Esta es la empresa dueña del pesquero hundido frente a las costas de Canadá

El grupo propietario del 'Villa de Pitanxo' cuenta con una flota de siete barcos más; Nores captura más de 30.000 toneladas anuales

Esta es la empresa dueña del pesquero hundido frente a las costas de Canadá pulsa en la foto

El pesquero Villa de Pitanxo, hundido el martes frente a las costas de la isla de Terranova, en Canadá, pertenece al grupo Nores, empresa gallega que cuenta con una flota de siete embarcaciones, además del citado barco, y tiene más de 300 empleados. El Villa de Pitanxo, en el cual en el momento del naufragio iban 24 marineros a bordo, de los que tres han sido rescatados con vida, se encontraba en el caladero de la zona NAFO (que está entre el sur de Groenlandia y el noreste de Canadá), un lugar en el que este pesquero solía faenar en busca de peces como el fletán negro.

Ese no es el único lugar en el que solía pescar el Villa de Pitanxo, el barco más activo del grupo Nores, junto al Manuel Nores, ya que ambos son los únicos pesqueros de la compañía que faenan hasta en tres caladeros diferentes.

En el caso concreto del Villa de Pitanxo, la embarcación también era destinada habitualmente a la zona occidental del continente africano, específicamente frente a las costas de Marruecos, Mauritania, Senegal y Guinea Bissau. Además, el barco hundido en Terranova, según la información facilitada por la empresa, también solía faenar en el caladero Hatton Bank, situado entre el norte del Reino Unido y Noruega y el este de Groenlandia.

Una empresa de 65 años de experiencia

El grupo, fundado hace ya más de 65 años, está formado por cinco empresas: Pesquerías Manuel Nores Canarias; Pesquerías Nores Marín; Frigalsa; Nores Marín LTD y Nores Marín Comercial. La compañía, que está presente en más de 60 países, pesca anualmente una media de 30.000 toneladas de pescado entre las que, aparte del fletán negro, destaca la merluza, el bacalao, la raya, el calamar y la pota (un animal parecido al calamar). Todas estas capturas  vienen de los citados caladeros y de las aguas de las islas Malvinas, donde también faenan sus barcos.

Manuel Nores González fue fundador del grupo, según explica la compañía en su web. Con solo 12 años entró a formar parte de la plantilla de un buque de bajura como marinero. Poco a poco se posicionó como técnico de pesca, y llegó a ser uno de los más destacados del puerto de Marín primero, y el número uno del litoral hispano-portugués, después.

Tras varios años en el sector y la adquisición de buques como el Regente, el Manuel Pujales, el Pereira Morales y el García Vidal I, construyó su primer buque, el José Antonio y Manuel, después del cual llegaron muchos más. Al tiempo que se desarrollaba su empresa, Manuel Nores comenzaba a participar en otras compañías relacionadas.

A día de hoy, es su hijo José Antonio Nores Rodríguez, quien está al frente de  Pesquerías Nores Marín, la cabecera del grupo, como administrador único. Esta empresa inició sus operaciones en 2008 y su objeto social es la captura, extracción, producción, conservación, transporte y comercialización de especies de mar, directamente o a través de participaciones en otras empresas. Cuenta con un capital social de 9,5 millones de euros, según datos del Registro Mercantil. Con ingresos en 2020 de 35,3 millones, logró un beneficio neto de 3,78 millones. Ese año contaba con unos 100 empleados y es la matriz de Pesquerías Manuel Nores Canarias (100%), Nores Marín Comercial (100%), Frigoríficos de Galicia (50%), Auxiliar de Servicios Teis (50%) y Nores Marine Ltd (49%).

Hasta el momento, según la información facilitada el miércoles por Salvamento Marítimo, hay todavía 12 desaparecidos de la tragedia en la que han muerto al menos nueve personas, cuyos cuerpos ya han sido recuperados. Los tres supervivientes, por su parte, fueron rescatados por el barco Playa Menduiña 2, una de las embarcaciones más próximas en el momento del naufragio, que los halló en una balsa salvavidas con claros signos de hipotermia.

Las tareas de búsqueda de los 12 desaparecidos continuaron el miércoles en las aguas frente a la isla de Terranova donde hay vientos de más de 85 kilómetros por hora y las olas superan los 10 metros de altura. No obstante, las autoridades canadienses dieron a última hora del miércoles por finalizadas las tareas de búsqueda de los desaparecidos. Según confirmó a Europa Press un portavoz del Centro de Coordinación de Rescate en Halifax, ahora el caso pasará a ser competencia de la policía, que lo tratará como un asunto de personas desaparecidas en el mar.

Normas
Entra en El País para participar