen del entorno de Casado y que él no desmiente son lo peor que se puede esperar de los políticos", ha asegurado.

Con respecto a la trama de espionaje, el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, ha señalado este jueves que al ser conocedor en diciembre de este supuesto encargo investigó en el seno del Consistorio y de la empresa municipal, sin encontrar pruebas sobre el espionaje.

Por su parte, la coordinadora de Ciudadanos en Madrid y vicealcaldesa de la capital, Begoña Villacís, ha aseverado este jueves que su Grupo Municipal no da por cerrada la investigación sobre el posible espionaje con fondos de la Empresa Municipal de Vivienda y Suelo (EMVS) a la presidenta regional y apunta que se investigará "hasta las últimas consecuencias" porque se ha dejado a Ciudadanos "al margen".

La presidenta madrileña ha asegurado este jueves que no ha querido denunciar las acciones promovidas por la cúpula de los populares porque ha "antepuesto los intereses de la Comunidad de Madrid". Al respecto, ha señalado: "Si hubiera querido atacar a mi partido, habría contado todo lo que sé hace meses".

Pero con la investigación ya desvelada, Ayuso ha pedido que la dirección de su partido tome acciones. "Ahora que todo se sabe, pido que se depuren responsabilidades tanto en el partido a nivel nacional como territorial".

Revanchas internas

De acuerdo con la agencia EFE, fuentes del entorno de Ayuso aseguran que el PP avisó de que revelaría la información sobre este contrato si la presidenta madrileña no abandonaba la pugna por hacerse con el control del PP madrileño, algo que niegan de forma tajante desde la dirección nacional del partido.

Desde el entorno de la presidenta recalcan además que no existe irregularidad alguna en el contrato de 1,5 millones de euros para la compra de mascarillas FFP2 y FFP3.

Este jueves, en el pleno de la Asamblea de Madrid, la dirigente regional ha indicado que "unos y otros" le están haciendo pagar con acusaciones a su familia "tener ahora 65 escaños". Ya que no pueden ir contra ella "por más que lo intenten", la presidenta cree que por ello están "atentando contra lo más importante que tiene una persona que es su familia".

Entre los miembros del partido que han mostrado su apoyo a Ayuso, se encuentra la diputada Cayetana Álvarez de Toledo, que ha pedido  la dimisión del presidente del PP, Pablo Casado. Para la diputada popular, esta crisis "solo tiene un responsable y no es casualidad que todavía no haya comparecido", lo que ha calificado como "una muestra más de su desesperante debilidad". Por eso, ha añadido que se ve "obligada" a hacer "algo difícil, que es pedir la dimisión de Pablo Casado como presidente del Partido Popular".

Normas
Entra en El País para participar